12 de agosto de 2012 22:40 PM
Imprimir

Nuevo metodo de detección del celo en los rodeos

Un grupo de veterinarios mejoraron un dispositivo para la detección del celo en los rodeos, implementando un sistema tan sencillo como efectivo. Los responsables explicaron cómo funciona.

Con la masiva concurrencia de técnicos y productores, se llevó a cabo en el Club de los Abuelos de Humboldt, una reunión informativa en la que se expusieron las ventajas de un dispositivo para el uso de los rodeos lecheros y de cría.

Para el referente del grupo, Méd. Vet. Rubén Seguro, es un cambio en la forma de evaluar, que cambia también paradigmas.

Esta metodología empezó en abril de 2010 usando el “scratch off”, la tradicional raspadita, un papel adhesivo que se pega en el lomo del animal, y cuya pintura se borra por la monta de otro animal.

De esta manera, el dispositivo deja ver un color determinado, lo que determina de manera concluyente que esa vaca fue montada por otra del rodeo (comportamiento típico), y ayuda a detectar el celo con mucha mayor precisión que con la mera observación.

“En todo el mundo el porcentaje de detección apenas alcanza el 50 por ciento; son resultados pobres, y esta técnica permite alcanzar el 90 %, gracias a la comprobación realizada en 11 ensayos con resultados parciales en 14 establecimientos y unas 1.300 vacas”, agregó Seguro.

Si bien el método ya existía, carecía de la eficacia necesaria por caerse o no soportar el peso del animal que “monta”. Por eso, este grupo se abocó al desarrollo de mejoras que han sido muy efectivas. “El método está patentado por Anderson en EEUU, pero no tenía mucha apoyatura bibliográfica, y creíamos que le faltaba un orden científico. Se protocolizó con mucha participación de la gente, el desarrollo de un software para que manejen los tamberos, y los resultados son importantes”, se ilusionó el veterinario.

Finalmente, destacó que este método les permitió apartarse de la técnica AM/PM de detección e inseminación inmediata. “Como las vacas se preñan enseguida, nos animamos a un poco más. Dejamos de servir en marzo, abril y mayo, y evitamos los partos de verano con los problemas de enfermedad que encierran. Los terneros no se mueren, y los beneficios son múltiples”, agregó.

Ahora, los ingresos brutos por leche dan mayores que en pariciones constantes. “Pudimos ver que simplifica el manejo, y se puede preñar hasta el 80 % del rodeo en 5 meses, repasando con toros cuando la calidad seminal todavía es buena”.

Fuente: El Litoral

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *