6 de agosto de 2012 10:58 AM
Imprimir

Expertos del campus cultivan microalgas para hacer biodiésel en una planta pionera en Tui

ESPAÑA : Los investigadores vigueses comprobarán la viabilidad y rentabilidad económica del sistema dentro de la última fase del proyecto europeo EnerBioAlgae, en el que colabora el Inega.

Investigadores de la Universidad de Vigo han comenzado a cultivar microalgas para la producción de biodiésel y la mejora de la depuración de aguas residuales en la primera planta gallega de estas características instalada en la EDAR de Guillarei, en Tui. La construcción del sistema y la comprobación de su rentabilidad económica constituyen la última fase del proyecto europeo EnerBioAlgae coordinado por el profesor Jesús Torres y en el que también participan el Instituto Enerxético de Galicia (Inega) y las universidades de Almería, Aveiro (Portugal) y Pau et des Pays de l´Adour (Francia).
Durante el último año, los investigadores vigueses cultivaron microalgas de agua dulce en un biorreactor ubicado en la Facultad de Ciencias para determinar la especie más adecuada de cara a la elaboración de biodiésel, esto es, la que tuviese más concentración de lípidos. La Chlorella vulgaris, un alga unicelular localizada en la depuradora de Gondomar y muy habitual en Galicia, otro de los requisitos del proyecto, resultó la elegida.
La selección de la EDAR se realizó en colaboración con el Inega y una empresa subcontratada por el grupo del profesor Torres. La de Guillarei, gestionada por Aqualia, ofrecía las mejores condiciones puesto que las aguas de cultivo deben ser ricas en nutrientes, fosfatos y nitratos, pero en un porcentaje que no resulte dañino para las microalgas, y además está situada en una zona geográfica de elevada radiación solar.
La planta experimental consiste en un canal abierto y horizontal por el que circula el agua y que tiene una capacidad total de 160 m3. Su profundidad es de apenas unos 15 centímetros para que las microalgas reciban mejor la luz del sol.
Ya está a pleno rendimiento y los técnicos de la depuradora realizan periódicamente una especie de destilación del contenido del canal para enviarlo al laboratorio del campus, donde se realizan los correspondientes análisis.
La intención de Torres, doctor en Físicas y responsable del Laboratorio de Teledetección y Sistemas de Información Geográfica de la Universidad, es ensayar en Guillarei tres sistemas diferentes de cultivo para determinar la rentabilidad de cada uno de ellos.
Dado su elevado potencial energético, las microalgas se conocen ya como el “oro verde” y existen varios experimentos en marcha en el territorio español. Su cultivo en plantas como la de Guillarei no solo generaría biomasa para elaborar biodiésel, sino que permitiría mejorar el funcionamiento de la propia depuradora y, al mismo tiempo, actuar como sumideros de CO2.
Las aplicaciones de las microalgas también pasan por la elaboración de medicamentos y tratamientos terapéuticos, una línea que los investigadores vigueses ya tienen en cartera.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *