7 de agosto de 2012 17:31 PM
Imprimir

Los fideicomisos de soja, una opción para pelearle a la inflación

El cepo al dólar cambió la lógica de las inversiones y ahora los fideicomisos agrarios tientan a los pequeños ahorristas con rendimientos del 20% por cosecha. Para compensar parte de la inflación, en el momento del pago se fija a partir del tipo de cambio oficial de ese momento.

El cepo al dólar modificó las formas de ahorro e inversión y los operadores de fondos se las rebuscan para atraer a su público a proyectos en pesos. El primero en actuar fue el mercado inmobiliario, impulsando la venta de departamentos desde el pozo y en moneda local.

Ahora los fideicomisos agrarios también se vieron en esa encrucijada. Acostumbrados a operar en dólares, de un día para el otro encontraron que la Afip les denegaba el acceso al mercado sin razón alguna.

Sama Agro es un caso representativo de este proceso. Desde hace diez años, este emprendimiento se dedica a la producción y comercialización de productos agrícolas mediante fondos de inversión.

Esta empresa manejada por Bapro Mandatos, del grupo Banco Provincia, busca inversores para un fideicomiso por tres cosechas consecutivas con pagos de intereses que pueden capitalizarse o retirarse anualmente.

“Las participaciones podrán ser comercializadas durante la vigencia del fideicomiso”, tientan desde su página web.

El funcionamiento

El mecanismo del funcionamiento es el siguiente: una vez que la empresa corta con el período de suscripción, la totalidad de los fondos depositados en una cuenta del fiduciario se ponen en funcionamiento. Así, se ocupan de todo el proceso productivo, que implica la selección de campos, laboreo, siembra, cosecha y la etapa final de comercialización, de lo que se encargará Sama Agro.

Una vez que ha rendido sus frutos, Bapro Mandatos distribuye las utilidades entre los aportantes, por la que cobrará un porcentaje de acuerdo a qué tan buena haya sido la rentabilidad.

Por ejemplo, si rinde menos de un 8%, no cobrará honorarios, hasta un máximo del 25% si la operación rinde más del 16%.

El problema es que ahora los dólares se han vuelto inaccesibles, por lo que han decidido realizar la operatoria completamente en pesos, a pesar de tener todas las variables en dólares.

En ese sentido, para compensar la pérdida por la inflación de la que estaba exenta las que estaban en dólares. Incluso, con la depreciación paulatina del peso existía una ganancia extra. Por eso ahora ofrecen una liquidación al tipo de cambio oficial

“La inversión se integra y se retira en pesos, pero se encuentra atada a lo que suceda con el dólar oficial, lo que permite una suerte de cobertura cambiaria para el inversor”, sugieren.

Con lo cual, si bien los inversores tienen los dólares en sus manos, ni pueden sacar beneficios del mercado paralelo, ven compensado parte de lo que pierden por la inflación.

“Tuvimos que adaptarnos a sangre y fuego”, comentó a LPO un operador de la firma. “Este mercado se vio afectado como cualquier otro, porque la mayor parte de sus costos son en dólares”, explicaron fuentes de la compañía. Ante esto decidieron mantener una inversión dolarizada: “la moneda de acreditación es el dólar pero se puede operar en pesos, que es como te liquida el Banco Provincia”, agregaron.

Desde la compañía extendieron la suscripción para la próxima cosecha por las perspectivas más que favorables que implican una prometedora cosecha y una baja de entre el 20 y 30 por ciento en el precio del arrendamiento de campos volviéndolo más atractivo.

Rendimientos

Afirman que la próxima cosecha podría obtener un rendimiento del 20% en dólares, a partir de precios récord para las principales commodities y suponiendo que se mantiene la sequía en Estados Unidos con una demanda de alimentos que se mantiene sumamente sólida. En los últimos años, la rentabilidad estuvo en un margen del 14 al 24 por ciento.

Comparadas con otras inversiones, se muestra como la más rentable: desde el 2004 unos 100 dólares iniciales equivaldrían a 352 actualmente, frente a 256 en el Merval, 151 del Boden 2012 y 124 de un Plazo Fijo.

Según comentaron a LPO, este año consiguieron sumar a 150 personas en el emprendimiento, una cifra similar a la del año pasado, lo que significaron 3 millones y medio de dólares en un promedio de 23 mil dólares cada uno. El año pasado la inversión había llegado a 5 millones de dólares.

Se sembrarán 25 mil hectáreas de las cuales el 70% será de la estrella del momento: la soja.

“Frente a un escenario de incertidumbre política, cambiaria, tasas de plazos fijos en pesos negativas respecto de la inflación, y un sector inmobiliario paralizado entre otros, usted puede invertir en un negocio dolarizado, pudiendo realizar los aportes en pesos al tipo de cambio oficial”, analizan desde Sama Agro.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: LPO

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *