15 de agosto de 2012 13:46 PM
Imprimir

Venta de carne a Israel: Cuando la religión se impone en los negocios

PARAGUAY : Vender carne bovina a Israel no es igual que a otro mercado, sobre todo teniendo en cuenta el complejo proceso de faena que se exige para el cumplimiento del ritual judío, donde la consigna es que el animal sufra lo menos posible.

La etiqueta Casher (aunque es más frecuente la palabra Kosher) que recibe la carne indica que el producto respeta los preceptos de la religión judía, y, que por tanto, se consideran puros y aptos para ser ingeridos por los practicantes de dicha religión.

Roberto Blumenfeld, gerente de Frigomerc SA, explicó que todo el largo proceso para exportar la proteína roja al mercado israelí arranca con el cierre del negocio con los compradores, quienes se encargan de enviar un equipo Kosher de rabinos para el cumplimiento cabal de los preceptos judíos.

Ya definido el equipo, arriba al país productor y se instala en los corrales para la faena. Para el sacrificio se tiene en cuenta la posición del animal, porque el sacrificio debe producirse a los 10 segundos luego a la sujeción de la cabeza.

El corte debe hacerse con un cuchillo bien afilado, que debe tener por lo menos el doble del tamaño de la cabeza del animal, de modo a que se cumpla con delicadeza el degüello.

Durante el proceso no se debe permitir el sangrado completo del animal. Luego de este proceso, los rabinos deciden si el animal murió sin haber sufrido y pueden tomar la decisión de aprobar o reprobar al ejemplar.

El siguiente paso es abrir el pecho del animal, diagnosticando los pulmones aún dentro de la carcasa. El proceso de sacrificio que demanda por lo menos entre 27 a 30 personas adicionales en el frigorífico, sigue con el cuarteo para la separación del animal. La parte delantera es enviada al saladero.

Blumenfeld comentó que el quipo Kosher sigue sus actividades entre duchas y salados manuales, hasta llegar al deshuesado. Posteriormente se prepara el corte y se envasa con etiqueta en hebreo e inglés.

Este costo de producción lleva una inversión adicional de USD 200 más por tonelada, comentó Blumenfeld.

Fuente: UH

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *