15 de diciembre de 2018 01:31 AM
Imprimir

Desarrollaron forrajeras con especies salvajes y hoy los premia la Nación

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología entrega hoy, con la presencia del presidente Macri, el “Premio Fidel A. Roig 2017” al Dr. José Pensiero, director del Programa de Documentación, Conservación y Valoración de la Flora Nativa (PRODOCOVA) de la Facultad de Agronomía de Esperanza.

El Dr. José Pensiero, docente e investigador de la Universidad Nacional del Litoral y el CONICET, recibirá hoy -de manos del Presidente de la Nación- el premio “Premio Fidel A. Roig 2017” por sus aportes al uso sustentable y/o la conservación de la biodiversidad desde el Programa de Documentación, Conservación y Valoración de la Flora Nativa (PRODOCOVA), del que es director en la Facultad de Ciencias Agrarias de Esperanza.

 

Pensiero, profesor titular de la cátedra de Botánica Sistemática Agronómica, desde el año 2000 lidera un equipo de entre 15 y 20 profesionales, cuyos trabajos han derivado en la obtención e inscripción de cultivares forrajeros desarrollados a partir de especies salvajes. Es la línea de trabajo más fuerte, orientada a la ganadería, pero también desarrollan otras -siembre en base a flora nativa-que apuntan a la apicultura, frutos comestibles y plantas ornamentales.

 

Desmanthus virgatus Foto: gentileza

 

Dentro de estas tareas se incluye un convenio de vinculación tecnológica con una reconocida firma semillera, líder en el segmento de especies forrajeras, con quienes están trabajando sobre cinco especies, pero con mayor intensidad en tres: dos tipos de porotillo (Macroptilium erythroloma, especie voluble, de ciclo perenne; y Macroptilium lathyroides, especie erecta, de ciclo anual), inscriptos con los nombres “Don Augusto” y “Mancebo”, respectivamente; y el espinillo rastrero (Desmanthus virgatus, especie erecta, de ciclo perenne), registrado como “Kakan”. Además se desarrollaron e inscribieron ante INASE dos cultivares comerciales de Melilotus albus, especie naturalizada en Argentina, denominados: “Munay” y “Yachay”.

 

Para la evaluación y reproducción de estos cultivares se firmó también un convenio con la Asociación de Pequeños Productores de Alejandra, en el departamento San Javier. Y para una etapa posterior, con el propósito de evaluar la posibilidad de mejoras por transgénesis, además se hizo un acuerdo con Bioceres.

 

Macroptilium erythroloma Foto: gentileza

 

El profesional le explicó a Campolitoral que las especies forrajeras nativas se orientan a la ganadería en zona subtropical, con lluvias de 900 1.200 milímetros anuales,desde el centro santafesino hacia el norte del país, “con la idea de preservar el pastizal natural y enriquecerlo con estas leguminosas”. También podría complementar el uso de forrajeras exóticas subtropicales (como el Gatton Panic y similares) que -detalló- son grandes generadoras de biomasa pero con niveles deficitarios de proteína, carencia que podrían cubrir las nativas. Incluso con beneficio para los suelos, ya que las megatérmicas son extractivas de minerales, mientras las criollas fijan nitrógeno. Y otro aspecto práctico de una intersiembra sería ayudar a superar el bache de forraje en el invierno.

 

“En la actualidad lo que estamos haciendo es incrementando la cantidad de semillas en las dos especies de Macroptilium, particularmente el lathyroides que es anual; lo tenemos bastante avanzado y la empresa semillera va a empezar a comercializar semillas de estos materiales”, adelantó.

 

Macroptilium lathyroides Foto: gentileza

 

El especialista recordó que al inicio de los trabajados debieron recurrir a un banco de germoplasma de Australia para hacerse de semillas de forrajeras nativas argentinas, dado que en país no existía un repositorio de este tipo. Luego, gracias al avance de los trabajos junto a su equipo, logró montar uno en la Facultad de Ciencias Agrarias. Para nutrirlo, Pensiero y sus colegas realizan dos viajes al año por el país recolectando semillas nativas.

 

La ceremonia de entrega del “Premio Fidel A. Roig 2017” se desarrollará hoy en el Museo Casa Rosada, encabezado por el Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri. Este galardón, otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, está destinado a distinguir trayectorias científico-tecnológicas de investigadores/as y/o grupos de investigación de Argentina que hayan participado activamente en el desarrollo de iniciativas vinculadas al uso sustentable y/o la conservación de la biodiversidad o alguno de sus componentes.

 

“Entendiendo que para valorar primero hay que conocer, hemos puesto énfasis en la difusión de las bondades de nuestra flora nativa, y en especial en aquellas especies consideradas recursos fitogenéticos estratégicos”, resaltó el docente distinguido.

 

Y sobre los logros del PRODOCOVA, realzó -además de la obtención e inscripción de cultivares forrajeros desarrollados a partir de especies salvajes- que “es un claro ejemplo de agregar valor a nuestros recursos naturales, combinando los estudios básicos y aplicados, con el objetivo de cubrir y/o mejorar un bache productivo manteniendo la sustentabilidad del recurso, y al mismo tiempo mejorar la calidad de vida de la gente”.

 

Desde la Facultad destacaron, además, que Pensiero y su equipo también son reconocidos por su tarea diaria en el Herbario de la FCA; en el Banco de imágenes IRUPE; en el Banco de Germoplasma; en la vinculación y transferencia tecnológica; en la formación de recursos humanos; en acciones directas realizadas en el territorio de la provincia de Santa Fe; en actividades de divulgación y por sus diferentes proyectos de investigación que están en ejecución.

Fuente: El Litoral

Publicidad