11 de agosto de 2012 09:24 AM
Imprimir

El rumbo del agronegocio

Gustavo Grobocopatel y Félix Peña analizaron el camino que tomará el sector en un mundo complicado: un tema clave a considerar es la sustentabilidad.

El living del auditorio principal del congreso de Aapresid se abrió para una charla en la que dos referentes del comercio internacional y la producción agropecuaria intercambiaron sus impresiones sobre el futuro de los agronegocios y el rol de Argentina en un mundo que cambia a alta velocidad.

El presidente del grupo Los Grobo, Gustavo Grobocopatel, hizo de anfitrión del especialista en relaciones económicas internacionales y ex subsecretario de Comercio Exterior de la Nación Félix Peña. Los cambios de paradigmas empresariales, la necesidad de integración en cadenas regionales y la aplicación de la inteligencia operativa para advertir a tiempo las oportunidades que surgen, fueron algunos de los ejes sobre los que dialogaron.

Para Grobocopatel, uno de los temas clave en el mundo de los negocios de alimentos es la seguridad y la calidad, más allá de la cantidad. Junto a esto vienen tópicos como la contaminación y escasez del agua, y el calentamiento global, “que no sabemos hacia donde irá y qué cambio provocará en nuestro negocio”, comentó.

El empresario habló de una creación de riqueza “no de cualquier manera, sino de modo sustentable y con inclusión social”.

Desde el punto de vista de los negocios advirtió que hay un cambio de modelo de trabajo, que deja el nacional e industrial para pasar a uno global y de conocimiento intensivo, lo que lleva al debate sobre modelos de trabajo y rol de los sindicatos.

Como telón de fondo internacional, Félix Peña planteó que se vive un período de transición no necesariamente apocalíptico, pero que no hay que descartar turbulencias.

Como característica saliente de lo que pasa en el mundo, marcó una dinámica con mayor velocidad en los cambios de las ventajas comparativas de cada país. “Hay que detectar el futuro que está a nuestro lado y no lo vemos. El mundo es una fábrica de obsolescencia”, señaló.

Al plantear hacia dónde van los agronegocios, Grobocopatel puso a la semilla como vehículo de innovación tecnológica para introducir moléculas químicas y productos para soluciones de nutrición.

“Hay que ver al vegetal como una planta industrial que puede servir para fabricar alimentos, medicamentos, plásticos, enzimas industriales. Estamos ante una nueva industrialización del campo”, dijo. En Argentina, según su visión, el desarrollo sustentable es la agenda urgente para el sector. Junto a esto, la construcción del capital social hacia afuera, con la capacidad de tender puentes hacia otros sectores de la sociedad civil, con participación en estamentos de lo público.

“La densidad de inteligencia incorporada a los procesos productivos será lo que distinga unos países de otros”, concluyó Peña ante el nuevo escenario global.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *