8 de agosto de 2012 15:43 PM
Imprimir

Por magras cosechas y grandes ventas, se derrumban los stocks

Hamburgo - Las existencias de soja en los principales productores sudamericanos cayeron por alrededor de un tercio frente al mismo período de 2011 tras unas cosechas pobres y fuertes exportaciones, dijo ayer la publicación especializada en cereales y oleaginosas Oil World.

Esto transfirió la demanda global hacia Estados Unidos, en momentos de preocupación de que la cosecha estadounidense también caerá, agregó la revista.

«A comienzos de agosto, las existencias combinadas en la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se derrumbaron a sólo unos 45,4 millones de toneladas estimadas, en una marcada caída de 22,5 millones de toneladas o un tercio por debajo del año anterior», dijo Oil World.

«Los molinos de soja presuntamente enfrentan cada vez más dificultades para conseguir porotos de soja, considerando que una gran parte de las existencias físicamente disponibles ya está encomendada», agregó.

Estados Unidos es el principal exportador mundial de soja, seguido por Brasil, luego por la Argentina y Paraguay. La sequía recortó las cosechas de soja sudamericanas este año, mientras que otra sequía y una ola de calor amenazan también a la cosecha estadounidense.

Oil World estimó que al 1 de agosto las existencias de soja de Brasil cayeron a 20,80 millones de toneladas frente a 33,15 millones de toneladas el 1 de agosto de 2011.

La publicación cree que las existencias de la Argentina cayeron a 22,66 millones de toneladas frente a 30,62 millones de toneladas, y las de Paraguay, a 1,75 millón de toneladas frente a 3,88 millones de toneladas.

En vez de satisfacer la demanda global de soja, Brasil puede haber estado importando porotos recientemente, dijo. «Hubo comentarios recientemente de que procesadoras brasileñas consideraban la compra de porotos de soja de países vecinos», sostuvo Oil World.

Improbable

«Aparentemente, 0,2 de millón de toneladas estimadas fue comprado a Bolivia, pero creemos que es improbable que se importen cantidades significativas desde la Argentina y/o Paraguay, donde los suministros de soja también son atípicamente estrechos actualmente», aseguró.

Las exportaciones brasileñas y argentinas de soja estuvieron por encima de las expectativas en junio y julio. Sin embargo, tendrán que disminuir en los meses restantes, con el agotamiento del suministro.

«La futura fuerte disminución en las exportaciones sudamericanas está elevando la demanda extranjera de la soja de origen estadounidense a niveles que Estados Unidos probablemente no pueda satisfacer debido al deterioro significativo de su cosecha de soja recientemente», agregó Oil World. Ésta es una razón clave por la cual los precios de la soja llegaron a máximos históricos en julio, culminó la revista.

Fuente: Reuters

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *