Buenos Aires | Miércoles 23 de Julio de 2014
Lenguajes del sitio: sp pt en
Agricultura

Abonos verdes de verano

PARAGUAY : Los abonos verdes se cultivan para promover la cobertura de suelo y mejorar las características físicas, químicas y biológicas del mismo. Por su época de crecimiento se diferencian los abonos verdes de verano y de invierno. En esta nota se mencionan los abonos verdes de verano, que crecen durante la temporada primavero-estival.

Mucuna en parcela de maíz.Mucuna en parcela de maíz.

Mucuna ceniza (Mucuna pruriens = Sizolobium cinerum). Es una leguminosa anual, herbácea, rastrera, trepadora, de porte medio. Tiene crecimiento inicial muy rápido, es rústica tolerante a plagas y enfermedades, y además, tiene efecto controlador de nematodos. Produce buena cantidad de materia seca en condiciones de mediana y alta fertilidad (8 a 10 t/ha), sin embargo, en los suelos extremadamente degradados no tiene buen desarrollo (2 a 4 t/ha). Posee un vigoroso sistema radicular capaz de fijar biológicamente en nitrógeno atmosférico. Es excelente abono verde para la mayoría de los cultivos que le siguen en la rotación.

Su efecto se destaca en el rendimiento de maíz, algodón, mandioca, tabaco y hortalizas. También tiene marcado efecto en la supresión de malezas tanto en el crecimiento ahogándolas, como a través de su cobertura muerta por sombreamiento y alelopatía.

Mucuna ceniza.Mucuna ceniza.

Formas de uso. Una de las alternativas más practicadas es su cultivo en siembra intercalada en el maíz. Se recomienda sembrar el maíz temprano (agosto-setiembre), para poder instalar la mucuna lo antes posible (noviembre-diciembre). Cuanto más temprano se siembra en este periodo, mayor será la producción de biomasa. Para este sistema se recomienda sembrar 2 hileras de mucuna por cada melga de maíz, a los 90 y 110 días después de la siembra del mismo y no antes para evitar que la mucuna ahogue al maíz.

El espaciamiento recomendado es de 50 cm entre hileras y 40 cm entre hoyos con 1 a 3 semillas por hoyo.

Siembra sobre mucuna.Siembra sobre mucuna.

Otra opción de uso de la mucuna ceniza es la siembra en sucesión de cultivos de verano que se cosechan en enero-febrero (maíz, maní, tabaco).

Muchas veces las parcelas se presentan con muy pocas malezas y se siembra mucuna sin necesidad de controlarlas. Si fuera necesario se debe controlar las malezas con rollo cuchillo, carpida, corpida o herbicidas. El método de siembra y la densidad son iguales al recomendado cuando la mucuna se asocia al maíz.

La mejor época de siembra de la mucuna ceniza es en noviembre. Las siembras de enero en adelante generalmente producen poca masa.

Kumanda yvyraKumanda yvyra’i con maíz.

Kumanda yvyra’i o guandú (Cajanus cajan L. Millsp.). Es una leguminosa semiperenne (2 a 4 años), arbustiva, de porte alto. Se caracteriza por ser muy rústica en cuanto a fertilidad y tipo de suelo. Tolera sequía y frío. Cuando ocurren heladas se secan las hojas y rebrota inmediatamente. En caso de heladas fuertes podrían morir parte o todas las plantas del cultivo. Produce anualmente grandes volúmenes de biomasa inclusive en suelos extremadamente degradados (7 a 14 t/ha), razón por la cual es una excelente opción para iniciar la recuperación de suelos en esas condiciones.

Kumanda yvyraKumanda yvyra’i cortado.

Su crecimiento inicial es lento, por lo que puede ocurrir infestación de malezas. En este caso es necesario efectuar carpidas para lograr un buen crecimiento inicial. Posteriormente cubre bien el suelo y controla las malezas con su sombra.

Maíz sobre kumanda yvyraMaíz sobre kumanda yvyra’i.

Además de la especie mencionada existe el kumanda yvyra’i enano que es de porte bastante más bajo y tiene semillas y vainas pequeñas.

Forma de uso. Se recomienda pricipalmente para la recuperación de suelos degradados en sistemas de cultivo asociado a maíz: a) como alternativa al descanso tradicional (“cocueré”) dejándose crecer las plantas durante 2 a 4 años, y b) como primer abono verde en sistema de rotación de cultivos anuales. Estas alternativas también pueden practicarse en suelos de mayor fertilidad. El momento más adecuado para la siembra del kumanda yvyra’í es a los 60 a 70 días después de la siembra del maíz, normalmente luego de la segunda carpida, pudiendo adelantarse a 30 días, haciéndola coincidir con la primera carpida. Se recomienda sembrar 2 hileras de kumanda yvyra’i en cada melga de maíz, colocando 4 a 6 semillas por hoyo, distanciados a 30 cm entre sí. Se utilizan 25 a 35 kg/ha de semillas. El peso de 1.000 semillas es de alrededor de 140 a 170 g según la variedad.

Canavalia o kumanda guazú con mandioca.Canavalia o kumanda guazú con mandioca.

Cuando se utiliza en rotación con cultivos anuales se recomienda acamar kumanda yvyra’i 2 a 3 semanas antes de la siembra del cultivo siguiente. Esta operación se puede realizar con roll

o cuchillo, cortando luego con machete las ramas que queden levantadas a ras del suelo, para que no rebroten. Esta forma de manejo reduce a la mitad de tiempo empleado cuando se maneja solo con machete.

Canavalia o kumanda guazú (Canavalia ensiformis L. DC). Es una leguminosa anual, herbácea, erecta, poco trepadora, de porte medio y crecimiento vigoroso. Se caracteriza por ser menos exigente en fertilidad de suelo que la mucuna ceniza. Se adapta muy bien en toda la Región Oriental del Paraguay, soportando inclusive heladas de baja intensidad. También es tolerante a sequía. Normalmente no presenta enfermedades y, aunque en ocasiones es atacada por insectos masticadores de hojas, consigue realizar buena cobertura y producir importantes cantidades de biomasa en suelos de mediana a alta fertilidad (alrededor de 6 a 7 t/ha de materia seca). En suelos extremadamente degradados produce 2 a 4 t/ha de materia seca).

La canavalia realiza una rápida cobertura inicial del suelo debido al gran tamaño de sus hojas, compitiendo muy bien con malezas, efecto que perdura aún cuando baja la cobertura por la caída de sus hojas. Posee raíz pivotante vigorosa que se destaca por la gran capacidad de descompactar en suelo (laboreo biológico). A pesar de producir precozmente las primeras vainas, continúa su desarrollo vegetativo por un largo periodo de tiempo (10 a 12 meses) durante el cual vuelve a semillar.

Formas de uso. Debido a su hábito de crecimiento poco trepador permite su cultivo simultáneo con otras plantas anuales (1 hilera por melga), principalmente con maíz o con mandioca cuando se siembren a partir de agosto.

Esto es una ventaja porque se consigue la cobertura del suelo prácticamente durante todo el año, con una buen supresión de malezas y aporte de nitrógeno por fijación biológica. Sin embargo en años secos, la siembra simultánea ha ocasionado una reducción del rendimiento de maíz en Choré debido a la competencia por agua. Otra ventaja, por su ciclo largo y por tolerar el frío, es la de permitir la siembra de cultivos como algodón y sésamo sin periodos de descanso, inmediatamente después de para el rollo cuchillo.

La siembra de la canavalia también puede realizarse luego de la primera o segunda carpida del cultivo o más tarde. En plantaciones perennes (cítricos, yerba mate, etc.) es muy eficiente como cultivo de cobertura verde debido a que emite ramas trepadoras y logra cubrir el suelo durante un prolongando tiempo. En siembras simultáneas o a los 30 días, se recomienda sembrar 1 hilera por melga, con hoyos a 30 cm, con 1 a 2 semillas por hoyo. En este caso se gastan 70 a 80 kg/ha de semilla. En siembras más tardías (a partir de 60 días), se recomienda sembrar 2 hileras por melga, por lo que se eleva el gasto de semillas a 140 a 160 kg/ha. El peso de 1.000 semillas varía alrededor de 1.300 a 1.500 gramos.

El manejo puede realizarse con machete o rollo cuchillo inmediatamente o 10 a 15 días antes de la siembra de los cultivos de verano (algodón, maíz, etc.). En caso de infestación posterior de malezas éstas deben controlarse adecuadamente.

Crotalaria juncea (Crotalaria juncea L.). Es una leguminosa anual, de porte alto, que se caracteriza por su gran producción de biomasa (7 a 8 t/ha de materia seca en siembras de enero asociada a maíz). En suelos degradados también crece bien y se desarrolla mucho mejor que la mucuna. Su crecimiento inicial es rápido y tiene un excelente efecto supresor de malezas. Se destaca también por su efecto favorable en bajar las poblaciones de nematodos.

Forma de uso. La crotalaria juncea produce un excelente efecto residual para la generalidad de los cultivos de verano e invierno. Se adapta bien a siembras tardías (enero-febrero) después de la cosecha de maíz, maní, poroto, etc.

También es recomendable para asociarla al maíz como alternativa a la mucuna, sembrándola 60 a 70 días después de la siembra del cultivo.

Crotalaria juncea.Crotalaria juncea.

Cuando se asocia con maíz, la crotalaria juncea puede sembrarse al voleo, incorporando la semilla al suelo con azada (eventualmente aprovechando una carpida).
También se puede sembrar en surcos 47 a 48 semillas/m) o en hoyos (30 cm entre hoyos con 14 semillas/hoyo) con 2 hileras por melga. Si no se asocia a cultivos, la crotalaria juncea se puede sembrar de la misma forma, pudiendo utilizarse rollo cuchillo o rastra de discos sin trabar para incorporar la semilla al suelo, cuando se siembra al voleo. La crotalaria juncea es también muy adecuada para ser sembrada en la temporada anterior a la implantación y renovación de la caña de azúcar (reduce la población de nematodos y aporta nitrógeno. En todos los sistemas planteados se recomienda utilizar 40 kg/ha de semillas. El peso de 1.000 semillas es de alrededor de 40 a 50 gramos.

El manejo puede realizarse con rollo cuchillo o con machete, inmediatamente antes del cultivo siguiente, de preferencia sin dejar pasar más de una semana entre el manejo de la crotalaria juncea y la siembra del cultivo.
Este manejo se adecua mejor para cultivos a implantarse en agosto-setiembre (maíz, tabaco, melón, sandía, mandioca, etc.), porque la crotalaria juncea se encuentra en su momento óptimo de manejo (plena floración-inicio de llenado de vainas. Para cultivos que se siembran más tarde (algodón, etc.), se recomienda demorar el manejo hasta poco antes que termine el ciclo siempre que se cosechen las vainas, porque las semillas producidas pueden convertirse en malezas.

Publicado el: 27 diciembre, 2011    Fuente: Programa Nacional de Manejo, Conservación y Recuperación de Suelos


Enviar a un Amigo Imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>