21 de agosto de 2012 00:06 AM
Imprimir

“Destruyeron 1.500 puestos de trabajo”

Economias regionalisis en crisis.

En junio pasado, el país y el gobierno tomó conocimiento de la profunda crisis en que se debatía la producción olivícola. Hubo grandes anuncios y hasta la presencia en La Rioja de funcionarios nacionales. Pero nada cambió y miles de productores, industriales y trabajadores agonizan esperando soluciones a corto y largo plazo. El pico fue el cierre preventivo de Agroaceitunera Nucete, la más grande del país, por represalias de Brasil. Pero ahora Brasil autoriza un cargamento de vez en cuando y mientras, las aceitunas y aceite de oliva de España y Perú ganan terreno allí.

El gobierno provincial paga 8 días de salario más el 5% de productividad a los 500 trabajadores de esa empresa, que ya no abre los sábados y a veces tampoco jueves y viernes. Si no fuera así Nucete “argumenta que tendría que despedir a la mitad del personal”, explica a Clarin la titular del Sindicato de la Alimentación, Antonia Reynoso de González. Omar Muga (UATRE) ve un panorama más sombrío: “Tenemos 12 empresas en procedimiento de crisis y este año perdimos 1.500 puestos de trabajo fijo porque no se levantó la cosecha. Encima los pocos que quedan no cobran el salario familiar porque superan el mínimo”. Emilio Caimi (Cámara Olivícola) dice: “Mientras los precios internacionales se mantienen estables, los costos internos crecieron un 300 % en cinco o seis años” apunta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: iEco

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *