2 de agosto de 2012 21:30 PM
Imprimir

La enfermedad celíaca o intolerancia al gluten

La enfermedad celíaca (también conocida como enteropatía por gluten, esprúe celíaco o intolerancia al gluten) es un trastorno del intestino delgado causado por una respuesta inmunológica compleja al gluten. El gluten es una proteína de reserva que se encuentra en el trigo y otros cereales como el centeno, la cebada y la avena. La enfermedad celíaca origina una serie de síntomas de debilidad, pero las personas afectadas pueden recuperarse totalmente si siguen una dieta apropiada sin gluten.

No se trata de una alergia

La enfermedad celíaca no es una alergia. La respuesta alérgica se da cuando el sistema inmunológico del organismo produce anticuerpos contra una sustancia normalmente inofensiva, presente en la comida o el entorno, como si se tratáse de un patógeno. En el caso de la enfermedad celíaca, el gluten presente en los alimentos daña el revestimiento del intestino delgado, lo que a su vez impide que el organismo digiera y absorba apropiadamente los alimentos. El resultado es una malnutrición crónica, con una deficiencia de calorías y nutrientes esenciales, como proteínas, vitaminas y minerales.

Síntomas

Los síntomas clásicos de este trastorno están relacionados con la mala absorción de los alimentos que provoca diarrea, retortijones intestinales, hinchazón abdominal y malnutrición, causándo pérdida de peso en personas adultas, inhibición del crecimiento en niños, anemia y problemas óseos, entre otras manifestaciones. Recientemente, se ha sugerido que los efectos de la intolerancia al gluten van más allá de las consecuencias sobre el revestimiento intestinal 1 y se cree que este trastorno puede estar relacionado con afecciones tan diversas como las enfermedades hepáticas, la dermatitis, la diabetes de tipo 1 y la infertilidad.

Prevalencia y diagnóstico

Dado que los síntomas son variados y no específicos, como aletargamiento, irritabilidad y molestias intestinales, es posible que en muchas personas la intolerancia al gluten no haya sido diagnosticada. En ocasiones, se diagnostica en etapas avanzadas de la vida. Antes se solía creer que este trastorno afectaba a 1 de cada 1.500 personas; sin embargo, estudios recientes revelan que los análisis de sangre de 1 de cada 100 personas presentan indicios relacionados con esta afección 2. Si bien para confirmar el diagnóstico es necesario realizar una endoscopia y biopsias del intestino, cabe conjeturar que es probable que muchos europeos padezcan esta enfermedad sin saberlo.

Una dieta sin gluten

Cuando las personas con enfermedad celíaca siguen una dieta sin gluten 3, el revestimiento intestinal se repara progresivamente y vuelve a funcionar con normalidad. A muchas personas les cambia la vida a medida que el organismo se recupera y los síntomas desaparecen.

El gluten se encuentra en los granos de trigo, centeno, cebada y avena, utilizados en la fabricación de muchos alimentos cotidianos como el pan, los cereales de desayuno, la pasta, las pizzas, las masas, los pasteles y las galletas. Sin embargo, no siempre es tan sencillo, ya que los cereales que contienen gluten también se utilizan como ingredientes en rebozados, salsas y algunos productos cárnicos, como salchichas y hamburguesas. El arroz, las patatas y el maíz no contienen gluten. Actualmente existen también muchos productos especiales sin gluten para quienes padecen este trastorno.

Asistencia y asesoramiento

Seguir una dieta sin gluten puede quitar tiempo y parecer complicado. Sin embargo, una vez diagnosticada la enfermedad celíaca, los pacientes disponen de varios tipos de asistencia y ayuda. Un nutricionista cualificado les puede ayudar a elegir los alimentos más apropiados y a organizar una dieta equilibrada y sabrosa que se adapte al estilo de vida de la persona. También existen listas que contienen información actualizada sobre los productos elaborados que no contienen gluten y pueden incluirse en la dieta sin problemas. En muchos países hay asociaciones oficiales de celíacos 4, que son grupos de apoyo nacionales además de una fuente de información privilegiada acerca de todos los aspectos relacionados con la enfermedad.

Prevención

Aún no se sabe por qué algunas personas desarrollan esta enfermedad, aunque parece tener un componente hereditario. En la actualidad, la única medida preventiva recomendada es evitar introducir alimentos con trigo en la dieta de los bebés hasta los seis meses de edad 3.

Mejor detección

Dado que probablemente hay mucha más gente con enfermedad celíaca de lo que se pensaba anteriormente, se está debatiendo cómo mejorar su diagnóstico. Hay quien sugiere realizar exámenes médicos colectivos 5, otros recomiendan realizar análisis de sangre a quienes tengan síntomas como anemia, cansancio crónico, síndrome del intestino irritable o antecedentes familiares de la enfermedad 1. Al mismo tiempo, debería desaconsejarse el autodiagnóstico; la adopción de una dieta sin gluten “por si acaso”, sin asistencia profesional, puede llevar a una alimentación desequilibrada e inapropiada, con más inconvenientes que ventajas.

Referencias

  • Duggan JM (2004) Coeliac disease: the great imitator. Medical Journal of Australia 180:524-526.
  • Dube C Rostom A Sy R et al (2005) The prevalence of coeliac disease in average-risk and high-risk Western European populations: a systematic review. Gastroenterology 128(4 Suppl 1): S57-67.
  • www.eatwell.gov.uk
  • La Asociación de Sociedades Europeas de Celíacos proporciona las direcciones de los sitios web de todos sus miembros, véase: www.aoecs.org.
  • Mearin ML Ivarsson A & Dickey W (2005) Coeliac disease: is it time for mass screening? Best Practice Research in Clinical Gastroenterology, 19 (3): 441-52.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *