23 de agosto de 2012 16:53 PM
Imprimir

Expulsan a Frigoyí de la Cámara de la Industria Frigorífica

URUGUAY :   La Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) expulsó de su lista de asociados a Frigoyí (Bilacor S.A.) amparándose en que incumplió los estatutos, luego que el Instituto Nacional de Carnes (INAC), detectara una maniobra que le hizo ganar dinero a costa de los productores y lo multara. La empresa fue sancionada por el […]

URUGUAY :   La Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) expulsó de su lista de asociados a Frigoyí (Bilacor S.A.) amparándose en que incumplió los estatutos, luego que el Instituto Nacional de Carnes (INAC), detectara una maniobra que le hizo ganar dinero a costa de los productores y lo multara.
La empresa fue sancionada por el Instituto Nacional de Carnes (INAC) con la multa más alta de los últimos 40 años –15.000 Unidades Reajustables que equivalen a U$S 410.000– “por haber manipulado las taras (peso de las roldanas) en el puesto cuatro”, la balanza que se usa para pagar el ganado a los productores conocida en el ambiente como segunda balanza” según informó en rueda de prensa el presidente del INAC, Luis Alfredo Fratti.
El titular de la CIF, Alberto González, dijo a El País que el episodio no le quitará credibilidad a la industria frigorífica uruguaya ante los productores y aseguró que “el sistema de cajas negras implantado por INAC se robustece, porque la falta se detectó a través de esa tecnología”.
Las gremiales de productores nucleadas en la Junta Directiva también defienden el sistema de cajas negras y comparten la visión del fortalecimiento de esta herramienta.
Martín Piñeyro, uno de los tres propietarios de Frigoyí. dijo al programa Valor Agregado de radio Carve que la empresa se maneja con las herramientas que tiene a disposición desde que se reflotó la planta (comenzó a funcionar en 2009) y aseguró que “no se cometió ningún ilícito, ni alteración en las balanzas de ningún tipo”. Según la información del INAC, las taras (peso de las roldanas) aplicadas en el puesto cuatro no se correspondían con las acordadas y usadas en el sistema de cajas negras.
Piñeyro aseguró que desde que la empresa arrancó “partimos usando diferentes tipos de roldanas (donde se cuelga la media res) que no eran homogéneas” ya que “nuestro crecimiento no nos permitía porque había que destinar el dinero para otras cosas”.
“Estamos totalmente tranquilos con nuestro accionar en la cuarta balanza, no hubo dolo de ningún tipo. Nuestros rendimientos son iguales o superiores a los del resto de la industria desde que comenzamos a trabajar hace tres años y matábamos ganado de muy baja calidad porque no teníamos mercados”, agregó.
Dijo que Frigoyí pagó la multa “para no entrar en discusión con el INAC. Tomamos esa decisión para seguir funcionando. Lo que hicimos fue omitir comunicar al INAC que usábamos roldanas de distintos pesos”.
COMPRADO EN EL 2007
La planta de Frigoyí (Bilacor S.A.) comenzó a funcionar en 2009, usando parte de la estructura del edificio del viejo frigorífico que fue puntal en el departamento de Durazno y había surgido en la década del `60 y `70. Fue reflotada por los empresarios Martín Piñeyro, Diego Caballero y Giancarlo Bordolli luego de tres décadas de paralización. La compraron en febrero de 2007 a través de un remate judicial. El grupo inversor adquirió la planta y el predio de 35 hectáreas por U$S 460.000.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Telegrafo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *