15 de agosto de 2012 17:00 PM
Imprimir

Se acercan las partes en BPU, pero sigue el paro

URUGUAY : El siguiente es un artículo en base a los reportes que el periodista Álvaro Aguiar hizo al programa Diario Rural (radio Rural) los días 13 y 14 de agosto, sobre la situación que está viviendo la planta BPU (Breeders and Packers Uruguay), el cual consta de dos partes. La primera son manifestaciones del representante de los trabajadores, Federico Taranto; la segunda expresiones del gerente general de BPU, Roberto Palma.

“ME DIO UN CODAZO EN EL PECHO, ME TIRÓ AL SUELO, ME QUISO PEGAR UNA PATADA”. Una situación muy tensa se está registrando en el frigorífico de capitales ingleses BPU entre los propietarios y el gremio de trabajadores debido al supuesto envío al seguro de paro de la mitad de la plantilla de operarios, lo que llevó aparentemente a escenas de violencia física, aunque desmentida por parte de la dirigencia de dicha empresa.

Entre desmentidos y acusaciones se intentó llegar mediante una mesa de negociación a un punto de acuerdo pero el mismo fue infructuoso y en vez de acercar las partes las han alejado, con diferentes encontronazos, llegando, según la versión de algunos involucrados, a escenas de violencia.

Ello ha llevado a la paralización de las actividades, y a una serie de reuniones para intentar destrabar la situación, donde los intendentes de Flores y Durazno se han reunido tanto con los empresarios, como con el gremio, e incluso con representantes de la Foica de Montevideo, que es el sindicato que reúne a los trabajadores de la industria frigorífica.

Federico Taranto, presidente del gremio de los trabajadores de la planta de BPU, dijo que comenzaron con la medida sindical “de trabajar a reglamento tal cual nos amparan las leyes”, lo cual fue informado a la empresa, pero ésta “no quería eso” y “nosotros para evitar los forcejeos y discusiones que se estaban produciendo en la sección de desosado decidimos trabajar pero parando una hora”, explicó.

Agregó que en determinado momento “llegó Terry  Jhonson, nos dijo palabras en inglés que todos sabemos lo que significan, y cuando le pedimos a su traductor que las tradujera, se hizo el distraído”, decidiendo los trabajadores “parar la planta, hicimos sacar a todo el personal, ellos querían ingresar carne al desosado, nosotros nos opusimos y cuando yo estaba impidiendo que entrara más carne, el Sr. Roberto Palma vino con un cuarto, se dio vuelta, me dio un codazo en el pecho, me tiró al suelo, me quiso pegar una patada. También él se tiró al piso para decir que yo lo había agredido cuando yo estaba en el suelo” señaló Federico Taranto.

“NOSOTROS HEMOS CUMPLIDO CON ABSOLUTAMENTE TODO LO QUE DICE LA LEY”. El gerente general de la planta, Roberto Palma, se refiere a lo que dice son inexactitudes del presidente del sindicato como algunos trabajadores de la planta.

Al respecto explicó que “recién ayer (por el lunes 13) se habló de que había un paro en la planta, nosotros nunca lo supimos, nosotros estábamos en una negociación entre ambas partes para poder lograr poner un incentivo al desosado, nosotros hemos cumplido con absolutamente todo lo que dice la ley, con los laudos, con la productividad, nosotros estamos hablando de un incentivo para que la gente gane más plata de lo que está ganando hoy con más volumen que nosotros podríamos estar logrando”.

“A raíz de eso se suscitó todo lo que vemos hoy”, agregó.

“Algunos delegados en vez de ir a sus puestos de trabajo que son en faena, ingresaron directamente al desosado desoyendo todos los pedidos de los supervisores, que les pedían que fueran a sus puestos de trabajo. Ellos estuvieron entrando al desosado, tratando de amedrentar a la gente para que no trabajara o que lo hiciera a reglamento (y) al no obtener resultados, ellos y fundamentalmente el presidente del gremio, señor Taranto, comenzaron a poner nuevamente los cuartos en las cámaras”.

Narró Parma que los gremialistas “sacaron a la gente para afuera para que no trabajara y hoy hay 184 personas trabajando de las cuales más de 20 son agremiadas por lo cual, cuando se está diciendo que hay una lista negra o que nosotros estamos contra el gremio, eso es totalmente falso”, enfatizó.

Agregó que todos los trabajadores que quieren trabajar “lo están haciendo”.

Aclaró que “los que no pueden entrar a trabajar son aquellos que están afectados a la faena debido a que lamentablemente nosotros no estamos faenando, a lo que sucedió el viernes donde quedaron 340 animales tuvimos que delegar todas las faenas” que tenían.

“Los que están entrando a trabajar son los de la parte de desosado que es la sección que tiene producción para sacar”, subrayó Parma.

Respecto a las personas que irían al seguro de paro, el empresario fue terminante: “No se de donde salió que había 200 personas para enviar a seguro de paro, nosotros tratamos de que les llegue la información de lo que se estaba negociando. El 42% de los trabajadores son agremiados y están representados por los delegados, el resto no está agremiado y nosotros teníamos dudas de si la información de que le estaba llegando a todos los empleados era la que nosotros estábamos proporcionando”.

“El cartel lo que dice expresamente es que nosotros tenemos que llegar a un acuerdo con esta propuesta que es para que el trabajador pueda ganar más dinero y que la fábrica sea viable, si el trabajador gana mucho dinero pero la fábrica no es viable es difícil poder seguir”, razonó.

Reiteró: “No se de donde salió ese número de 200 personas al seguro de paro, en la planta hay 408 personas trabajando y para sacar la producción  hay 370, no se de donde salió ese número”.

En cuanto al paro en sí mismo Parma consideró que “una cosa es definir el querer hacer un paro y otra muy distinta el querer amedrentar a la gente para que no trabaje. Cuando los delegados se dedicaron a meter los cuartos nuevamente en las cámaras yo con otros supervisores  fuimos a sacarlos y allí fue donde Taranto se tira al piso gritando que yo le había pegado, ojalá me haya hecho la denuncia, está todo filmado así se podrá aclarar todo esto”, concluyó.

BPU: HUBO ACUERDO PERO SE EXIGE LEVANTAR LAS SANCIONES. Las declaraciones de Taranto y Palma fueron recogidas, como fue dicho, por el periodista Álvaro Aguiar. Posteriormente el diario El Acontrecer de Durazno publicó en su página web un artículo que tituló: “BPU: hubo acuerdo pero se exige levantar las sanciones”, en la que el periodista Alejandro Arrúa consigna que “las negociaciones llevadas adelante por dirigentes del Foica y patronal lograron acercar las partes, alcanzándose un principio de acuerdo para el ingreso del personal de desosado, aunque el retorno al trabajo queda pendiente hasta tanto se levanten las sanciones a cuatro miembros del sindicato local”.

La dirección de la empresa dijo que ese punto no es negociable. “No se nos va a despedir pero se plantea una pena máxima” dijo a El Acontecer el prosecretario gremial, Eduardo Bas.

El matutino consigna que se mencionan mejoras a los ingresos del “personal de abajo” de desosado, aplicándose una productividad, y se negociará el salario del personal de otras áreas.

Por otra parte la empresa descarta el envío de empleados al seguro de paro.

Fuente: Todo el Campo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *