11 de agosto de 2012 09:23 AM
Imprimir

Avances brasileños en carne vacuna

La doctora Marcia Dutra de Barcellos explicó los cambios introducidos en el proceso de comercialización del producto y la aceptación que ellos merecen de los consumidores.

Brasil no solo mantiene su condición de principal exportador mundial de carne vacuna, sino que ha dado significativos avances en el proceso de comercialización interna del producto. Porto Alegre marcó el punto de partida para un cambio de conducta, en el que participan los sectores empresarios y los consumidores.
     De ello se ocupó la médica veterinaria Marcia Dutra e Barcellos, investigadora y profesora de la Escuela de Administración de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, quien acaba de ofrecer una charla en la Universidad Nacional del Sur, organizada por el Departamento de Ciencias de la Administración, y dictó un seminario en el mismo ámbito.
     Estas actividades se enmarcan en el curso “De la producción al consumo: competitividad, innovación y sustentabilidad”, merced a un convenio entre la UNS y la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, que coordinan, respectivamente, la magister Regina Durán, directora decana del Departamento de Ciencias de la Administración, y Antonio Maçada, de la universidad brasileña.
     En diálogo con “La Nueva Provincia” , la doctora Dutra explicó que el programa de marketing –tema básico de la disertación en el edificio del rectorado– se inició en el año 2000, en pleno crecimiento de la actividad pecuaria y de las exportaciones.
     “Los grupos de productores y las asociaciones de las principales razas bovinas se organizaron en el estado de Rio Grande do Sul, relacionándose con un supermercado de Porto Alegre”, comentó.
     Productores de Hereford y Braford abastecían regularmente a los supermercados. Cuando el público advirtió que se ofrecía un producto con control de calidad, debidamente envasado y rotulado, las ventas aumentaron el 30 por ciento.
     Ante tal evidencia, el supermercado decidió ampliar la propuesta y las asociaciones de criadores sumaron su participación en el emprendimiento. Porto Alegre, una ciudad con 1.500.000 habitantes, dio así el punto de partida para una nueva forma de entender la comercialización de la carne vacuna. Inclusive, se construyó una planta frigorífica en Bagé, para abastecer con fluidez a las bocas de expendio.
     Hoy, en las principales zonas urbanas de Brasil el sistema se ha difundido de manera apreciable.
     Marcia dijo que la Asociación de Angus brasileña inició, por su lado, en 2003 un programa de certificación de su carne.
     Asimismo, admitió que se han tenido en cuenta experiencias de Estados Unidos y Argentina respecto de la producción de la carne Angus.
     También fueron apareciendo otras iniciativas, como la de los productores de la raza Nelore, que dieron mayor dimensión al camino elegido.
     Hoy, Brasil tiene alrededor de 207 millones de cabezas de ganado bovino.
     “Todo ha cambiado mucho en estos doce años. Hay un volumen considerable de carne certificada en Brasil, producida en campos con pasturas”, dijo.
     “El mercado interno está en continuo crecimiento. En los últimos años, la clase media creció de manera notable y hoy, aproximadamente 100 millones de personas ingresan en ese sector de la sociedad. A esa gente le gusta comer más proteínas y busca alimentos de mejor calidad”, señaló.
     La doctora agregó que funcionan con mucha eficiencia las cruzas industriales. “Se producen en menos tiempo animales con mayor calidad”, sintetizó, a la vez que se ha utilizado genética de Estados Unidos y la Argentina.
     “Igualmente, se utilizan mejor las pasturas en las diversas zonas productivas, aunque para destacar es que existe un potencial increíble en el centro-oeste y en el sur”, aseguró.
     También dijo que el éxito de la cadena comercial depende del alto grado de confianza logrado entre productores, frigoríficos, supermercados y consumidores.
     El mundo. Consultada sobre la situación en el mercado internacional, dijo que, indudablemente, la Argentina tiene una historia destacada. “Pero creo que Brasil, en los últimos años, aprovechó mejor las circunstancias y ha desarrollado propuestas que permiten abastecer al mismo tiempo al consumo interno y a la exportación”, señaló.
     “Siempre hemos tenido a la Argentina como modelo de país agropecuario, por la calidad del suelo, por la genética y las condiciones ambientales. Sería muy bueno que se organizase mejor, porque el mundo ofrece oportunidades excepcionales para vender alimentos, entre ellos la carne vacuna”, opinó.
     “Los asiáticos consumen más carne que nunca, y eso no se puede desperdiciar”, insistió.
     De compras. Marcia se interesó por visitar carnicerías y supermercados bahienses, donde apreció que aquí todavía el público sigue aferrado al hábito de comprar la carne directamente en el mostrador.
     “Hoy, en Brasil, el cliente puede elegir si es carne orgánica, si es Nelore, Angus o Hereford, pagando el precio correspondiente a la calidad de cada corte”, indicó.
     “El mercado brasileño ha evolucionado decididamente hacia el producto envasado y de ese cambio no hay retorno. Existe una profunda preocupación por informar correctamente al consumidor, que a su vez, reconoce la posibilidad de seleccionar sus compras”, dijo.
     “Lo que he visto en las carnicerías y los supermercados aquí es lo que pasaba en Brasil hasta hace unos años. El consumidor brasileño aprendió y hoy confía enteramente en lo que lleva a su casa, porque la calidad está garantizada y tiene total respaldo”, sostuvo.
     “Es una cuestión de confianza mutua y de organizar toda la cadena comercial, para que la carne empaquetada tenga el frío correcto, esté bien trozada y correctamente identificada”, expresó.

 

     EN SEPTIEMBRE. El curso continuará entre el 3 y 6 de septiembre con el tema Internacionalización de las empresas pymes; el caso de la vitivinicultura. En este caso, expondrá la doctora Aurora Carneiro Zen, de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul.

 
MAS CULTIVOS TRANSGENICOS

     SAN PABLO (Reuters) — Brasil aumentará la cantidad de tierra sembrada con cosechas modificadas genéticamente en un 12,3 por ciento esta temporada respecto del año pasado, a medida que se convierte en el mayor productor mundial de soja, dijo la empresa de análisis Celeres.
     El segundo mayor productor de soja del mundo, después de Estados Unidos, plantará un 88,1 por ciento de su cosecha 2012/2013 con semillas transgénicas y un 87,9 por ciento de maíz de invierno será modificada con biotecnología para aumentar la producción, según Celeres.
     “Los productores brasileños están invirtiendo cada vez más en tecnologías que promuevan ganancias de productividad como una forma de maximizar los ingresos”, agregó.
     Aunque Estados Unidos planta cerca de un 43 por ciento de las cosechas transgénicas del mundo, los países en desarrollo sembraron este año más cultivos con biotecnología que países industrializados por primera vez en la historia.
     Brasil, que tendrá 36,6 millones de hectáreas de cosechas transgénicas plantadas a fines del año agrícola, está liderando la ofensiva con cultivos modificados genéticamente.
     La biotecnología puede aumentar la producción al permitir que las cosechas soporten herbicidas para resistir las pestes o volverse más resistentes a la sequía. Pero algunos países han buscado bloquear las importaciones de cultivos transgénicos debido a preocupaciones de salud pública y medioambientales.
     La capacidad de Brasil de aumentar su producción se ha vuelto incluso más importante debido a la peor sequía en más de medio siglo que ha provocado graves daños a la cosecha de maíz de Estados Unidos y está comenzando a reducir su producción de soja.
     Celeres, con sede en el estado de Minas Gerais, espera que la cosecha de soja 2012/2013 produzca un récord de 73,1 millones de toneladas de granos, que sería uno de los mayores aumentos anuales en las zonas plantadas en casi una década.
Fuente: La Nueva Provincia

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *