13 de enero de 2019 11:56 AM
Imprimir

Ir más allá de las Buenas Prácticas Ganaderas para lograr la inocuidad

Con el paso del tiempo, los consumidores demandan más productos elaborados con los estándares de calidad más altos. Por esta razón, ganaderos y expertos opinan que las BPG ya no son un fin, sino el primer paso para ofrecer carne y leche de mejor calidad.
Sandra Peniche, gerente de Ecosabana SAS, señaló la importancia que revisten las BPG luego de la coyuntura generada por los brotes de fiebre aftosa que ocurrieron en el país en 2017 y 2018, pero sostuvo que este debe ser el comienzo.
Las BPG no pueden ser el fin del proceso sino como un inicio, como el primer peldaño que hay de tantas certificaciones a nivel mundial que pueden garantizar mejor acceso a diferentes mercados”, afirmó.
De acuerdo con Peniche, que también es médico veterinaria y zootecnista, los productores deben cumplir con las BPG porque hacen parte de una norma de orden nacional. Si bien es consciente de la elevada inversión que requiere, la experta exhortó a obtener otras certificaciones.
BPG es un inicio para garantizar la inocuidad porque nosotros debemos pensar en la seguridad alimentaria. La leche y la carne que produce el ganadero la pueden consumir sus hijos, sus nietos o sus vecinos, por lo que uno debe tener conciencia y responsabilidad social”, agregó.
En este sentido, recordó el simposio que se realizó en Montería sobre One Health (una sola salud), que unifica la salud humana, ambiental y animal, de manera que logre un equilibrio natural.
“Hay certificaciones a nivel mundial que le apuntan al componente ambiental, a la agricultura sostenible como Rainforest AllianceGlobal Gap South Pole Group. Algunos dicen que eso está lejos, pero no, ya están aquí y tenemos que irnos adaptando”, enfatizó.
En Colombia, la empresa Agrolonja SAS logró la certificación Rainforest Alliance (Alianza para los bosques), que además de las ventajas ambientales, les proporciona mejores ganancias sobre la venta de la carne. A esto aspira llegar Paul Rodríguez, propietario de la ganadería El Rosario.
“Estoy cumpliendo registros y capacitaciones porque tengo que hacer un plan de mejoramiento por 6 años, haciendo ajuste en marcas y trazabilidad. (Con este sello), en otros países pagan hasta un 30 o 40% más por la carne”, anotó.
Para el ganadero, la ganadería colombiana debe empezar a ajustar a los mercados especializados y a los consumidores, que cada vez son más exigentes, y esto es una tendencia mundial. Rodríguez coincidió con Peniche en que no solo bastan las BPG, sino que “hay que mirar hacia los consumidores”.
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad