8 de agosto de 2012 11:53 AM
Imprimir

Las finanzas del agro tienden a repuntar con soja y maíz

PARAGUAY :   Se va una zafra con sendos perjuicios y se viene otra, con proyecciones de buenos resultados, que ayudarían a reactivar el ritmo frenético de inversiones en el campo. La motivación del sector productivo en gran medida descansa sobre las estimaciones climáticas positivas, que fueron confirmadas por el agroclimático internacional Eduardo Sierra, en la […]

PARAGUAY :   Se va una zafra con sendos perjuicios y se viene otra, con proyecciones de buenos resultados, que ayudarían a reactivar el ritmo frenético de inversiones en el campo.

La motivación del sector productivo en gran medida descansa sobre las estimaciones climáticas positivas, que fueron confirmadas por el agroclimático internacional Eduardo Sierra, en la presentación del informe del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio).

Sierra precisó que se prevé el ingreso del fenómeno climático El Niño, aunque con una lenta activación en el ambiente. Para los meses de agosto y setiembre, época de las primeras siembras de soja, se prevé un promedio de precipitaciones de 100 a 200 mm en el sur, este y noreste del país, donde se encuentra la principal zona productiva del país. La tendencia se extenderá hasta diciembre; pero a partir de enero, empiezan a aumentar los niveles de precipitaciones, trepando a un promedio de 200 a 300 mm durante este periodo.

Luis Cubilla, asesor técnico de la Capeco, dijo que con esta tendencia, se esperan tener los mismos resultados que en la zafra 2010/2011, en la que la soja llegó a las 8,6 millones de toneladas de producción. Agregó que se debe respetar la época de siembra, que estaría en condiciones propicias entre finales de setiembre y principios de octubre.

IMPACTO. Esta tendencia de mejorías de las lluvias a principios del año entrante generaría un impacto positivo igualmente en la siembra de maíz de entrezafra, fijado para el mes de febrero.

Asimismo, en la época de cosecha de maíz zafrinha -mediados de junio- se prevé una moderada cantidad de lluvias, que también ejercería un efecto favorable para la siembra del trigo de la campaña 2013.

El Inbio confirmó las pérdidas en la campaña sojera 2011/2012. La misma tuvo una merma de 49,5%, perdiéndose 4,3 millones de toneladas de la oleaginosa.

La extrema sequía castigó a la soja que, comparativamente al año pasado, tuvo una merma en las exportaciones en torno a 35%, pasando de 4,4 millones de toneladas enviadas a 2,8 millones de toneladas exportadas en el exterior en lo que va de este 2012.

El maíz zafrinha 2011/2012 tuvo un expansión de 18,9% en su superficie, pero tuvo una merma de 50% en los rindes. Además el girasol tuvo una merma de 26,2% en su área, mientras la soja de entrezafra aumentó 2%

Fuente: UH

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *