20 de agosto de 2012 12:55 PM
Imprimir

Exportacion de carne en la Argentina, en siete años cayo un 75% y cerraron 121 frigorificos

Un estudio que analizó el mercado desde que arrancó la intervención oficial, en 2006, dice que por las ventas al exterior el sector podría haber generado el doble de ingresos.

La Argentina exportará este año sólo un cuarto del volumen de carne vacuna que envió en 2005, el último año en el que esas operaciones estuvieron liberadas antes de que el gobierno nacional impusiera, primero, un cierre total y luego, una cupificación de esos envíos al exterior.
Según un informe elaborado por el ex vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Néstor Roulet, las exportaciones proyectadas para 2012 arrojan un total de 189.000 toneladas (res con hueso) contra las 775.000 toneladas comercializadas hace siete años. Esto implica que la Argentina exportará tan sólo un 25% de la carne que exportó en 2005.
Actualmente, las exportaciones de carne precisan una autorización que se plasma en los llamados Registros de Operaciones de Exportación (ROE), que otorga la Uscesci (Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno). Esta entidad reemplazó a la Oncca (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario) en febrero de 2011, cuando el organismo fue disuelto en medio de cuestionamientos por presuntas irregularidades en el pago de compensaciones cuando lo conducía el actual titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.
Según Roulet, por este control en las ventas la Argentina “no sólo exportó menos, sino que desaprovechó el enorme aumento que tuvo la tonelada de este alimento”.
En 2005, el valor promedio de la tonelada de carne vacuna exportada desde la Argentina rondaba los u$s 1.790, mientras en la actualidad ese valor es tres veces mayor, ubicándose en u$s 5.260 por tonelada.
Si se hubiese mantenido el volumen de exportaciones de 2005 en los años siguientes, los ingresos totales entre 2005 y 2012 hubiesen alcanzado los u$s 22.517 millones. El cálculo resulta de multiplicar 775.000 toneladas por los precios promedio de cada año.
Pero por la baja de los volúmenes de venta, los ingresos del período, según Roulet, alcanzaron los u$s 11.575 millones. “Es decir que, la pérdida de ingresos de divisas por intervención de los mercados cárnicos por parte del gobierno nacional a partir del 2005 fue de alrededor de u$s 11.000 millones”, concluye el informe.
.Si bien actualmente la crisis en Europa y los altos precios hacen que haya caído la demanda por parte de este destino que consume carnes argentinas de calidad, la pérdida de los últimos años por la restricción de la oferta debido a los controles se hizo sentir en todo el negocio cárnico nacional.
Citando datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) , Roulet enumera que en estos años de intervención el saldo fue de un total de 121 frigoríficos cerrados y cerca de 12.600 desempleados; 12,5 millones de cabezas de ganado menos entre 2008 y 2012 y una caída del 30% de la faena y la consiguiente restricción de la oferta de carne en el mercado.
Con todo, los altos precios consiguientes, que según el informe aumentaron cerca de 150%, recortaron fuertemente el consumo nacional, que pasó de 68 kilos por habitante por año en promedio a los 57,5 kilos actuales.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *