13 de agosto de 2012 18:42 PM
Imprimir

Caen exportaciones ovinas chilenas

Prácticamente todos los exportadores, con excepción del Frigorífico de Puerto Natales, disminuyeron sus envíos. A nivel local cayó en 10% la faena, en el primer semestre. Perspectivas son mejores para lo que queda del año.

Desde hace algunos años que los ovinos chilenos ganan espacios en los mercados internacionales, apoyados a nivel país en temas claves, como mejoras genéticas y manejo de los planteles.

Sin embargo, el embate de situaciones externas, especialmente la crisis en Europa -principal mercado para estos productos nacionales-, se ha dejado sentir este año. Así, al finalizar el primer semestre, las exportaciones chilenas de ovinos mostraron una reducción de las toneladas exportadas y caída de precios en comparación con el mismo período de 2011, indica Juan García, director del Consorcio Ovino. Hay que hacer la salvedad, eso sí, que el año pasado los precios fueron récords históricos, y que se proyectó que serían difíciles de repetir.

“Lo que se vio es que la colocación del producto se volvió más difícil en Europa, y se presume que ello es producto de la crisis y de un eventual agravamiento de ella”, indica Juan García.

De hecho, a junio todos los exportadores nacionales habían bajado sus envíos en forma casi pareja, con la excepción del Frigorífico de Puerto Natales que creció.

En lo que a volumen se refiere, las exportaciones tuvieron una caída de cerca de 1.460 toneladas, respecto del mismo período de la temporada pasada. El producto más afectado, con cerca de 90% menos de envíos, han sido las canales de ovino congelado. Lo positivo es que este es el producto con menor valor.

“Un aspecto interesante es que ello podría significar que lo que pasó es una agregación de valor a través de la generación de cortes”, dice García.

También cayeron, pero menos marcadamente, productos como la silla, la pierna y la paleta sin deshuesar. Por otro lado, tuvieron un leve crecimiento los cortes sin deshuesar.

De acuerdo a los antecedentes del Consorcio Ovino, el precio promedio entre enero y junio fue de US$ 6.45 el kilo, lo que significó una baja de 9% respecto de igual período 2011, cuando fue de US$ 7,07 el kilo.

“Sin embargo, se espera que esta caída aumente en julio, producto de la baja estacional del precio del cordero en Europa, por una mayor oferta de producto fresco. De todas formas es esperable que esa caída de julio no se mantenga”, dice García.

Esto porque se ha visto que desde principios de agosto, y adelandándose a lo que ocurre tradicionalmente, ha comenzado a subir lentamente de precio el cordero liviano y pesado.

“De continuar esta tendencia en el mercado, se espera que los precios del segundo semestre puedan ser superiores a los del primero, tal como ha ocurrido en los últimos años. Sin embargo, los escenarios que se presentarán en el segundo semestre y el comportamiento de nuestras exportaciones dependerán en gran medida de la evolución de la crisis”, enfatiza Juan García.

Causas internas

Si bien la caída de las exportaciones puede tener causas externas, como el impacto de la crisis de Europa, también hay elementos locales que podrían estar influyendo.

Como indican en el Consorcio, a nivel nacional hubo una disminución de la faena en el primer semestre de este año, que es cuando usualmente se procesa cerca del 80% del total del año.

Así, en estos primeros meses hubo entre 600 y 680 mil cabezas menos en los mataderos -ello es 10% menos que en la temporada anterior-, lo que implica alrededor de 870 toneladas menos de carne disponible para los mercados.

La zona con mayor caída habría sido la de Punta Arenas, donde entre enero y mayo de este año la faena disminuyó en cerca de 40 mil cabezas, en el caso de las ovejas, y en cerca de 50 mil, en corderos.

García explica que el que la caída sea de hembras “sería indicador de que a comienzos de 2012 existió un fuerte impulso hacia la retención o recambio de vientres, producto de los altos precios obtenidos en 2011. Esto sólo podrá confirmarse una vez que concluya este año”, afirma.

Si bien lo que ocurra en lo que falta del año dependerá de cómo evolucione la crisis internacional, todo indica que lo esperable es que al menos se llegue a los mismos niveles de 2010 e incluso un poco mejor.

“De no producirse ninguna catástrofe, los niveles de exportación de carne serán similares a los del año 2010, con 30 a 35 millones de dólares en carne, por tanto, será mejor que en 2010, pero menos que en 2011 y los totales ovinos andarán cerca de los 65 a 70 millones para el 2012, eso sí esta vez apoyados fuertemente por la lana. Si continua el alza de precios en Europa, que se inició antes que el año 2011, podrían significar que este año faltaran nuevamente corderos”, concluye el experto.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista de Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *