18 de agosto de 2012 12:05 PM
Imprimir

Señal de la industria de la carne ovina desestimula a productores

URUGUAY : A pesar de que en agosto seguirá creciendo la oferta de corderos porque salen muchos animales de las invernadas, la industria alineó los valores de esta categoría en U$S 3,50 por kilo, dando una señal que desestimula a los productores y determinando que el valor del cordero se viniera abajo esta semana

 En los años anteriores, la industria frigorífica local había orientado sus acciones promoviendo que durante el invierno apareciera una buena oferta de corderos, buscando desestacionalizar la oferta y poder atender mejor sus negocios. Los productores saben responder a esos estímulos y la oferta de corderos creció durante junio y julio de este año. Según las estadísticas, el volumen faenado aumentó 25% en lo que va del año. Sorpresivamente, la industria frigorífica alineó los precios esta semana a U$S 3,50 por kilo sólo para los corderos, cuando se presume que la oferta continuaría subiendo. Para los productores, ese es un mensaje contradictorio y una mala señal que desestimula la producción y la recuperación del stock. Las majadas están pariendo, tienen buena sanidad y el clima ayuda a la oveja. Es un año donde la cantidad de mellizos crece y en promedio es del 20% en la majada, pero llega –en algunos casos–, hasta el 50%, según los datos de las ecografías. Semanas atrás, se hacían negocios a entre U$S 3,80 y U$S 4 por kilo en caso de los corderos, pero ya la semana pasada algunas plantas no pasaban precio y otras no operaron. De alguna forma se estaba insinuando la actual baja de valores.
Los frigoríficos aducen el ajuste de precios a la crisis del mercado europeo –donde van los cortes de alto valor–, un hecho que no es nuevo porque se viene arrastrando durante meses. El problema se presenta en los negocios pactados para el futuro. En lo que va del año, la tonelada de carne ovina exportada por Uruguay cayó 12,48% al cotizar a U$S 4.256 frente a los U$S 4.863 que se pagaba (siempre en promedio) a igual fecha del año pasado. Las ventas a la Unión Europea cayeron 35,3% en el mismo período de la comparación, siempre según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Hoy el que apuntala los precios del cordero es Brasil, donde las ventas aumentaron 47,3%. Pasaron a 2.845 toneladas –dato parcial registrado a agosto de 2012– frente a las 1.931 toneladas que la industria había comercializado a igual fecha del año pasado.
igual
Con la reciente baja a U$S 3,50 por kilo, el precio del cordero queda a la par del del novillo, al que siempre había superado. Hay que remontarse a 2005 para encontrar una situación similar. Ese año el precio del cordero bajó y a los productores que invernaron corderos en marzo les fue muy mal. Ahora, el que compró corderos a U$S 40 o U$S 50 y los engordó, no recupera la plata, pese a los kilos del ganado. En otros casos, los invernadores logran más kilos y sacan animales más pesados hacia el frigorífico para poder mejorar la ecuación económica.
“Cuando el precio del cordero se iguala con el del novillo es probable que el productor destine la pastura al vacuno”, aseguró a El País Carlos Salgado, analista del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL). “En 2006, 2007 y 2008, años en los que el cordero valió menos que el novillo gordo, hubo una caída en el stock. Eso fue lo que sucedió históricamente”, aseguró Salgado.
Cómo tomará el productor esta señal de la industria, crisis mediante, es en estos días la pregunta del millón. En el peor de los escenarios, la producción de corderos bajaría y el stock de lanares que estaba recomponiéndose podría volver a caer. Habrá que esperar que el mercado otorgue una nueva revancha.
Golpe de mercado
Se estima que la oferta de corderos volverá a crecer este mes, manteniendo el ritmo que registró en los dos meses anteriores. En muchas empresas, los corderos que están en los semilleros de trébol blanco y en los sistemas agrícolas donde se hacen verdeos (pasturas) entre un cultivo granario de primera y otro de segunda, se sacarán gordos este mes.
En el caso de los sistemas agrícolas, donde el lanar es una herramienta de manejo y no un fin productivo, se sacan los corderos y se aplica herbicida para preparar la chacra de cara al nuevo cultivo de granos. El engorde de corderos también es una herramienta de manejo en las invernadas que se hace en los sistemas arroceros, previo a la preparación del suelo para una nueva zafra. Todos los productores que usan estas estrategias hoy serán rehenes del mercado y la reciente baja en el precio del cordero gordo pegará fuerte en los números de las empresas.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *