13 de enero de 2019 10:58 AM
Imprimir

Arrancó la cosecha de uva para pasa sin stock acá ni en Brasil

Los exportadores esperan menos racimos en los parrales, pero el retorno de productores que el año pasado los destinaron a jugo concentrado de uva.

Esta semana que finaliza vio el inicio de la cosecha de uva para pasas en muchos de los productores vitícolas de la provincia de San Juan y con ello el secado de los racimos al sol en las playas de las principales empresas exportadoras.

Si algún calificativo le viene bien a esta campaña es la de año “muy raro” por el conjunto de variables que intervienen en el devenir de la presente campaña:

Habría un 10% a 15% de merma respecto de la cantidad de racimos disponibles en los parrales comparado con la campaña anterior. La calidad y sanidad en los parrales es muy buena aún y en los galpones no quedó un racimo de stock.

Pero comparativamente con el 2018, habría más uva para secar naturalmente al sol por el retorno de la mayor parte de los 30 millones de kilogramos molidos en los lagares de las mosteras el ciclo anterior atraídos por mejores precios.

Hay un número importante de productores vitícolas que habrían decido secar su propia uva y esto complicaría la calidad final de sus productos si las condiciones no son las mejores para esta labor.

Por ahora los mercados internacionales están ávidos de pasa con un Brasil sin stock, pero con dudas por el comportamiento comercial del Mercosur a parte de la asunción de Jair Messias Bolsonaro como presidente de esta república federativa que demanda nada más ni nada menos que el 80% de nuestra uva desecada.

Aún no están definidos los roles a jugar este año por Turquía y EEUU en cuanto volúmenes, este último en retroceso de los mercados internacionales, pero al no haber pasas en los galpones locales que el año pasaron sufrieron un 30% menos de disponibilidad por las distorsiones del mercado de la uva y un Brasil desabastecido, , todo hace pensar en una buena demanda.

En materia de inversiones existen una media docena de empresas de unas 25 exportadoras locales, que están realizando inversiones. Hay adquisición de seleccionadoras con láser y también de rayos X, modernización de líneas de procesamiento y fraccionamiento y también recambio, en el caso de las firmas que fueron pioneras en el procesamiento moderno de la uva secada al sol. Esto no sería posible son los créditos disponibles del gobierno provincial del doctor Sergio Uñac, con tasas subsidiada a cinco años.

Pero frente a esta realidad, están los sinsabores de la comercialización internacional con contexto exportador que, a pesar de la importante devaluación del peso frente al dólar del año pasado aún no alcanza para ser competitivo.

Es que a la semana de haber devaluado la moneda, haciendo los precios argentinos relativamente más económicos en U$S frente a otras naciones competidoras, el gobierno nacional retomó la política de castigar al sector exportador con el regreso de las retenciones, esta vez expresadas en $4 por cada U$S obtenido de las ventas externas.

Lo cierto es que el impuesto concreto por exportar generando divisas y con ello ingresos y empleo para el país según los exportadores ronda el ronda el 12% del valor FOB. Pero el impacto real es que por cada dólar liquidado por el exportador, por ejemplo supongamos a $38,5, recibe $34,5.

Sobre esta realidad además debió finalmente reconstruir sus costos de producción de uva, secado naturalmente al sol y procesamiento, absorbiendo los “tarifazos” de combustibles y energía entre otros ítems. Ni hablar de los insumos importados. El costo de producción del kilogramo de uva superaría este año los $12,50 a $13 según las características de cada finca. En síntesis, no es fácil exportar.

LA FRASE

“Las retenciones a la exportación más la quita de los reintegros profundizan las asimetrías de Buenos Aires con el resto de las regiones”.
Dr. Antonio Giménez – Pte. Cám. de Comercio Exterior de SJ

“En volumen y calidad es muy buen año en uva para desecar, aunque estamos a merced del clima en estos dos aspectos”.

Guillermo Meló – Meló Agroindustria

“Nosotros estimamos una cosecha menor a la del año pasado en los parrales del 10 al 15% pero, contando de nuevo con todos los productores”.

Jorge Turcato – Cavabianca SA

 

“Los costos de producción en los viñedos superan este año los $12 pesos. El productor debe secar y agregar valor para defender sus racimos”.

Eduardo Garcés – Pte. Federación de Viñateros de SJ

“En el sector pasero la quita de los reintegros, el regreso de las retenciones y la baja del dólar nos complican la competitividad internacional”.
Francisco Meló – Pte. Cámara de Pasa de Uva de SJ

EL GRAN DESAFÍO ES AGREGAR EL VALOR EN EL ORIGEN

El creciente secado de la uva en parral permite a los productores ahorrar hasta un 50% o más de los costos de producción de uva para pasa. 

Los productores y exportadores de pasa de uva no escapan a las realidades del sector empresarial argentino, pero es dentro de la vitivinicultura donde la empresas exportadoras de pasas poseen un esquema de negocios un poco más estable que el resto en general.

Sin embargo, a la hora de caminar los secaderos, se detectan los sinsabores propios de esta actividad de alto valor agregado alimentario, que junto a la uva de mesa suma más de 12 mil hectáreas propias y concentra más del 80% de la oferta del país.

Así lo afirma Antonio Giménez, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de San Juan y quien diversifica su oferta de uva en fresco con uva para pasa: “Este año hubo tres floraciones por la primavera con mucho frío ocurrida en San Juan. Siempre son dos las floraciones y la ocurrencia de una tercera ocasiona una cosecha muy dispar tanto en uva de mesa como uva para pasa”, señala el exportador.

“Por ello hoy estamos a la mitad de la cosecha o mucho menos de uva en fresco e iniciando el secado también”, explica el dirigente agregando que “en el mercado interno de fruta fresca, si bien tiene más gente que el año pasado en la costa, compra menos. Cuesta vender un racimo”.

“En Europa hay mucha uva de todo el mundo y en el caso de Brasil la obligación innecesaria de bromurar hace un comercio a cuenta gotas. Y esta realidad más la devaluación facilita a los importadores a pelearnos el precio”, explica Giménez.

Y agrega: “las retenciones a la exportación más la quita de los reintegros terminan de dejar un U$S oficial de $ 37,40 a unos $33 a 34 a la hora de liquidar las divisas”. Afirmando finalmente: “los funcionarios nacionales no nos ven”.

Costos altos

Desde la Cámara de Pasa de Uva de San Juan, Francisco Meló de la empresa exportadora de pasa 3MG, se refirió a las operatorias comerciales del sector: “Es una temporada atípica. Complicada para el productor vitícola por el sobre stock vínico. El año pasado la uva fue a mosto pero este año se revertiría y algunos productores volverían a los secaderos”.

Y coincidió con los demás empresarios en que “en el sector pasero la quita de los reintegros, el regreso de las retenciones y la baja del dólar nos complican la competitividad internacional”.

“Por todo esto es muy difícil sacar conclusiones hoy sobre todo en Argentina en general y San Juan en particular donde las novedades se dan minuto a minuto”. “En San Juan seguiremos reclamando por las cargas tributarias a la energía eléctrica por parte de los municipios”, afirmó finalmente Meló.

Tranquilos

Desde su secadero de San Martín, Jorge Turcato de Cavabianca SA relata: “Nosotros siempre arrancamos alrededor del 15 de enero secando la variedad Fiesta y luego las variedades Flame y 351”.

“Este año hay más pequeños productores dispuestos a secar su uva con lo que luego, si no lo saben hacer, puede traer problemas de calidad y sanidad. Nosotros estimamos una cosecha menor a la del año pasado en los parrales del 10 al 15%”, afirma el exportador.

Para Turcato “hay que recordar que el año pasado unos 35 millones de kilogramos de pasa de uva fueron las bodegas para mosto de uva concentrado y este año volverán a los secaderos”.

Y afirma, “los productores deben estar tranquilos sobre todo en el caso de la uva sin semilla que no se pudre con las lluvias cuando se hace los tratamientos preventivos correspondientes”.

“Y es que con las tasas de interés al 60% en este país, ninguna bodega va adelantar dinero para la cosecha y acarreo existiendo sobre stock vínico”, afirma el empresario agregando “el impuesto a las exportación de $4 más la quita de reintegro implica una quita real del 14% del valor Fob generado, dejando un dólar real de $38 a $34 reales aproximadamente”.

Exportar

De precios aún no se habla mucho, pero los mercados el año pasado cerraron a U$S 18 la caja de 10 kilogramos en promedio para el todo el ciclo 2018.

En el caso de Meló Agroindustrias, Guillermo Meló arrancó esta semana:

“Nosotros comenzamos el 9 de enero pasado con la cosecha de los parrales propios y el secado al sol en una tarea que nos llevará unos 3 meses aproximadamente” y explica, “en orden cronológico cosechamos las variedades Fiesta, Flame, Sultanina, Superior y 351”

Para la familia Meló “en volumen y calidad es muy buen año aunque estamos a merced del clima en estos dos aspectos. Hoy nosotros tenemos un rinde de 45 mil kilogramos por hectárea en una cosecha tranquila, yo diría normal, no la súper cosecha del año pasado pero si normal. Eso sí. A los parrales hay que cuidarlos y darles de comer para sostener la producción año tras año”.

“En cuanto a los mercados, Brasil viene con los precios no muy altos aunque no hay pasa en los países competidores, en nuestros galpones ni los galpones de los importadores de Brasil”; y coincide con todos los exportadores locales, “la política de comercio exterior es más de lo mismo en este país y la buena noticia de la devaluación duró muy poco colocando un impuesto de al menos el 12% del valor Fob según el tipo de cambio. $4 por U$S exportado que según evoluciona el dólar es la incidencia”.

“En definitiva, debemos trabajar más para apoyar esta industria, por que en Argentina se crece exportando. Lo demás, es puro verso. Y para ello hay que reducir la carga tributaria”, sentenció finalmente Guillermo Meló.

Viñateros

Tanto para Eduardo Garcés de la Federación de Viñateros como Juan José Ramos de la Asociación de Viñateros ambas de San Juan “el secreto es agregar valor en la finca y hacerlo con calidad”.

“El año pasado se vendió el kilo de uva para pasa a unos $4” y agregaron: “los costos de producción en los viñedos superan este año los $12 pesos. El productor debe secar y agregar valor para defender sus racimos”.

La tendencia en muchas empresas sanjuaninas como Cassab Ahún es fraccionar la pasa. También la certificación orgánica va en aumento.

LOS NÚMEROS DE LA PASA

18 U$S fue el promedio del valor Fob de la caja de 10 kilogramos de pasa de uva en el año 2018.

1,20 U$S se le pagó al productor en la campaña pasada que secó su propia naturalmente al sol.

4 a $ 4,50 pagaron el año pasado el kilogramo de uva en los secaderos según los viñateros.

10,50 a $12,00 sería en promedio el costo de producción de un kilogramo de uva para pasa según los viñateros.

10 a 12 mil son las hectáreas de uva para consumo en fresco y pasa de uva en la provincia de San Juan.

Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad