2 de agosto de 2012 13:35 PM
Imprimir

Tomate: En la búsqueda de las “Razas Criollas”

Investigación del INTA sobre la secuencia estructural del tomate

En una buena ensalada no podemos dejar de saborear una baya jugosa, bueno a no asustarse, se está hablando de Solanum  lycopersicum de la familia de las Solanáceas. Y si todavía no sabes a qué fruto comestible nos estamos refiriendo, no te preocupes, porque seguramente lo has comido en muchas ocasiones, se trata simplemente del tomate.
El tomate es originario de América, es un fruto que los colonizadores llevaron a Europa. Su origen principal data de México y su nombre se debe a su definición en la lengua Náhuatl y que en su traducción significa “Agua Gorda”
Desde los orígenes ha sido un comestible tenido en cuenta ya que existen testimonios  de que civilizaciones precolombinas lo utilizaban, aunque sólo luego de que los españoles lo distribuyeron por Europa y Asia se lo conoce en la cocina y ensaladas.
En nuestro país de las 540 mil hectáreas que ocupa el cultivo de hortalizas, 17 mil corresponden al tomate. Las principales zonas productivas de tomate según informe de INTA son Cuyo con 310 mil toneladas, NOA con 260 mil, el NEA con 70 mil y en La Plata 5 mil. Sólo en esta última hay3.000 hectáreas de invernaderos y más de 2.500 productores, en su mayoría Pymes familiares.
 
Investigaciones del INTA y Conicet descifraron el genoma del tomate Este hallazgo permitirá mejorar su sabor y composición nutricional, que duren más tiempo en las góndolas y disminuir la cantidad de plaguicidas utilizados.
 
Consultado por Tranquera Digital, Fernando Carrari Doctor en Biología Coordinador de redes de proyecto de investigación del INTA y uno de los investigadores del Consorcio Internacional en la investigación del genoma del tomate nos dijo: “Argentina ha investigado sobre el tema muchísimos años antes del armado del Consorcio, a fines del 2002 y principios del 2003 se comenzó con otros países en conjunto al estudio de la secuencia de ADN del genoma estructural del tomate y a partir del 2004 ya con un financiamiento de la Unión Europea se logró el trabajo en conjunto  como bloque americano con Brasil, México, Chile y Argentina. Ya desde el 2006 al 2010 funcionó el Consorcio y se arribó a los resultados obtenidos y publicados del genoma mencionado”
 
A partir de la investigación se le pregunto al especialista en cuanto tiempo se podrá saborear un delicioso tomate como antaño y Carrari nos contestó: “Luego del freezado y posterior publicación de los descubrimientos obtenidos, en la Argentina se sigue investigando el funcionamiento de los genes que dan el sabor y principalmente los genes que dan el contenido de vitaminas o sea se analiza la estructura”
 
“Aunque no sólo la investigación trabaja para el consumidor final, también para los productores y busca la resistencia a  enfermedades como por ejemplo una de las más habituales en el tomate que son los nematodos unos gusanos redondos que infectan al cultivo.” explicó el investigador.
 
En La Argentina existen entre 10 y 15 cultivares diferentes que vienen de afuera y que utilizan los productores de los cuales los 5 primeros se llevan el 90 % de la producción.
 
A través  de los estudios del INTA Mendoza y la Universidad de Cuyo y en conjunto con INTA Castelar se está trabajando en  las “Razas Criollas” ya que existen unos 60 cultivares diferentes en la región de Cuyo muy distintos al de las semillas importadas. Los cuales son de un sabor y estructura diferentes a los que existen en el mercado y en definitiva en la ensalada de la mesa

Fuente: Tranquera digital

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *