22 de agosto de 2012 21:12 PM
Imprimir

Mercados en calma, ¿presagio de tormenta?

Debido a la caída en la producción de maíz, Estados Unidos redujo su consumo interno para alimento y para etanol, y deberá aumentar la importación. China anunció que le resulta caro importar el maíz desde Estados Unidos y que el cereal de origen argentino es más económico.

Tras la sequía en Estados Unidos, China aparece ahora como uno de los principales factores en el mercado de maíz. Recordemos los cambios que efectuó el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) en su informe del pasado viernes.

En primer lugar confirmó lo que el mercado esperaba: redujo en 55 millones de toneladas la producción de maíz estadounidense con respecto a su estimado del mes anterior.

Sin embargo hubo dos cambios que hay que tener muy en cuenta y tienen que ver con el balance de oferta y demanda interno en los Estados Unidos.

Como una forma lógica de analizar el comportamiento del mercado doméstico, el Usda redujo el consumo interno de maíz en 30,3 millones de toneladas y ahora estima un consumo interno total (alimentos balanceados y producción de etanol) de 252 millones de toneladas contra 282,46 millones del mes anterior y 278 millones de la campaña pasada.

Ya hay pedidos al gobierno estadounidenses desde varios frentes; la empresa Cargill fue citada en un artículo en The Washington Post pidiendo la revisión de la política de biocombustibles.

La realidad indica que el consumo de maíz para etanol se va a reducir en forma automática y dramática por la sencilla razón que no hay suficiente maíz para satisfacer en forma simultánea la demanda de maíz para alimentos y para la producción del biocombustible.

Cambio de rol

Ni las plantas de etanol podrán consumir el 100 por ciento del maíz proyectado a comienzos de la siembra, ni las plantas de alimentos balanceados podrán tampoco cumplir con el volumen de consumo total inicialmente estimado.

En el plano internacional, el otro ajuste efectuado por el Usda ha sido el aumento de las importaciones de maíz de Estados Unidos, hasta casi dos millones de toneladas.

Este cereal es muy probable que provenga de Brasil y de Argentina, de hecho hace un par de semanas se dio a conocer una venta de maíz brasilero a los Estados Unidos.

Este dato, que la primer potencial mundial productora y exportadora de maíz, deba importarlo, es un factor de mercado potencialmente bajista para Chicago, pues ayuda a abastecer su mercado interno, pero alcista para el mercado internacional, al generar más demanda en los principales países exportadores.

Por su parte, otro gigante consumidor de maíz China confirmó esta semana que le resulta mucho más caro importar maíz de Estados Unidos, y mucho más barato importarlo de la Argentina. Nuestro país ya tiene autorización del gobierno chino para poder exportar maíz a dicho destino, y este es hoy uno de los principales factores de mercado.

En el periodo enero-julio del presente año, el 98 por ciento del maíz importado por China provino de los Estados Unidos, el equivalente a un total de 2,41 millones de toneladas. Pero ahora resulta mucho más competitivo importar maíz de Sudamérica (Brasil y Argentina), o de algunos países Europeos.

Sin embargo hay que destacar que Europa también ha sufrido un verano seco con elevadas temperaturas, y en este sentido esta semana se conoció el informe de Strategy Grains en el cual reduce la producción de maíz de Europa en siete millones de toneladas.

 

 

La última palabra

A pesar del análisis técnico del mercado que indica un baja real en el precio de la soja, la última palabra la tendrá la evolución del clima en Sudamérica que podrá confirmar o no una cosecha récord de 150 millones de toneladas.

 

/// EL DATO

 

 

 

Ventajas de maíz

Hay que destacar que el maíz tiene una tendencia en el mercado internacional mucho más positiva y alcista que la soja, donde la posición marzo 2013 esta cotizando 43 dólares ton por debajo de la posición septiembre 2012.

Chicago ve una gran recuperación de la producción de soja de Sudamérica, que podría compensar con creces la pérdida en la producción de soja estadounidense. De ahí el motivo de esta fuerte baja en los precios de la soja para la nueva cosecha.

Fuente: Pablo Adreani

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *