4 de agosto de 2012 12:33 PM
Imprimir

Llega una nueva tecnología en fungicidas

BASF desarrolló una molécula que aporta un abastecimiento continuo del producto más allá del momento de la aplicación.

BASF, uno de los principales jugadores en el mercado de agroquímicos, está de estreno. La próxima semana, en el marco del Congreso de Aapresid que se hará en Rosario, presentará “Orquesta”, el primer fungicida para soja que contiene Xemium, una innovadora molécula que promete ser protagonista en materia de acción preventiva y curativa.

De visita por la Argentina, La Nacion dialogó con Ulf Groeger, responsable global de la molécula Xemium. Tiene que ver con la carboxamide (familia química) y se destaca por una protección continua con el abastecimiento permanente del principio activo a partir de depósitos o reservorios en las hojas que se van liberando para su acción.

En el caso de Orquesta -el producto que primero va a estar disponible en soja para luego ampliar su registro en 2013 a trigo, cebada y maní-, el productor se va encontrar con una triple mezcla entre F500, epoxyconazole [estos ya presentes en el fungicida Opera] y Xemium, que es la novedad que se agrega a la mezcla.

– ¿Qué aporta la nueva molécula?

-Efectividad y un espectro muy amplio de control en cuando a las enfermedades. Además, tiene otro modo de acción respecto de otros químicos. No sólo agregamos más enfermedades [al control], sino también flexibilidad, ya que Xemium es un producto muy curativo. No es sólo la enfermedad en sí misma, sino las diferentes etapas de los hongos las que pueden controlarse. Para nosotros es una herramienta para que el productor aumente de manera sustentable los rendimientos y mantengan sanas a las plantas. Es una molécula que pudimos evaluarla y tiene una actividad intrínseca muy alta y una movilidad excepcional.

Según la empresa, la tecnología ofrece “óptima cobertura, absorción y resistencia al lavado por lluvia”. Además, precisa que la “formulación inteligente permite asegurar el abastecimiento continuo del principio activo a través de reservorios en el exterior de la hoja que son liberados lentamente y de manera continua asegurando el aprovisionamiento del principio activo más allá del momento de aplicación”.

Flexibilidad de uso

En la compañía subrayan que Orquesta, el primer producto que se presentará con la molécula Xemium, “es muy flexible en su uso”. Así lo dijo Mariano Anzini, gerente de Crop Management que acompañó a Groeger en la entrevista con La Nacion.

“Es flexible en su uso. Es tan bueno preventiva como curativamente, lo que amplia la ventana de uso. Sabemos que el productor a campo no siempre aplica en el momento ideal que uno recomienda, pero eso es una ventaja de Orquesta, porque permite llegar con la misma eficacia tanto si se aplica un poco antes o después de lo ideal”, señaló Anzini. La recomendación de etiqueta para la aplicación del producto va a ser R3. Sin embargo, dicen en la compañía, “hay muy buenos resultados con aplicaciones que van de R1 a R5”.

– ¿Qué rendimiento adicional pueden esperar los productores? -se le preguntó a Groeger.

-Depende de los diferentes cultivos, pero en cereales en Europa estamos hablando de 5 a 8%. Para nosotros [lo importante] no es sólo el aumento del rinde sino que a lo largo de los años haya un incremento consistente en los rendimientos. Vamos a tener un espectro muy amplio en cuanto a las enfermedades.

Anzini señaló que en los últimos cuatro años se hicieron diversas pruebas locales. En las últimas dos campañas, por ejemplo, se observaron incrementos en soja de 5 a 6% respecto de la tecnología ya disponible.

De acuerdo a la empresa, el producto que se presentará en Aapresid controla macha marrón, mancha ojo de rana, mancha en red, mancha anillada [una enfermedad que está creciendo en el Norte] y roya asiática, entre otras.

Para destacar, el uso de fungicidas es una tecnología que en soja viene afianzándose año tras año. Del piso del 20% de adopción hace cinco años ahora ya ronda el 60-70% del área total.

Puntualmente para BASF, el lanzamiento de Orquesta se trata de una renovada apuesta luego de que en 2002 presentara Opera para soja. Para la empresa, la nueva molécula Xemium fue el resultado de un trabajo de diez años que incluyó el testeo de más de 100.000 moléculas y una inversión de 200 millones de euros.

Fuente: La Nacion

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *