27 de agosto de 2012 17:21 PM
Imprimir

Aún con datos fundamentales alcistas, al mercado le cuesta subir

El mercado de granos cuenta hoy con mayoría abrumadora de datos alcistas. Sin embargo los precios muestran dificultades para seguir la suba. La gran posición comprada de fondos y la sensación de que los precios ya subieron demasiado podrían estar por detrás de esto. Sin embargo en este contexto cuesta pensar en un ajuste bajista […]

El mercado de granos cuenta hoy con mayoría abrumadora de datos alcistas. Sin embargo los precios muestran dificultades para seguir la suba. La gran posición comprada de fondos y la sensación de que los precios ya subieron demasiado podrían estar por detrás de esto. Sin embargo en este contexto cuesta pensar en un ajuste bajista duradero, lo más probable es que veamos volatilidad, pero con mercados entonados.

Desde el frente local los atractivos precios de los cereales sorprenden. Queda poco trigo para vender, pero mucho maíz y la pregunta del millón es si pueden darse subas adicionales o si a estos precios hay que actuar con premura. Nos inclinamos más lo primero que lo segundo.

En el caso de soja el diferencial entre cosecha vieja y nueva es cada vez mayor y responde a una situación de oferta muy restringida en la campaña 2011/12, pero que mejoraría sin llegar a niveles cómodos en el año próximo. Esta mejora implica que los precios no deberían repetir los niveles de 400 U$S/tt, pero que deberían sostenerse en niveles elevados, seguramente por encima de los 300 U$S/tt (en un escenario de derechos de exportación estable).

La noticia de la semana fue el CROP TOUR de PROFARMER. El mismo consistió en una recorrida por la zona productiva de EEUU para determinar con muestreo a campo los rindes del maíz y  la soja. Es importante notar que en esta época el rinde de maíz se puede calcular en forma bastante precisa, ya que los cultivos ya están bastante maduros. En el caso de la soja, todavía es algo temprano, pero tomando el conteo de chauchas, y asumiendo un buen llenado de granos, se puede expresar un rinde proyectado.

Más allá de los datos a nivel de Estado que en definitiva son sintonía fina, lo que vemos es que el USDA proyectó en maíz una producción 7,8 mill.tt. por debajo de la del USDA, mientras que en soja 2,5 mill.tt. menos que la última estimación oficial. En ambos casos para que estos rindes se materialicen se necesitarían nuevos aportes de lluvia, con lo cual incluso habría que hacer sintonía fina hacia abajo.

Los datos del tour se fueron divulgando paulatinamente, a medida que se avanzaba por los distintos estados, por lo que el grueso de la novedad se incorporó con las fuertes subas de lunes y martes. Sin embargo debemos comentar que los comentarios de productores que se van conociendo por medio de los sitios web que recaban comentarios de los farmers, hacen pensar que los rindes incluso podrían ser peores, lo que podría requerir nuevas subas de precio.

La otra fuerza que los elevados precios de los granos deben ejercer es la de reducir la demanda, y en este sentido la suerte fue dispar. A nivel de exportación tanto las ventas al exterior de EEUU de maíz como las de trigo cayeron sensiblemente, incluso a niveles inferiores a los que serían necesarios para llegar a la meta del USDA. Esto hace pensar que los precios han subido lo suficiente. Pero en el caso de la soja, las exportaciones norteamericanas siguieron muy firmes, y además China estimó que en Agosto importaría mucha más soja que el año anterior.

La conclusión de lo leído es que tanto maíz como soja deberían estar en un marco alcista, pero más decididamente la soja que el maíz, ya que en la oleaginosa no se han terminado de incorporar todos los recortes productivos, la situación de abastecimiento es peor, y la demanda no se está recortando.

En cuanto al trigo, a los problemas productivos en Rusia y Europa se están sumando falta de lluvias en Australia que le dan renovados bríos a este mercado. Sin embargo los stocks son importantes a nivel internacional. El problema es que quien se suponía que debía tener trigo no lo dispone, y esto dispara negocios de importación de compradores no tradicionales que generan estos movimientos. Esto ya había ocurrido en el 2007, y nos dejó con valores elevados durante un tiempo prolongado.

Pero lo que nos llama la atención es que incluso en el caso de la soja, no se pudo sostener el sentimiento alcista del arranque de la semana. Claramente los mercados están más “pesados”. Lo que ocurre aquí es que se viene introduciendo el fenómeno de la menor oferta desde hace mucho tiempo, y esto ya suena a historia antigua, con lo que pierde su impacto como novedad. En el mismo sentido, los precios han subido mucho, lo que refuerza el comentario de que estos elementos podrían ya estar descontados.

Por otro lado, los fondos acumulan en sus posiciones compradas fuertes ganancias. Sin embargo para realizarlas deben vender, y eso hasta la semana pasada no había ocurrido. En la medida en que salgan noticias alcistas, la fuerza compradora se renueva, pero si no hay “novedades” sino “más de lo mismo”, el mercado puede entrar en la toma de ganancias.

No obstante los altos precios tienen una tarea que realizar: mantener a los compradores de maíz a ralla, y asegurar una mayor área de siembra de soja en Sudamérica. Por ello los valores no deberían descender demasiado.

En el caso de la soja, algo que llama la atención es el gran diferencial entre la soja de las posiciones más cercanas, que opera ya en torno a los 430 U$S/tt, y la de soja nueva, que lo hace en torno a los 340 U$S/tt. Pero ese diferencial es lógico: en las últimas campañas viene fallando el reaprovisionamiento de soja en el mundo, a saber:

  • ·         La cosecha 2011/12 de EEUU fue 6 mill.tt. inferior a las primeras proyecciones.
  • ·         La cosecha 2011/12 de Argentina y Brasil perdió 22 mill.tt.
  • ·         Y la cosecha 2012/13 de EEUU se encamina a perder más de 16 mill.tt.

Esta serie de problemas ha llevado a que el mundo tenga que vivir permanentemente racionando la demanda, y para hacerlo los precios suben cada vez más. Sin embargo la esperanza está puesta en que la campaña 2012/13 de Sudamérica comience a equilibrar nuevamente la balanza, con una producción Argentina que iría a 55/60 mill.tt. y una Brasileña que subiría a 80/85 mill.tt.

Sin embargo esto permitiría recomponer oferta, pero no solucionar totalmente el problema. Por ello es esperable que los precios de la nueva campaña cedan, pero sin volver a niveles “normales” sino manteniéndose en el rango superior. El diferencial de cosecha vieja y nueva está reflejando esa expectativa. El año que viene no deberíamos alcanzar los 400 U$S/tt, pero tampoco deberíamos bajar de los 300 U$S/tt.

En caso de que la situación de oferta y demanda vieja se siga deteriorando por la menor producción norteamericana, esa noticia pesará más en las posiciones más cercanas que en las de cosecha nueva, pero generará de todas formas subas de soja mayo 2013, ya que haría que el punto de partida desde el cual Sudamérica tiene la obligación de reconstituir la oferta sea más bajo.

El gran problema aquí sería algún tipo de problema productivo sudamericano. En ese sentido cualquier problema generaría fuertes subas, ya que no hay espacio para errores. Las lluvias de esta semana y las perspectivas de año niño hacen pensar que eso no pasaría, pero tampoco se vislumbraban al momento de la siembra problemas productivos en EEUU.

Los precios del maíz y el trigo en Argentina se mantienen altos, siguiendo lo que ocurre en el mercado internacional. Esto que debería ser natural en cualquier mercado de granos, pero para nuestro país no lo es tanto por las implicancias del sistema de ROE VERDE. Al respecto es importante remarcar que tomando una estimación de producción de trigo en función de la caída de área que se evidenció este año, parece difícil llegar a los 6 mill.tt. de saldo exportable que el gobierno estimo. Deberíamos estar entre 3 y 4 mill.tt. y este volumen está cerca de terminar de ser comprado por la exportación. De allí que los valores entre 225 y 240 U$S/tt dependiendo de la calidad con la que se venda, deberían ser aprovechados antes que la exportación se retire.

En el caso del maíz el saldo exportable es mayor, aunque dudoso. En el peor de los casos estaríamos hablando de unas 10 mill.tt. Pero esto podría subir mucho si el área de maíz no cayera todo lo que inicialmente se preveía.

Recordemos que con precios de maíz de 150 U$S/tt se pensaba que el maíz perdería muchísima área a manos de soja. Cuando los precios se recuperaron, y llegaron al rango de los180 / 190 U$S/tt, la caída se cuantificó en alrededor de 20/30%. Luego cuando se aproximaron a a los200 U$S/tt y la rentabilidad mejoró realmente, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó una merma de 20%. El principal obstáculo para la siembra es la fuerte necesidad financiera que implantar maíz supone, en un año donde tras el fracaso productivo de la campaña anterior y las dificultades al financiamiento bancario, generaron restricciones financieras serias. Sin embargo las compañías de insumo están ofreciendo tentadores planes de financiamiento que están logrando atraer el interés de los productores, con lo cual es posible que el recorte finalmente sea mucho menor.

El otro cuestionamiento que se le hace a la producción de maíz local es la limitación al comercio internacional por medio de los ROE VERDE. Pero como explicamos antes, el saldo que se dispone es abultado, y los compradores sólo llevarían algo más de 3 mill.tt. compradas con lo que hay mucho espacio todavía para que los buenos precios internacionales se sigan trasladando al productor. Sin embargo esto en algún momento acabará. Al ritmo de ventas que vamos esto ocurrirá antes de la cosecha, generando problemas para que los productores accedan al mercado en dicho momento. Por ello la recomendación es vender todo lo que se pueda mientras haya ROE VERDE. 

Fuente: Dante Romano, Director Académico Centro de Gestión Agropecuaria Fundación Libertad

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *