7 de agosto de 2012 13:01 PM
Imprimir

Hay 28 plantas lácteas bloqueadas

SANTA FE : Un total de 28 plantas elaboradoras de productos lácteos quedaron bloqueadas ayer en Santa Fe y en Córdoba (25 y 3, respectivamente), al efectivizar los tamberos la protesta anunciada la semana pasada para presionar al gobierno nacional y a los industriales a una recomposición en el precio de la leche.

Pequeños grupos de productores bloquearon las plantas que la firma Williner SA (que elabora productos Ilolay) posee en Bella Italia, 12 kilómetros al este de Rafaela, y Suardi, departamento de San Cristóbal, 330 kilómetros al noroeste de
la capital provincial. También se impedía el acceso y egreso de leche y productos terminados de la firma Saputo (ex Molfino Hermanos, productos La Paulina) de Rafaela; Verónica, de Lehmann (cerca de Rafaela) y Suardi; Corlassa
(Esperanza), Milkaut (Franck) y Pampa Cheese, en Progreso, 70 kilómetros al noroeste de esta ciudad, entre otras. En Córdoba hay bloqueos en Tío Pujío, Morteros y Villa Nueva.

En todas esas industrias no ingresó un litro de leche cruda ni salió ningún producto terminado.

Dirigentes del sector dijeron que de la reunión convocada para hoy por el ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar, “no hay que esperar mucho porque será un encuentro de técnicos de todas las partes; la idea es pedirle a la gente de la AFIP que el IVA de exportaciones vuelva al productor en forma de compensaciones. Que los productores defiendan una posición acerca de cuál es el costo de producción y el margen de rentabilidad”, argumentaron voceros de los tamberos, reunidos ayer en el exterior de la planta que la firma Williner posee en el distrito Bella Italia.

Leche derramada

Todos especulan que si no hay una respuesta favorable, los productores derramarán la leche frente a las industrias, ya que en los tambos no hay capacidad para conservar la leche cruda más de 36 horas.

Actualmente, la industria paga un promedio de 1,50 pesos por litro y reiteró que no está dispuesta a conceder un aumento en el valor de la materia prima, debido al incremento de sus propios costos y a la caída del precio internacional de la leche.

En tanto, el presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, Fernando Calcha, explicó que “al productor se le incrementaron los insumos -por la inflación- alrededor de un 25 por ciento acumulado anual. Por otro lado, al consumidor se le eleva el precio a los niveles de lo que paga el público en Europa y, al mismo tiempo, la industria en el último semestre pudo pagar 1,71 pesos por litro de promedio y no lo hizo”, subrayó.

Reclamó que “la cadena de valor reparta la rentabilidad de una mejor manera. De hecho, es una rentabilidad que existe y es positiva”, remarcó.

“Los últimos dos eslabones de la cadena, el productor y el consumidor, son los más afectados y son siempre las variables de ajuste”, insistió.

Ante una consulta sobre si es necesario llegar a derramar la leche para que se responda favorablemente al reclamo, Calcha opinó: “No pongamos al productor como responsable de esta situación. Esto es el resultado de lo que se viene haciendo durante tanto tiempo. Desde los años 90 estamos estancados con la misma problemática. Es toda la cadena de valor que en algún momento debería haberse sentado en una mesa y nunca se pudo hacer”, concluyó el dirigente rural.

Por su parte, el presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), Miguel Paulón, dijo que las empresas están viviendo “una situación complicada” porque “los costos han tenido una evolución que no tuvieron los precios del mercado interno e internacional. Además, hay una sobreoferta de quesos y los precios internacionales cayeron en forma notoria”, remarcó.

En tanto, la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea de la República Argentina (Atilra) expresó su apoyo a la protesta de los productores. “Sus aspiraciones son legítimas”, dijo Héctor Ponce, secretario general del gremio.

Respecto del impacto de los costos salariales sobre el precio de la leche, el sindicalista opinó que no impedían una mejora del precio de la leche. “El porcentaje de incidencia es de un 12 por ciento”, indicó..

Fuente: La Nación

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *