17 de agosto de 2012 15:46 PM
Imprimir

Por sequía, Estados Unidos producirá un 17 por ciento menos de maíz, y el 12 por ciento menos de soja

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) volvió a confirmar, en el último de sus informes, las notables pérdidas por sequía acontecidas en esta campaña 2012/13 en los principales cultivos de verano estadounidenses, noticia ya bastante asimilada por el mercado, pero confirmada por el organismo oficial estadounidense.

En efecto, el USDA reveló que la campaña de maíz de ese país apenas alcanzará los 273,8 millones de toneladas, una baja productiva intermensual de 55,6 millones de toneladas, ó del 17 por ciento en relación con lo expresado en julio.

Los rendimientos esperados ahora alcanzan solamente a 7.740 kilos por hectárea. En la campaña 2011/12, Estados Unidos obtuvo una producción de 314 millones de toneladas. Con anterioridad a este informe, los operadores aguardaban en promedio una cifra de 280 millones de toneladas.

En soja, la cosecha alcanzará los 73,26 millones de toneladas, un 12 por ciento menos que la estimación conocida en julio, con un rendimiento promedio estimado de 2.427 kilos por hectárea. En la campaña precedente, Estados Unidos produjo 83 millones de toneladas.

Las disponibilidades de soja en relación con el uso resultan las más comprometidas desde 1988 y esto se agrava por la circunstancia de no haberse logrado en la campaña 2011/12 una adecuada productividad en nuestra región.

La producción de la totalidad de variedades de trigo norteamericano alcanzará los 61,7 millones de toneladas, lo que refleja un moderado crecimiento de mes a mes del 2 por ciento, con un rendimiento promedio de 3.125 kilos por hectárea. Los operadores aguardaban una proyección mayor a la anunciada, del orden de los 76,6 millones de toneladas.

En el contexto internacional, y como consecuencia de la fuerte caída productiva norteamericana, la estimación mundial de maíz de la presente campaña fue proyectada en 849 millones de toneladas, un 6,2 por ciento inferior a la de julio. En el balance de oferta y demanda internacional hay importantes ajustes en el consumo total que, de todas maneras, no impiden que las existencias finales mundiales declinen un 8 por ciento en relación con julio, con una nueva estimación de 123,3 millones de toneladas.

En trigo, la producción mundial declina ligeramente en este mes a 663 millones de toneladas, crece el uso como forraje y las existencias finales declinan un 3 por ciento a 177 millones de toneladas.

La producción mundial de soja de la próxima campaña se recorta en un 2,5 por ciento en relación con julio, con una proyección de 260,5 millones de toneladas. Pese a la caída productiva estadounidense el mercado apuesta a una importante recomposición en Sudamérica. Para Brasil, el USDA vuelve a incrementar su proyección en tres millones de toneladas, con una nueva estimación de 81 millones de toneladas que, de materializarse, logrará superar holgadamente a Estados Unidos por primera vez en la historia. La producción paraguaya, según el USDA, se duplicará en esta campaña con una nueva estimación de 8,1 millones de toneladas.

La demanda de soja declina también en este informe en la misma proporción que la producción. Las importaciones por parte de China, motor del crecimiento en las cotizaciones de la oleaginosa, declinan en este informe de 61 millones de toneladas a 59,5 millones, que de todos modos resultan superiores a las de la campaña precedente en 2 millones de toneladas.

En relación con las proyecciones productivas de nuestro país, el USDA reportó que en la próxima campaña sojera se obtendrán 55 millones de toneladas, sin cambios en relación con lo informado en julio. En trigo, la producción estimada sufre en este informe un recorte de 500 mil toneladas, con una estimación de 11,5 millones de toneladas.

La estimación de maíz crece en este informe 3 millones de toneladas, con una proyección de 28 millones de toneladas, aun distante de las perspectivas de varios analistas privados que auguran una producción más amplia, como consecuencia de la relación favorable de los precios del maíz respecto de los de la soja.

A partir de este informe, que será seguido de otros seguramente peores que irán confirmando la mala campaña de Estados Unidos, habrá que evaluar cuánto de estas malas cifras productivas ya se encuentra incorporado en las cotizaciones actuales.

Otro aspecto a considerar es la convalidación de mayores precios por parte de la demanda, habida cuenta del contexto de escaso crecimiento económico que se registra en varios países demandantes.

También, existe alguna percepción que el tamaño de la cosecha de soja se podría expandir en informes venideros, si la situación climática de lo que resta del mes de agosto mejorase. Además, el mercado ya anticipa mejores cosechas sudamericanas como consecuencia de las actuales cotizaciones.

Finalmente, en la actualidad los precios de todos los granos se ubican en niveles históricamente altos, incluso a contramarcha de las cotizaciones de otras materias primas, con muchos fondos especulativos manteniendo posiciones de compra en commodities granarios.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Informe de Panagrícola

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *