21 de agosto de 2012 10:09 AM
Imprimir

Recibidores de granos podrían entrar en conflicto si no acuerdan paritaria

La distancia con las empresas es sideral, piden aumentos del 30% pero les ofrecieron el 5%, dicen que por mezquindad de cerealeras.
La Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA), que conduce Alfredo Palacio, declaró este lunes el estado de “alerta y movilización” ante el estancamiento de las negociaciones paritarias y en rechazo a la oferta del 5 por ciento que la cámara de Empresas de Control de la República Argentina (CADECRA) hizo a los trabajadores. El gremio reclama un 30 por ciento de recomposición.

Alfredo Palacio, secretario general del sindicato de los recibidores argumentó que “teníamos acordada una reunión con CADECRA sobre el tema salarial y nos avisaron telefónicamente a último momento que no asistían, comunicándonos la oferta de un 5 por ciento” de aumento. 

Para el gremialista se trata de “una cifra ridícula e irracional” ya que “está sumamente lejos de cualquier paritaria actual de la actividad, es una burla”, resumió. Palacio indicó que el aumento a percibir “no debería ser menor al 30 por ciento”. 

El sindicalista, alineado con el peronismo que expresa el Momo Venegas recordó que los trabajadores del gremio que representa “realizan tareas como control de calidad y peso en embarque de cereales oleaginosos, subproductos y todo tipo de mercaderías incluidos minerales, fertilizantes, combustibles en  exportación o importación”.

La cámara de control argumentó su oferta trasladando la responsabilidad al Centro de Exportadores de Cereales (CEC) que, dicen, no les aumentará tarifas situación los restringe a dar una oferta salarial superior. 

La cámara y el centro de exportadores “deben confluir para dar una respuesta sensata al reclamo de recomposición salarial y mejoras de la condiciones laborales”, resaltaron desde el gremio. 

Históricamente el centro de exportadores fue el signatario y en 1975 incluyó a las compañías de control, pero a partir de la derogación del convenio a través del Decreto 817/92 el CEC se autoexcluyó de las negociaciones. “La URGARA mantuvo la posición de que sean parte, logrando a partir de 2005 que el Ministerio de Trabajo haga de alcance a toda la actividad exportadora”, explicó Palacio.

Para el sindicalista “las empresas de control nucleadas en la cámara borran con el codo lo que han firmado con la mano, ya que existe un sinnúmero e expedientes en el ministerio por incumplimientos al convenio y la legislación laboral, siendo responsables los exportadores  de esos incumplimientos. Esperamos un acuerdo convencional y colectivo con el centro de exportadores como signatario del mismo. Esta condición para la URGARA no es negociable” afirmó Palacio.

El gremialista, en tanto advirtió que “estamos evaluando con los compañeros de la actividad las medidas a adoptar en caso de no tener respuestas a nuestros legítimos reclamos, la variable de ajuste no van a ser los trabajadores”.
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *