23 de agosto de 2012 17:14 PM
Imprimir

La importancia del manejo a corral de terneros destetados precozmente

URUGUAY : El manejo a corral de terneros destetados precozmente comenzó a ser estudiado en la Unidad de Producción Intensiva de Carne (UPIC), a partir de las pariciones de la primavera de 2010, con el objetivo de comenzar a generar a nivel experimental, indicadores y coeficientes técnicos que contribuyeran a la toma de decisiones con relación a la aplicación de esta técnica. A continuación se resume parte de la información obtenida a la fecha.

El ingeniero agrónomo Alvaro Simeone, explicó en oportunidad de la jornada realizada la semana anterior en el salón Egeo de Paysandú, que se trabajó con terneros provenientes del rodeo de cría experimental de vacas Hereford, donde el destete precoz viene siendo aplicado en forma estructural desde el año 1997. Desde el punto de vista práctico, el protocolo de manejo al destete, tanto en lo que respecta al aspecto sanitario como al de transición a la dieta sólida fue el mismo que el aplicado a terneros que posteriormente han sido suplementados sobre pasturas: destete de terneros con un peso mínimo de 70 kilos y 60 días de edad, y adaptación en mangas a la dieta sólida durante 10 días, en base a heno de alfalfa y ración comercial para terneros de destete precoz (19% proteína cruda, PC), de forma de lograr, al final de dicho período, un consumo uniforme de alimento representando en torno al 1% del peso vivo de concentrado y cantidad variable de heno (en torno al 0,5% a 0,7% del peso vivo animal que se va ajustando según demanda de los terneros).
Seguidamente, si el manejo posdestete fuera a realizarse a pasto, los terneros pasarían de las mangas al potrero, donde serían suplementados diariamente a razón del 1 a 1,5% del peso vivo. En un planteo de alimentación a corral, el mismo animal deberá continuar encerrado. En tal sentido la fase de transición a la dieta sólida es sucedida por un período de adaptación a la dieta de corral, cuyo objetivo será ir aumentando la cantidad de concentrado hasta alcanzar gradualmente la relación forraje/concentrado en la dieta de corral y el nivel de consumo propuesto. En el caso de los destetes realizados en la UPIC, los terneros fueron trasladados desde las mangas hacia los corrales en, donde fueron gradualmente introducidos a la dieta de corral.
Las dietas fueron formuladas para un aporte promedio de 17-18% PC y 2,7 Mcal/kg de energía metabolizable (EM), variando la relación voluminoso concentrado entre 20:80 y 8:92, dependiendo del tipo de voluminoso. Debido al alto contenido de concentrado de las dietas evaluadas experimentalmente en la UPIC, el período de introducción a estas dietas fue variable entre 14 a 21 días, registrando los terneros en media una ganancia de 0,5 kilo/día durante ese período de adaptación.
En términos generales, la duración de este período será variable, dependiendo del tipo de dieta. Para el caso de un ternero de 80 kilos de peso vivo, planteándose como objetivo al fin del período de acostumbramiento estar consumiendo una dieta con 80% de concentrado, siendo el voluminoso heno de pradera y pensando en un consumo equivalente al 3% del peso vivo, la duración del período de adaptación estará en torno a los 14 días.
Los terneros fueron manejados en las instalaciones de la UPIC, consistentes en corrales a cielo abierto con piso de tosca (3 m2 por animal), contando cada corral con un comedero (30 cm lineales por animal) y un bebedero con oferta de agua a voluntad. Por realizarse el destete en el período estival, cada corral estuvo provisto de un área de sombra (1,5 m2 por animal).
Como parte del manejo de rutina del rodeo experimental, a partir de los registros de fecha de parto, peso al nacimiento y peso al destete, se estimó la edad al destete y ganancia diaria de peso vivo pre-destete. Posteriormente, durante el manejo a corral los animales fueron pesados cada 14 días sin ayuno, y el consumo diario de materia seca fue estimado como la diferencia entre la cantidad de alimento ofrecido y el residuo presente en el comedero. La ganancia de peso a corral fue estimada a partir de la regresión del peso vivo en el tiempo.
alimentación
El período de alimentación a corral fue en media de 70 días, registrándose una ganancia diaria promedio de 1,226 kilo/día, para un consumo 4,5 kilo de Materia Seca (MS)/animal. Para dicho período, la eficiencia de conversión de la dieta fue 3,7 kilos de MS consumida por cada kilo de peso vivo ganado. Este valor hace referencia a la eficiencia con que el ternero convierte la totalidad de la dieta consumida, a diferencia del valor de eficiencia de conversión del suplemento que, en condiciones de pastoreo, refiere a la eficiencia con que el ternero convierte el suplemento por unidad de ganancia adicional respecto a no suplementar.
Variaciones en la ganancia diaria, eficiencia de conversión o peso final observadas en la base de datos analizada, pueden ser atribuidas a variaciones en la oferta de alimento, la relación voluminoso/ concentrado que afecta a la concentración de nutrientes de la dieta, la fuente proteica, o bien a factores de manejo tales como la forma de suministro del alimento o el acceso a sombra, producto precisamente de diferentes tratamientos evaluados experimentalmente en la UPIC, cuyos resultados han sido presentados en las publicaciones de las jornadas anteriores.
Asimismo, variables relacionadas al animal, tales como el peso vivo y edad al ingreso al corral, la ganancia previa al pie de la madre o el sexo, podrían estar incidiendo en los resultados presentados. Para el conjunto de datos analizados la ganancia de peso vivo en el corral varió dependiendo del peso y la edad del ternero al ingreso al corral, así como del manejo de la oferta de alime
nto (controlado o a voluntad. Otras variables, tales como la ganancia pre-destete o el sexo del ternero no incidieron en la performance. La eficiencia de conversión del alimento en el corral (EC, kilo consumido por kilo peso vivo ganado) mejoró a medida que incrementó el PV de ingreso al corral en tanto el efecto fue contrario al incrementarse la edad y los días de permanencia en el corral. No se observó relación significativa con la ganancia de peso predestete, ni con el manejo de la oferta de alimento.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Telegrafo

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *