2 de agosto de 2012 13:27 PM
Imprimir

Envases biodegradables para alimentos

Los envases biodegradables deben aumentar la vida útil de los alimentos, asegurar su calidad y salubridad y, además, suponer una solución ambiental.

Las innovaciones en el ámbito de los envases alimentarios avanzan de manera continua. Cada vez son más las novedades que pretenden mejorar el estado de los alimentos y facilitar la información al consumidor. La última de ellas la presenta el proyecto de cooperación tecnológico Plasticons, que desarrolla un nuevo sistema de envasado con activos biodegradables que mejoran la seguridad y la calidad de los alimentos. La conservación de los alimentos es la máxima prioridad, así como respetar el medio ambiente y, por tanto, desarrollar materias primas biodegradables, es decir, que se descomponen por la acción de agentes biológicos. Así se explica a continuación, junto con las características del logotipo para envases ecológicos.

Un proyecto llevado a cabo en el Centro de Innovación y Tecnología Agroalimentaria (Citagro), centro operativo del Instituto Andaluz de Tecnología (IAT), ha estudiado el desarrollo de sistemas de envasados activos a lo largo de la cadena de producción de alimentos. En el trabajo han participado empresas andaluzas y centros que disponen de tecnología de última generación, cuyo objetivo ha sido evitar el deterioro habitual de los productos envasados. Se ha pretendido aumentar su vida útil, asegurar su calidad y salubridad y aportar una solución ambiental, ya que se han diseñado nuevos envases biodegradables, que no dañan el medio ambiente.

Los expertos explican que el proyecto pretende estudiar las propiedades de los componentes activos de los nuevos envases, la interacción con los alimentos y el diseño de los envases, sin dejar de lado los procesos de fabricación y las simulaciones de vida útil. Entre las técnicas aplicadas, destaca la modificación en la composición del aire o del gas que envuelve el producto mediante la liberación de sustancias en el envase. Los resultados se validan con ensayos y calibraciones industriales de envasado.

La conservación de los alimentos es la máxima prioridad

La tecnología busca mejores respuestas para la conservación de alimentos

Para los investigadores, así como para los consumidores, la conservación de los alimentos representa el factor clave y el mayor reto de la industria alimentaria. Es imprescindible proporcionar al consumidor la máxima garantía de calidad, fiabilidad y seguridad en los alimentos que ofrecen, aunque no siempre representa una tarea fácil. La gran mayoría de los alimentos se dañan con facilidad, por lo que es obligatorio asegurar ciertas condiciones relativas al tratamiento, la manipulación y la conservación de alimentos para asegurar que están en buen estado cuando llegan al consumidor.

Se debe evitar o retrasar el desarrollo de factores que alteren el producto, como los patógenos, la oxidación o la deshidratación. En respuesta a ello, la tecnología de los alimentos busca e investiga nuevas aplicaciones y tecnologías que aporten mejores respuestas para la conservación de los alimentos. En este estudio, la tecnología se aplica a los envases, debido a la demanda de los consumidores, que piden alimentos lo más frescos posibles o muy parecidos a los frescos, nutritivos y envasados, que son los más fáciles y rápidos de manipular.

Respetar el medio ambiente

Con el proyecto, y según sus responsables, se pretende contribuir al desarrollo de nuevos productos sostenibles mediante el uso de materias primas biodegradables, es decir, productos que pueden descomponerse por completo gracias a la acción de agentes biológicos como plantas, animales, microorganismos y hongos y bajo unas condiciones ambientales naturales. Se autodestruyen sin ocasionar daños al medio ambiente. El proyecto está en estudio y, por ahora, pendiente de salir al mercado. Sin embargo, ya se han elaborado algunos tipos de envases biodegradables:

  • Bioware: con aspecto similar al plástico, se utiliza para ensaladas preparadas y sopas listas para consumir. Los envases pueden retornarse a través de compostaje y están elaborados a partir de resinas procedentes del maíz.
  • Envases PET: estos envases de politereftalato de etileno se denominan poliésteres, son ligeros, resistentes, transparentes y brillantes. Conservan el sabor y aroma de los alimentos y son una barrera eficaz contra los gases. Son totalmente reciclables.
  • Biota: este material proviene del maíz y puede disolverse por compresión en 80 días. Se utiliza para agua embotellada.

LOGOTIPO PARA ENVASES ECOLÓGICOS

Según un nuevo Reglamento de la Comisión Europea, a partir del pasado 1 de julio, todos los alimentos biológicos preenvasados y elaborados en la UE deberán añadir un logotipo que les confiere un carácter ecológico. Para los alimentos no envasados u otros importados, el logotipo será voluntario y, en cualquier caso, el distintivo reemplaza logotipos nacionales o privados. Según los expertos, los consumidores europeos ven el logotipo con buenos ojos y argumentan que añade calidad a la producción de los alimentos, un factor determinante al decantarse por la compra de uno u otro alimento. El logotipo consta de un fondo verde y doce estrellas blancas que dibujan una forma de estrella. Los productores han tenido dos años de transición para adaptarse a la nueva normativa, con lo que ya está en vigor al 100%.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Consumer

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *