11 de agosto de 2012 21:53 PM
Imprimir

El conflicto tambero, un caso testigo del avance de Kicillof sobre Moreno

Contrariamente a lo que ven√≠a sucediendo, las negociaciones con los productores lecheros no fue encarada por el secretario de Comercio sino que estuvo a cargo de Augusto Costa, segundo de Axel Kicillof en la Secretar√≠a de Pol√≠tica Econ√≥mica. La idea del Gobierno es recortarle funciones a Moreno y reemplazar sus discrecionalidad por procedimientos ‚Äúinstitucionales‚ÄĚ.

El conflicto en el sector lácteo, momentáneamente en suspenso, dejó al descubierto un movimiento que de a poco se va concretando en el gabinete nacional: el avance del viceministro de Economía por sobre el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Esta semana, productores lácteos bloquearon las plantas de producción en reclamo de un aumento del precio de litro de leche. En medio de la protesta arrojaron también unos cuatro millones de litros del alimento.

Los tamberos reclaman que el precio del litro de leche, que está en 1,58 pesos pase a 2 pesos. El jueves, después de una reunión entre las autoridades nacionales y representantes del sector, se acordó subir 15 centavos el litro aunque los productores dicen que ese pacto es momentáneo.

Seg√ļn pudo saber LPO, en la reuni√≥n tambi√©n se acord√≥ que el Gobierno realizar√° un an√°lisis econ√≥mico de la cadena de comercializaci√≥n y la industria se comprometi√≥ a mantener hasta entonces el precio ‚Äúpor prote√≠na‚ÄĚ. Pero los tamberos no quedaron muy conformes porque, seg√ļn dicen, en la primavera la prote√≠na de la leche baja y entonces tambi√©n bajar√° el precio. Con lo cual el panorama ser√≠a similar al actual y esa es la explicaci√≥n de la muy tensa situaci√≥n que todav√≠a envuelve al sector.

Pero más allá de la resolución del tema, lo interesante desde el punto de vista político es que las negociaciones con los tamberos no las llevó -como lo hacía habitualmente- Moreno, sino que las charlas estuvieron a cargo del subsecretario de Coordinación Económica, Augusto Costa, quien en definitiva es el segundo de Kicillof.

En el gabinete se observan deslizamientos muy sutiles que indican el traslado de algunas decisiones de Moreno hacia Costa, reuniones que orren en otros lugares a los habituales, intervención de funcionarios que permanecían ajenos y distintas expresiones del micromundo burocrático que indican un deslizamiento del poder.

Detras de estos movimientos, la “nueva” idea ser√≠a reemplazar el manejo discrecional del Secretario a la hora de resolver los conflictos de precios, por procedimientos m√°s “institucionales”, sostenidos por estudios y an√°lisis exhaustivos de los que les gustan realizar a Kicillof y su equipo.

Se trata sin embargo de una tarea delicadísima que tiene final abierto y de ahí la importancia del tema lácteo. Si al final del camino Costa logra sellar un acuerdo firma con los tamberos se podría empezar a consolidar un avance del ala de Kicillof sobre la Secretaría de Comercio Interior, que acaso empiece a observarse de manera visible en otras áreas de la economía.

Pero si la negociación se empantana o Moreno decide reaparecer en escena, la evolución de este deslizamiento en la estructura de poder es impredecible. Incluso, los tamberos no descartan que una vez sellado el acuerdo con Costa -si ese fuera el caso- reaparezca Moreno y desarme lo acordado.

De todos modos, seg√ļn contaron fuentes de la Casa Rosada a La Pol√≠tica Online, el progresivo traslado de funciones habr√≠a sido “conversado” con el propio Moreno que si bien ver√≠a recortada su influencia en materia de precios no se ir√≠a del Gobierno. Es m√°s, para compensarlo se habla de un cambio de tareas tambi√©n con alto perfil.

“La pelea central de Kicillof es con Julio de Vido que vive operandolo a destajo, con Moreno tienen mejor relaci√≥n”, agreg√≥ la fuente consultada. De hecho, el secretario de Comercio Interior habl√≥ semanas atr√°s en un plenario de La C√°mpora junto al propio Kicillof, con quien comprate adem√°s la rivalidad con el ministro de Planificaci√≥n.

Fuente: LPO

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *