9 de agosto de 2012 13:01 PM
Imprimir

Obama lanza auxilio al agro para enfrentar una “sequía devastadora”

La demora en la sanción de una ley del Congreso para ayudar por u$s 500.000 millones a los productores, obliga al presidente a anunciar un paquete de emergencia.

 

El presidente de Estados Unidos, Barak Obama, anunció la creación de una línea de créditos de u$s 30 millones a los productores agrícolas más afectados por la peor sequía en 50 años. Esta asistencia, que se realizará por del Departamento de Agricultura, no necesita autorización directa del Congreso e implica sólo un paleativo, en espera de que el poder legislativo apruebe la ley de apoyo al agro por u$s 500.000 millones en cinco años.
“Es una sequía “histórica” y “devastadora” y está teniendo un impacto profundo sobre agricultores y ganaderos en muchos estados”, dijo Obama.
Más del 60 % del territorio continental de Estados Unidos, incluida la zona de mayor producción de granos y ganado, sufre una sequía de moderada a excepcional. Analistas esperan que la sequía provoque la menor cosecha de maíz en seis años.
En el medio oeste, especialmente estados como Indiana, Illinois o Iowa, sufre una inusual ausencia de lluvias que se está alargando demasiado y ha reducido a hojas secas inmensas extensiones de maíz y soja, materias primas de la industria alimentaria, que además de arruinar la cosecha amenaza con disparar los precios. El Gobierno anunció que el viernes realizará su primera estimación de la cosecha otoñal.
Cuando faltan pocos meses para la elección presidencial, Obama no puede aprobar por trabas del Partido Republicano, el plan de ayuda. Después de reunirse con el Consejo Rural de la Casa Blanca y aprobar la medida, señaló, “mi esperanza es que los congresistas, muchos de los cuales estarán viajando de nuevo a sus distritos, en muchos casos comunidades rurales, verán lo que está teniendo lugar allí, notarán un mayor sentido de urgencia y estarán listos para dar luz verde a la ley inmediatamente después de su regreso”, señaló el presidente.
Los agricultores, por su parte, podrían cobrar entre u$s 15.000 millones y 18.000 millones en compensaciones por seguros a la cosecha este año debido a las pérdidas, casi el doble de lo que se pagó en 2011.
Las exportaciones estadounidenses de etanol también podrían verse afectadas, aunque los precios del combustible no subiría significativamente, señalaron desde el gobierno.
El alza en los valores del cereal han apuntalado los precios del etanol y llevado a algunas destilerías a cerrar sus instalaciones hasta que mejoren las condiciones del mercado. La Administración de Información de Energía (EIA), del Departamento de Energía de Estados Unidos, proyectó esta semana que la producción de etanol estadounidense debería caer en 70.000 barriles por día, a 830.000 en el segundo semestre del año.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *