13 de agosto de 2012 10:14 AM
Imprimir

Aturdimiento eléctrico en corderos y cabritos con menos de 1 amperio

UNION EUROPEA : El Reglamento (CE) nº 1099/2009 relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza fija en 1 Amperio la intensidad eléctrica del aturdimiento previo al sacrificio de corderos y cabritos.

A pesar de que éste entra en vigor el 1 de enero de 2013, ya se han comenzado a aplicar las exigencias del mismo. La experiencia acumulada en los últimos meses demuestra que los requerimientos del Anexo del Reglamento suele causar lesiones en las canales y las pieles, esto es debido a que en España se producen animales con pesos muy inferiores a los de la UE, por lo que consideramos que no se esta aumentando el bienestar de los animales durante el sacrificio, de acuerdo con los objetivo del 1099/2009.

La Organización Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y el Caprino (INTEROVIC), que representa los intereses de productores, industria, comercializadores del sector cárnico ovino y caprino y curtidores de piel, ha encargado al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), del Departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña, y referente internacional en bienestar animal, la realización de un detallado y exhaustivo estudio para conocer y establecer cuál es la intensidad de corriente mínima para conseguir el aturdimiento de los animales en función de la especie y peso al sacrificio de los animales que se producen en nuestro país.

El reglamento europeo (Reglamento (CE) Nº 1099/2009) requiere que la corriente mínima para el aturdimiento eléctrico en ovino sea de 1 A, sin tener en consideración el tamaño y peso del animal o la presencia de lana. Sin embargo, las peculiares características agroclimáticas y productivas en España han contribuido a configurar razas ovinas de maduración precoz en las que los corderos se sacrifican a edades tempranas, originando un producto muy característico, de extraordinaria calidad organoléptica, exigido por nuestros consumidores y en el que se han definido las siguientes categorías comerciales: cabrito, cordero lechal (≤7kg), recental (7-13kg) y pascual (13- 16kg).

La aplicación de una intensidad de un amperio con independencia de la tipología de animales conlleva, cuando se aplica a animales con pesos y tamaños inferiores al de los adultos (corderos y cabritos), la frecuente aparición de lesiones y hemorragias en las canales y en sus pieles con destino al curtido. Ello es debido a que el paso de la corriente por el cerebro induce una fase de epilepsia que provoca una serie de contracciones musculares en el animal que, de ser muy bruscas y violentas, pueden provocar a su vez, en algunos casos, la aparición de hemorragias en las canales y pieles.

Por lo tanto, en España, la aplicación de una única intensidad (1 Amperio), tal como regula la legislación comunitaria significa, en el caso de corderos y cabritos, aumentar el número y la frecuencia de las lesiones hemorrágicas en sus canales y pieles, síntoma inequívoco de que se ve mermado su bienestar durante el momento de la matanza.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *