24 de agosto de 2012 14:29 PM
Imprimir

Un nuevo tratamiento del síndrome de fragilidad ósea equina a base de zoledronato da buenos resultados

El problema apareció en 2004 asociado a silicosis en caballos de California.

El síndrome de fragilidad ósea equina es un proceso irreversible que se asocia a la silicosis en caballos. Sólo ha sido documentado en animales de California, en Estados Unidos, y parece ser una tipo de osteoporosis relacionado con el problema pulmonar.

La web TheHorse.com informa de los avances en el tratamiento del síndrome de fragilidad ósea equina utilizando zoledronato, un biofosfonato que contiene nitrógeno y cuyas propiedades beneficiosas se han observado en el tratamiento de la resorción de hueso en seres humanos. Un equipo de investigadores de la Universidad de California-Davis (Estados Unidos) han publicado un artículo* en el JAVMA en el que detallan sus hallazgos.

El síndrome de fragilidad ósea equina o BFD (bone fragility disorder, en inglés) se ha documentado hasta ahora, desde su descubrimiento en 2004, solamente en caballos de la costa norte del estado de California y tiene una distribución geográfica similar a la silicosis pulmonar, una enfermedad respiratoria de los caballos producida por la inhalación de polvo de ciertos tipos de silicatos que sólo están presentes en determinadas áreas.

Los síntomas de los équidos que sufren BFD son anquilosamiento generalizado, intolerancia al ejercicio, cojera, lordosis, posiciones anormales, pérdida de peso y rigidez articular de la columna verteblar. La causa concreta del síndrome todavía no ha podido determinarse, a pesar de que sí se ha visto que se asocia a la presencia de silicosis.

El tratamiento que se utilizaba hasta ahora estaba basado en luchar contra los síntomas del síndrome, mediante la administración de antiinflamatorios no esteroideos y corticoesteroides, reposo y traslado de los caballos a otra zona geográfica donde no haya peligro de que sufran silicosis pulmonar. Con todo, sólo se conseguía que los síntomas mejoraran de forma transitoria.

Los autores del nuevo estudio, que ha incluido a 10 caballos con BFD, han comprobado que la utilización de zoledronato por vía endovenosa mejora las cojeras (nueve de los 10), los resultados de los escáneres óseos llevados a cabo (mediante escintigrafía, ocho de los 10) y hace que los síntomas en general sean más leves. El tratamiento fue único y la evaluación se hizo antes y seis meses después del mismo: ninguno de los caballos recibió otro tratamiento en ese periodo.

El estudio ha contado con una población experimental muy pequeña y no ha incluido un grupo control, por lo que los autores sugieren que es necesario investigar más sobre la eficacia de este nuevo tratamiento.

*Katzman SA, Nieto JE, Arens AM, MacDonald MH, Puchalski SM, Galuppo LD, Snyder JR, Maher O, Bell RJ. Use of zoledronate for treatment of a bone fragility disorder in horses. J Am Vet Med Assoc. 2012 Jun 1;240(11):1323-8.

Fuente: PV

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *