9 de agosto de 2012 14:20 PM
Imprimir

Rawson recibe abundante langostino de aguas nacionales

Con la apertura de un sector del área interjurisdiccional de esfuerzo pesquero restringido para que parte de la flota amarilla que tiene base en Puerto Rawson, ingrese a esa zona de veda de merluza a pescar langostino, el muelle capitalino registra una mayor actividad. Los barcos ingresan con la marea alta de la noche, mientras una flota de camiones con equipos de frio aguarda el trabajo de la estiba para la descarga de los miles que cajones que están reportándose a diario, en lo que constituye un muy buen nivel de capturas en la subárea habilitada por el Consejo Federal Pesquero. La flota se encuentra operando al norte del 44° S entre el 64° 30’ y el límite de la jurisdicción provincial, y según reportan los armadores hay un notable nivel de abundancia en ese sector, y respecto de las tallas hay predominio de L2 y L1, y un poco menos de L3, lo que mueve al sector a no perder mareas, las que han sido sostenidas en los últimos diez días, porque además las condiciones meteorológicas fueron favorables y no han interrumpido las zarpadas de las embarcaciones.

El marisco que desembarcan los fresqueros de la flota costera de Rawson se distribuyen en plantas de esa ciudad, Trelew y principalmente Puerto Madryn, donde el personal del sector langostino ha comenzado a tener turnos de 12 horas, y hasta algunas empresas han sumado personal eventual ante el incremento del volumen de materia prima, cuando aún no ha comenzado la “temporada” de la flota amarilla, cuando la totalidad de los barcos de la capital se lanzan a la pesca del recurso en aguas provinciales.

CONFLICTO EN CONARPESA

En tanto, el SOMU de Rawson volvió a reunirse ayer en la Secretaría de Trabajo con los representantes de Conarpesa, a raíz del conflicto suscitado semanas atrás, entre otras cosas, por el peso real de los cajones de langostino y el efectivamente declarado. “Seguimos las negociaciones en el marco de la conciliación obligatoria para ver si la empresa va a sacar o no los barcos a trabajar. Ellos dicen que no están en condiciones de poner a trabajar a todos sus barcos porque por los gastos que tienen, y que el precio del langostino en Europa bajó mucho”, relató Ricardo Soto, en uno de los cuartos intermedios, sobre la postura de la pesquera.

Quienes habitualmente caminan la banquina del puerto capitalino señalan que la mayoría de las empresas compradoras de la materia prima que se abastecen con el langostino de Rawson, sostienen que el mercado tradicional a donde se exporta el producto, está deprimido en cuanto a volumen y precios. Se da la paradoja que el recurso se presenta con buen nivel de abundancia y se están pescando tallas comerciales de las más grandes, pero el rendimiento económico es menor al de otras temporadas, tanto porque el precio es más bajo en el mercado de España, como por el tipo de cambio deprimido para las exportaciones, y los altos costos internos, también le han reducido los parámetros de competitividad que tenía esta especie.

OJOS QUE NO VEN

Por otra parte, consultado Soto sobre el nivel de actividad de los buques de la flota amarilla que están faenando en aguas nacionales, confirmó que “en cada marea llegan completos, hay una muy buena pesca. Hay mucho langostino y de muy buen tamaño”, evaluó el líder sindical.

Asimismo, reveló que durante el último fin de semana impulsaron que se verifique el pesaje de las cargas con que llegaban los barcos, y nuevamente se detectó que el peso real de las capturas de langostino superaba largamente lo asentado en la declaración jurada que son los partes de pesca.

“Casi todos los barcos que pedimos que se les haga el pesaje de los cajones venían excedidos. Las actas de pesca decían que los cajones tenían quince kilos de langostino, pero la realidad es que todos pesaban más”, ratificó Ricardo Soto del SOMU.

La subdeclaración de descargas de capturas en los muelles de la capital de Chubut es un tema que viene de hace tiempo, y desde la Secretaría de Pesca poco se ha hecho. Y, no se trata solo respecto de la mirada que pueden tener los marineros que pactaron un marco salarial en concepto de producción por determinado kilaje por cajón, sino que el peso real de materia prima es bastante inferior al declarado en los partes oficiales.

El hecho no es menor, ni es anecdótico. En el puerto de Rawson se estaría declarando un 25 por ciento menos del total de las toneladas que luego pasan a formar parte de la estadística oficial. La cuestión no solo afecta al porcentaje de retribución para las tripulaciones de los barcos, sino que esconde evasión fiscal, y falseamiento de declaraciones de partes de pesca; aunque nadie cree que esto se trate de un error involuntario, o que tal ardid sea “gratis”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *