17 de agosto de 2012 00:45 AM
Imprimir

La caída de la actividad desploma la importación de energía en la Comunitat

ESPAÑA : Pese a que junio es uno de los meses de menor cosecha de cítricos, el campo valenciano es el principal sector exportador.
La tasa de paro del 27,1% unido a los cinco años que ya ha cumplido esta crisis ha llevado a la Comunitat a una enorme paralización de su economía. Los datos de comercio exterior publicados ayer por el Ministerio de Economía certifican esta falta de impulso. El freno de la actividad se demuestra con la espectacular caída del 63,9% durante el mes de junio en las importaciones de productos energéticos, un sector en el que la Comunitat es claramente deficitaria.
En el caso del gas el desplome es del 77,9% mientras que en el petróleo y sus derivados, del 60,8%. De este modo, se ha pasado de comprar crudo y combustibles por valor de unos 327 millones en junio de 2011 a reducir esta cifra hasta los 128,3 millones de euros doce meses después.
Los automóviles, que son considerados con un indicador adelantado de la economía y muestra del poder de consumo de una región, también han sufrido un duro varapalo en el último boletín estadístico. La importación de motocicletas y automóviles ha bajado un 18,5%.
A estos descensos en el consumo energético, muestra del freno de la actividad, y de la venta de coches, que anuncian que el consumo sigue paralizado, se le une que uno de los principales motores económicos de la Comunitat está pasando por horas bajas. La exportación de automóviles, es decir, de Ford Almussafes, ha caído un 38,4% al pasar de más de 300 millones a 184,4. Este descenso viene acompañado de una caída similar, del 30,1%, en la importación de componentes del automóvil cuyas cifras absolutas han pasado de 154 millones a 108,1. Los paros en la producción, con el ERE que permite suspender 39 días de trabajo, y la pérdida del Fiesta, han dejado a la factoría sólo con el C-Max. Las buenas expectativas con la llegada del Kuga en septiembre y la Transit Connect en 2013 no permiten aún mejorar las exportaciones.
Otro factor fundamental para que el avance de las ventas al exterior haya sido de un nimio 0,5% es que la crisis afecta a toda la zona euro. El Viejo Continente se asoma a la recesión y pese a la globalización y el auge del sudeste asiático o los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) los mercados más importantes para la Comunitat siguen siendo Francia, Alemania, Italia… En el caso de España, las exportaciones han subido un 5,1%.
La caída del consumo permite a la Comunitat que las importaciones en junio caigan un 20,4% en junio (en España bajan un 1,4%), lo que tiene como resultado un saldo comercial positivo de 203 millones de euros (frente a los 2.700 de déficit en España). Para lograr este resultado, el campo valenciano sigue siendo clave.
Durante el mes de junio se exportaron cítricos por valor de 57 millones de euros y el conjunto de frutas y legumbres alcanzaron los 213 millones de euros, lo que supone una cifra superior al saldo comercial que han logrado el resto de sectores exportadores de la Comunitat. El dato es especialmente relevante al producirse en junio, uno de los meses en los que menos cosecha hay en el campo. Pese a ello, el 12,8% de las exportaciones proceden de la agricultura valenciana en el mes de junio. Ni la factoría de Ford, ni el sector de la cerámica o el que reúne a todas las industrias que se dedican a la fabricación de bienes de equipo fueron capaces en junio de alcanzar este porcentaje.
Aunque la exportación de cítricos crece un 11,4%, la Comunitat va perdiendo su suficiencia alimentaria ya que las ventas al exterior crecieron un 9,5%, casi la mitad de lo que aumentaron las importaciones. Durante el mes de junio se exportaron alimentos por valor de 301 millones de euros mientras que se importaron por valor de 244. Pese al avance del 30% de las ventas de pescado (18,7 millones), las importaciones se mantuvieron por encima de los 44 millones. La exportación de carne bajó en junio un 1,2% hasta situarse por debajo de los 10 millones de euros mientras que las importaciones subieron un 6,1% hasta los 16,3% millones. Dentro del capítulo de otros alimentos, las ventas al exterior bajaron un 2,8% hasta los 41,7 millones mientras que las compras crecieron un 13,4% hasta los 87,3 millones.
Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *