15 de agosto de 2012 13:24 PM
Imprimir

Aumenta la producción cerealera en la región

La producción de cereales en América Latina llegará a los 200 millones de toneladas en 2012, casi un 4 por ciento por encima del año previo, por una mayor producción en Sudamérica.

Debido a los buenos resultados alcanzados en las cosechas de granos secundarios (maíz, cebada, avena, sorgo y otros), la producción de cereales de los países sudamericanos alcanzaría los 122 millones de toneladas en 2012, un 8 por ciento más que la temporada pasada.
Se debe, principalmente, por la buena cosecha de maíz, que alcanzaría los 68,5 millones de toneladas, un 22 por ciento más que en 2011, debido a un aumento del área sembrada y un alza en los rendimientos.
La producción de arroz, en tanto, alcanzaría en toda América Latina los 27 millones de toneladas, casi 6 por ciento menos que en 2011, por una reducción en la producción de Brasil, donde se estima una contracción de 13 por ciento, y en Argentina, con una caída del 8 por ciento.
Para el trigo, se espera una producción regional de 26 millones de toneladas en 2012, 6,5 por ciento menos que en 2011, debido a la disminución de la superficie sembrada en los principales países productores, como Argentina, Brasil y Uruguay.
A nivel mundial, en tanto, la sequía en Estados Unidos –que ha afectado al 75 por ciento de la superficie cultivada de maíz y soja–, está generando presiones al alza y volatilidad en los precios de estos alimentos, por lo que se estimaron alza de más del 30 por ciento en los precios internacionales del maíz, el trigo y la soja, entre junio y el 20 de julio de este año.

Crece la producción de cereales alternativos
En Argentina, la producción de sorgo creció un 105 por ciento, y la cebada, 200 por ciento entre las campañas 2003/04 y 2010/11.
El arroz se expandió de la mano de la diversificación de mercados. El maíz y el trigo, con subas más estables.
La producción de cereales –incluyendo arroz, cebada, maíz, sorgo y trigo– muestra, en la Argentina, una tendencia positiva: de las 33,7 millones de toneladas en la campaña 2003/04 se llegó a 47,4 millones siete años después.
De esa lista, dos cultivos mostraron en el período analizado un crecimiento significativo.
Se trata del sorgo, cuya producción se incrementó un 105 por ciento, desde las casi 2,2 millones de toneladas en la campaña 2003/04 hasta las 4,4 Mt en 2010/11; y de la cebada que, en ese período, se triplicó: desde el millón de toneladas hasta los casi 3 Mt.
En los últimos años, se está dando una revalorización del sorgo como grano forrajero, destinado, entre otros usos, a la industria de los biocombustibles.
El año 2000 fue un punto de inflexión para este cultivo, ya que comenzó a utilizarse en distintas industrias, sobre todo la de biocombustibles. Eso generó una demanda concreta y llevó a la suba de su precio internacional. De ahí que los productores argentinos se inclinen cada vez más por este cereal.
El uso forrajero también llevó a que se incremente la investigación de tecnología para este cultivo en países como Estados Unidos, Australia, India, China y Brasil, que terminaron repercutiendo en una mejora en la producción argentina.
El caso del sorgo no es aislado ya que la tendencia de crecimiento es una constante en todos los cereales, ya que seguirán aumentando cada vez más y a un ritmo más acelerado porque el mundo necesita energía, también en los alimentos.
Ocurre, como alguna vez pasó con la soja, que se expandió por la escasez de proteínas en el mundo.
Otra característica a favor del sorgo es que es un cultivo apto para suelos marginales.
A esto se suma que puede ser utilizado en invierno como forraje diferido en pie para la producción ganadera.
En el caso de la cebada, creció casi un 200 por ciento comparando la campaña 2003/04 con la 2010/11. Y va por más, ya que las estimaciones oficiales señalan que, en el presente ciclo, se llegaría a las 4,08 millones de toneladas.
La cebada forrajera también está en franco crecimiento.
En la campaña pasada, este cultivo trepó a casi 19.000 toneladas, duplicándose con respecto al ciclo anterior.
En comparación con la campaña 2003/04, el volumen de cebada forrajera se incrementó un 405 por ciento, desde las 3.730 toneladas.
Sumado a estos dos, el arroz supo ganarse un lugar cada vez más destacado entre los cereales producidos en la Argentina. En términos productivos, el volumen de este cultivo creció casi un 40 por ciento en la campaña 2010/11 al llegar a 1,7 Mt, la cifra más alta de los últimos ocho ciclos, en comparación con el período 2003/04.
En este caso, la producción de arroz creció al ritmo de la apertura de nuevos mercados. En total, se está exportando hoy a más de 40 países, entre los que se destacan Brasil, pero también Venezuela, Irak, Chile y Senegal.
La producción de maíz, en este contexto, alcanzó las 23 Mt en la campaña 2010/11, el mejor volumen de los últimos ocho ciclos. Comparándolo con lo producido en 2003/2004, el crecimiento fue del 54 por ciento, ya que ese año se habían logrado 14,9 Mt.

Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *