9 de agosto de 2012 14:18 PM
Imprimir

Bueno para el campo: cosecha rusa de trigo caería un 23 por ciento

Londres – La producción de trigo de Rusia, Ucrania y Kazajistán caerá un 30 por ciento frente al año pasado debido a una sequía, reveló un sondeo de Reuters, que fogonea los temores a una nueva escalada en los precios globales de los alimentos y que se ve con buenos ojos desde la Argentina. El […]

Londres – La producción de trigo de Rusia, Ucrania y Kazajistán caerá un 30 por ciento frente al año pasado debido a una sequía, reveló un sondeo de Reuters, que fogonea los temores a una nueva escalada en los precios globales de los alimentos y que se ve con buenos ojos desde la Argentina.

El pronóstico medio de analistas y operadores estima la suma de las cosechas de los tres países exportadores del Mar Negro en alrededor de 70 millones de toneladas contra alrededor de 100 millones de toneladas el año pasado. La región suele suministrar alrededor de un cuarto de los volúmenes mundiales de exportación de trigo. La cosecha de trigo de Rusia, la principal de la región, caerá a 45,5 millones de toneladas, muy por debajo de la cosecha de 56 millones de toneladas de 2011, pero no bajará tanto como en la sequía severa de 2010.

Las proyecciones variaron desde el peor caso de 41 millones de toneladas para Rusia a 50 millones de toneladas como máximo. La cosecha de 2010 en el país que preside Vladimir Putin, golpeada por la sequía, fue de 41,5 millones de toneladas. El último pronóstico del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) es de 49 millones de toneladas.

El sondeo también reveló cosechas más débiles de Ucrania y Kazajistán, con medias entre los consultados para las cosechas de trigo de los dos países de 13 millones de toneladas y 12 millones de toneladas, respectivamente. Estas cifras se comparan a una producción de alrededor de 22 millones de toneladas para cada país el año pasado.

Los precios globales de los cereales subieron fuertemente en junio y julio al tiempo que morían las expectativas de una cosecha de maíz sin precedentes en Estados Unidos debido a la peor sequía estadounidense en más de 50 años. Los precios norteamericanos del maíz y el trigo crecieron alrededor de un 50 por ciento y el de la soja, en un 20 por ciento, rememorando la escalada de los precios globales de los alimentos de 2007 a 2008.

Tras demorarse en adquirir, con la esperanza de que caerían los precios, los compradores comenzaron a volver al mercado, lo que podría extender las alzas. «Un mayor deterioro de las condiciones climáticas, restricciones potenciales a las exportaciones en la ex Unión Soviética y una demanda de importación acumulada crean riesgos de que los inventarios globales de trigo disminuyan aun más de lo esperado», dijo Damien Courvalin, analista de Goldman Sachs.

«Tal resultado frente a una demanda de alimentos inelástica probablemente llevaría a los precios del trigo muy arriba y muy por encima de los precios del maíz», agregó Courvalin. Las reducciones en la producción no se detienen ahí. La expectativa es que el USDA recortará sus pronósticos del maíz y el trigo en Estados Unidos en su informe de agosto esta semana. Dos potencias productoras, India y Australia, también verían revisiones negativas en sus pronósticos debido a condiciones climáticas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Reuters

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *