22 de agosto de 2012 18:11 PM
Imprimir

Las vacunas de ADN comienzan a ser una realidad para luchar contra el cáncer canino

Un trabajo de revisión señala la electroporación como la técnica de elección para mejorar resultados.

Ya hace dos años que la Food and Drug Administration aprobó una vacuna ADN contra el melanoma canino. Durante este tiempo han continuado las investigaciones para conseguir productos eficaces y de administración clínica sencilla. Un equipo italiano ha publicado en OncoImmunology un artículo que revisa lo hecho hasta ahora.

Un equipo italiano formado por científicos de las universidades de Annunzio, Turín, Camerino y Bolonia ha publicado un artículo* que revisa la situación actual de las vacunas de ADN para combatir el cáncer en perros.

Hace ya dos años que la Food and Drug Administration (FDA) norteamericana aprobó la comercialización de una vacuna contra el melanoma canino, y las investigaciones para conseguir productos eficaces y que se puedan administrar de forma sencilla en la clínica han continuado desde entonces.

Según los autores de este artículo, la electroporación es uno de los sistemas más eficaces para conseguir que los antígenos vacunales, que son oncogenes incluidos en plásmidos, desencadenen una respuesta inmunitaria humoral y celular protectora. La electroporación consiste en administrar estimulación eléctrica de forma controlada en la zona de inyección del biológico, de forma que las membranas celulares se permeabilizan y los plásmidos vacunales pueden penetrar en las células con más facilidad y estimular la respuesta inmunitaria de forma mucho más intensa y adecuada.

El equipo de Federica Cavallo, una de las autoras del estudio, ha conseguido unos buenos resultados experimentales con administración del plásmido HuRTErbB-2 y electroporación en perras sanas y en perras que habían sido operadas de cáncer de mama. El mismo equipo está llevando a cabo otro estudio de campo para comprobar la eficacia de otro plásmido cargado con el gen del proteoglucano-4 condroitín sulfato (CSPG4) humano, una molécula que se expresa de forma muy intensa en los melanomas caninos pero de forma limitada en tejidos normales. La administración de la vacuna experimental acompañada de electroporación ha conseguido que los perros (71 animales con melanoma maligno positivo a CSPG4 y sin metástasis, que se les extirpó quirúrgicamente) hayan desarrollado anticuerpos contra el gen del CSPG4 humano, lo que demuestra que la reacción inmunitaria producida consigue romper la tolerancia del organismo para esta sustancia. Parece que la intensidad de esta respuesta inmunitaria se correlaciona con el tiempo que puede tardar el tumor en recidivar y el periodo de supervivencia de los pacientes. El artículo que detallará todos estos resultados está en preparación.

*Manuela Iezzi, Elena Quaglino, Augusto Amici, Pier-Luigi Lollini, Guido Forni and Federica Cavallo. DNA vaccination against oncoantigens. A promise. OncoImmunology 1:3, 316–325; May/June 2012; G 2012 Landes Bioscience

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: PV

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *