7 de agosto de 2012 14:14 PM
Imprimir

Ciruela en crisis: 705 empleos menos y cerraron 14 empresas

De las 75 mil hectáreas implantadas de Mendoza, la ciruela para industria prácticamente ocupa 1/4. No obstante, la sostenida pérdida de rentabilidad hizo que durante la última década resignara superficie y que, en parte a causa de una cosecha pobre, las exportaciones del sector ciruelero entre 2011 y 2012 se contrajeran 65 por ciento, tanto […]

De las 75 mil hectáreas implantadas de Mendoza, la ciruela para industria prácticamente ocupa 1/4. No obstante, la sostenida pérdida de rentabilidad hizo que durante la última década resignara superficie y que, en parte a causa de una cosecha pobre, las exportaciones del sector ciruelero entre 2011 y 2012 se contrajeran 65 por ciento, tanto en facturación como en volumen.

Suficiente como para explicar que en un año se hayan perdido 705 empleos, producto del éxodo de algunos galpones y secaderos y del cierre de al menos 14 de los 32 asentados en el Sur provincial.

Hasta junio último, la facturación total apenas superó U$S 12 millones, contra cerca de U$S 17 millones del primer semestre del año anterior, al mismo tiempo que las salidas en volumen estuvieron 3,1 millones de kilos por debajo de los resultados de 2011. El correlato de esas cifras fue la importación de producto desde Chile, donde desde hace un tiempo algunas empresas ya se asentaron.

A esto se suma el recorte de puestos de trabajo entre 31 secaderos relevados en el Sur provincial; según datos del Sindicato de Alimentación, de los 1.064 trabajadores en actividad a junio del año pasado, ahora sólo se mantienen 359. La merma se explica por la decisión de esas firmas, como también la de otras pymes cuyas finanzas las obligaron a cerrar.

“El problema de las economías regionales es muy grave en todo el país. Y en Mendoza no se ha tomado conciencia de la situación que particularmente se atraviesa en esta zona, motivado por la pérdida de rentabilidad en el sector primario y agroexportador. Como ejemplo, en 2004 con un kilo de fruta se pagaba la poda de tres plantas, hoy se necesitan 3 kilos para costear la poda de una sola”, detalla Luis Escartín, productor-exportador y presidente de la Específica de Agricultura de Alvear.

Quienes conocen el contexto que aceleró la crisis mencionan los atrasos en el recupero del IVA exportador. En charlas de café es un tema la experiencia de una reconocido establecimiento, que había exportado en un año casi U$S 2
millones, menos de lo que debía cobrar como reintegro.

Decisiones y estrategias

Aunque mantiene un mínima dotación en Mendoza, el de Nelson Senarega es uno de los casos de galpones con años de trayectoria que cruzaron la cordillera. Actualmente la firma exporta a Brasil y otros mercados desde cerca de la región trasandina de San Felipe y, al igual que otras, en condiciones más favorables como cobrar el IVA en pocas semanas. Otro es el de Nevada, una sociedad de capitales argentinos y chilenos, que Un caso es el de la firma chileno-argentina Nevada, que redujo su plantel de 122 trabajadores a sólo 20 (ver aparte), con la idea de reforzar su presencia en el país vecino. Es que en lo que va del año, Chile se posicionó entre los principales países exportadores, con 85 mil toneladas.

En busca de una salida

En un intento por remontar la crisis y cubrir un faltante de 15 mil toneladas de ciruelas desecadas para exportar, a fines de abril el sector, con aval del municipio y el Gobierno provincial, firmó un convenio por el cual las industrias debían respetar un rango de precios de $ 4,30 a $ 5,20 por kilo de ciruela al productor (según calibre de la fruta), a cambio de poder importar hasta 3 millones de kilos. El pacto apuntaba a favorecer a unos 135 productores, pero sus pautas,
para algunos empresarios, no se cumplieron.

“Para poder exportar necesitamos comprar 5 millones de kilos y a la fecha desde el primero de mayo contamos con menos de la mitad de ese stock que necesitamos exportar”, señaló no obstante José Salguero, el titular de Frutagro, de capitales españoles, en declaraciones periodísticas a un medio departamental.

En la misma línea, según Salguero “nosotros no queremos comprarle a Chile pero tampoco vamos a pagar precios fuera del convenio estipulado”. De hecho, una nota de la empresa dirigida al ministro de Agroindustria, Marcelo Barg, da cuenta de que algunas operaciones se concretaron “y otros productores han manifestado su deseos de esperar un tiempo para vender sus ciruelas”. Los Andes intentó infructuosamente recoger la opinión de otras empresas. Mientras tanto, en los dos últimos años, con los problemas de competitividad agudizados, no fueron pocas las pymes
dedicadas al secado y empaque que tuvieron que bajar persianas.

Mientras esperan una reunión con Barg, quien ya prometió gestionar fondos para el sector ante la Nación, algunos dirigentes piensan cómo barajar y dar de nuevo. A juicio de Pablo Asens, directivo de la Cámara de Comercio de San Rafael, “es fundamental la integración, una cooperativa al estilo vitivinícola o replicar el modelo de la Coviar. Pero incrementar el consumo interno es muy difícil”.

Fuente: Los Andes

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *