6 de agosto de 2012 00:34 AM
Imprimir

Más controles, ante la vulnerabilidad al HLB

El Huanglongbing (HLB), causado por la bacteria Candidatus liberibacter, es la enfermedad de los cítricos más devastadora a nivel mundial y se encuentra presente en China desde 1890 (forma asiática) y en África desde 1937 (forma africana). En América, el primer reporte se conoció en 2004 en Brasil (tanto la forma asiática como la americana) […]

El Huanglongbing (HLB), causado por la bacteria Candidatus liberibacter, es la enfermedad de los cítricos más devastadora a nivel mundial y se encuentra presente en China desde 1890 (forma asiática) y en África desde 1937 (forma africana). En América, el primer reporte se conoció en 2004 en Brasil (tanto la forma asiática como la americana) y desde entonces han ocurrido sucesivas detecciones en Cuba, República Dominicana, Belice, México, Costa Rica y en casi todos los estados citrícolas de Estados Unidos: Florida, Louisiana, Texas y California.

Según Hernán Salas, coordinador del programa citrus de la Estación Experimental Agroindustrial “Obispo Colombres” (Eeaoc), ninguna zona actualmente infectada con HLB tiene a la enfermedad completamente bajo control. Considerando el continuo intercambio comercial entre los diferentes países y el gran potencial de diseminación natural por la acción del insecto vector, el psílido asiático Diaphorina citri, las posibilidades de propagación del HLB en esta región continúan incrementándose, contingencia que constituye una gran preocupación para el sector citrícola local.

Argentina se encuentra libre del HLB, pero el insecto vector está presente en la región citrícola del NEA y parte del NOA. Especialistas en la enfermedad consideran que situaciones como las actuales en el NOA -ausencia del HLB pero presencia del insecto vector- hacen a la región vulnerable a la introducción y dispersión de la enfermedad.

El HLB es una enfermedad de interés regional y no respeta las fronteras políticas o los límites físicos de estados, provincias o países; en este sentido, resulta necesario un enfoque integrado de todas las regiones productoras de cítricos para impedir la introducción y posterior diseminación de esta enfermedad y proteger así la actividad nacional.

Ese objetivo se logrará solamente mediante la acción conjunta de los actores involucrados en la actividad: las entidades oficiales de fiscalización, investigación y extensión; y el sector privado, a través de las organizaciones regionales y provinciales y los propios productores.

En nuestro país, en 2009 se creó el Programa Nacional De Prevención Del HLB, coordinado por el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación con la participación de diversas instituciones del medio de alcance nacional, regional y provincial, tanto públicas como privadas.

Con el objetivo de prevenir el ingreso del HLB al territorio nacional, este Programa contempla, entre otras acciones, la implementación de sistemas de vigilancia para la detección precoz de la enfermedad y del insecto vector; el desarrollo de campañas de difusión, concientización y capacitación; y la previsión de un plan de contingencia para el control de la enfermedad en caso de la aparición de focos en el país.

La Eeaoc forma parte del plan nacional y viene desarrollando distintas experiencias a través de sus secciones del Programa Citrus, destinadas a la producción de plantas madre en el Centro de Saneamiento de Citrus ante la necesidad de sustentar la citricultura sobre la base de materiales de alta calidad e identidad genética y libre de enfermedades
transmisibles por injerto y de plagas. El material de propagación de citrus es la base de una industria rentable, por lo cual es conveniente disponer de reservorios genéticos para poder hacer frente y superar contingencias sanitarias, o de otra naturaleza que pudiesen afectar las variedades y portainjertos actualmente en uso.

Asimismo, otras secciones llevan a cabo diversas tareas y estudios. Entre ellas, la sección Zoología Agrícola
trabaja en adquirir conocimientos sobre la bioecología, la distribución espacial y el control del insecto vector. Paralelamente a los ensayos de eficacia para el control químico de Diaphorina citri, y teniendo en cuenta la necesidad de disponer de ingredientes activos alternativos, en el laboratorio de plaguicidas de la Eeaoc se analizan también los residuos de insecticidas en fruta fresca de aquellos activos que hayan demostrado eficacia en el control. Se espera así
lograr a futuro la autorización de uso de esos elementos alternativos, considerando las fuertes y crecientes exigencias en materia de inocuidad que cada vez limitan más el uso de pesticidas.

Respecto del diagnóstico de la enfermedad, las secciones Fitopatología y Biotecnología de la Eeaoc realizaron arduos trabajos para lograr el ajuste de las técnicas moleculares adecuadas. No obstante, en la sección Fitopatología se trabaja en forma permanente en la búsqueda de ajuste de nuevas técnicas de diagnóstico molecular con la finalidad de adquirir mayor eficiencia y precisión.

Fuente: La Gaceta

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *