9 de agosto de 2012 12:54 PM
Imprimir

Biodiésel fabricado a partir de madera: ¿una oportunidad u otra amenaza?

La lucha contra los combustibles fósiles protagonizada por quienes desean neutralizar su perjudicial efecto sobre el medio ambiente, lleva a muchos a buscar alternativas más ecológicas y menos dependientes del petróleo. Ahora, en Austria, una compañía cree haber encontrado la solución: diésel producido a base de madera.   Hay una refinería austríaca que posee una […]

La lucha contra los combustibles fósiles protagonizada por quienes desean neutralizar su perjudicial efecto sobre el medio ambiente, lleva a muchos a buscar alternativas más ecológicas y menos dependientes del petróleo. Ahora, en Austria, una compañía cree haber encontrado la solución: diésel producido a base de madera.

 

Hay una refinería austríaca que posee una planta en sus instalaciones a las afueras de Viena dedicada a producir un combustible para coches más limpio y ecológico: lo denominan BioCrack y es un diésel que surge como producto de la conversión de biomasa que constituyen, por ejemplo, la paja o la madera.

Se trata de la primera planta dedicada a este tipo de producción, aunque no es la única, según señala el responsable de investigación y desarrollo de Bio Energy International. “Hay un montón de grupos haciendo procesos similares donde se intenta sacar diésel directamente de la madera en combinación con un producto secundario de la industria”, declara Edgar Ahn al portal de información alemán dw.de. Para ello, se calienta la madera con petróleo pesado, resultando un diésel compuesto por un 20% de biomasa, con lo que el combustible gana en ‘limpieza’.

Esta nueva alternativa se antoja como una buena oportunidad para los principales agentes del sector -más en aquellos países donde, como Austria, poseen grandes extensiones de bosques y reservas de madera-, pero ya hay también quienes han empezado a mostrar su preocupación. “Nos preocupa que a largo plazo esto acabe llevando a una situación donde se obtenga demasiada biomasa de los bosques”, se queja al citado medio Jirrien Westerhof, experto en energía de Greenpeace. “Ello llevaría a la degradación de los bosques y lo que podría ser una solución ‘climática’ podría suponer con el tiempo un problema“.

Visión optimista sobre este biodiésel

Otros expertos, sin embargo, son optimistas respecto al uso de la madera como fuente de combustible, sobre todo en aquellos lugares en los que existe un uso deficiente de los residuos agrícolas y forestales. Por su parte, Edgar Ahn asegura rotundo que que el incremento de la producción de ese diésel a base de madera no tiene por qué significar la tala de más árboles. “Nuestra intención es siempre usar desperdicios, por lo que nos estamos centrando en los desechos provenientes de los bosques de la industria de aserrado”, defiende Ahn.

De esta forma, defienden los responsables del BioCrack, la producción de este combustible a partir de la madera puede ayudar a los países, en este caso a Austria, a cumplir sus objetivos en la protección contra el cambio climático: en la Unión Europea, un 10% del combustible debería salir de recursos limpios y renovables.

Fuente: El Economista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *