15 de diciembre de 2018 18:13 PM
Imprimir

Capacitarán en buenas prácticas agrícolas con realidad virtual

Agroindustria firmó un convenio de desarrollo de TICs que permitirá practicar ejercicios sin la necesidad de trasladar equipos y se considera la posibilidad de utilización de estas herramientas en la educación agrotécnica.

El secretario de Gobierno de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, firmó hoy un convenio educativo con la gerenta general de Educ.ar, Liliana, Casaleggio, con el objetivo de desarrollar herramientas de realidad virtual para aplicar en la capacitación en Buenas Prácticas Agrícolas en el uso de los fitosanitarios. El convenio se inscribe en las tareas de seguimiento del Grupo de Trabajo Interministerial sobre Aplicación de Fitosanitarios, en el que las autoridades de Agroindustria, Salud, Ambiente y Ciencia hicieron recomendaciones para mejorar la adopción de BPAs.

“Se busca aprovechar los últimos desarrollos tecnológicos para capacitar productores, trabajadores y proveedores de servicios agrícolas; esto va a ayudar a una producción Argentina sostenible. Es un trabajo conjunto que implica al sector público y al privado, y lo más importante sin dudas es que genera salida laboral inmediata”, destacó Etchevehere.

 

El convenio permitirá el desarrollo de diferentes tecnologías de la información y la comunicación para la capacitación en el correcto uso de fitosanitarios y maquinaria agrícola, y otras actividades agropecuarias, como simuladores de realidad virtual o aumentada diseñadas acorde a los protocolos de buenas prácticas.

La propuesta de Educ.ar para mejorar la seguridad incluye la disminución del riesgo del usuario, el instructor y la maquinaria (accidentes) y en cuanto a productividad busca mejorar el tiempo y rendimiento de la capacitación y el entrenamiento, tanto para nuevos usuarios como operarios con experiencia.

Otorga la posibilidad de practicar ejercicios repetitivamente y sin la necesidad de trasladar equipos, además de otorgar la posibilidad de que pueda ser aprovechado en la educación agrotécnica para la formación de futuras generaciones.

Por último, con estos entrenamientos se reducen costos al eliminarse los insumos, al no tener un alto mantenimiento de maquinaria y ser de fácil escalabilidad. Son procesos fácilmente adaptables y tienen la posibilidad de evaluar y medir en tiempo real los resultados con la emisión de una certificación.

Fuente: El Litoral

Publicidad