27 de agosto de 2012 23:09 PM
Imprimir

Eficacia clínica de Topazone® NF(Florfenicol 0.6% ) en el tratamiento de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina(Pink Eye)

La queratoconjuntivitis infecciosa bovina u "ojo rosado" es una enfermedad que se caracteriza por ser una infección ocular acompañada por conjuntivitis, queratitis, exudado mucopurulento ocular, hiperemia local, poptosis palpebral, blefaroespasmo, fotofobia, epifora, opacidad y ulceraciones cornéales.

Afecta a bovinos de cualquier edad, raza, sexo y estado fisiológico. Aunque Moraxella bovis es la bacteria que causa la enfermedad en el 85% de los casos, también se han aislado a otros agentes bacterianos como: Escherichia coli, Salmonella sp, Bordetella pertussis, Proteus sp, Neisseria gonorrhoeae, Micrococcus pyogenes, Corynebacterium pyogenes, Streptococcus pyogenes, Staphylococcus aureus y Pasteurella sp.

 

Moraxella bovis es una bacteria gram negativa, saprófita, aerobia que vive en el suelo y en las plantas. Los animales se infectan por el contacto con el tallo de las plantas o tierra contaminada, así como por la presencia de moscas o corrientes de aire que transportan a la bacteria a la conjuntiva del ojo. La transmisión entre animales se realiza a través de secreciones oculares, nasales y vaginales. Su virulencia es atribuida a los filamentos cortos y finos llamados fimbrias que fijan a la bacteria a la superficie de la córnea disminuyendo los efectos protectores de las secreciones lagrimales y del parpadeo. La inmunosupresión en los animales facilita el establecimiento y desarrollo de la bacteria en el ojo.

 

Otros factores que favorecen el desarrollo de la enfermedad son: temperatura elevada, humedad relativa baja, radiación solar intensa, deficiencia de vitamina A, irritantes mecánicos (tallos, polvo, polen, semillas) y vectores (moscas y mosquitos). Una vez establecida la bacteria en el ojo, produce hemolisinas y fibrolisinas que rompen la matriz de colágeno de la córnea ocasionando ceguera parcial o total. Los animales presentan dolor intenso que ocasiona un bajo o nulo consumo de alimento, baja producción láctea, retraso en el desarrollo y crecimiento, pérdida de peso y muerte.

 

El impacto económico de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina es importante en todo el mundo, pero en México se considera transcendental, ya que existe en todo el país incluyendo los estados del norte debido a que la intensa radiación solar favorece su prevalencia. En el altiplano central se desarrolla por la presencia de vectores y tolvaneras, mientras que en el sur su incidencia está en función de la presencia de vectores que inciden estacionalmente. La época del año donde más se presenta la enfermedad es en primavera y verano. Existen portadores asintomáticos que también transmiten la enfermedad y favorecen el desarrollo de la misma.

 

El uso de los antibióticos han demostrado su eficacia (estreptomicina, tilosina, lincomicina, gentamicina y tetraciclinas) aplicándose por vía sistémica, aunque también existen presentaciones que pueden inyectarse por vía intrapalpebral (dentro del parpado), pero su uso por dichas vías resulta traumático, doloroso y de mucho riesgoso para el animal, ya que en un movimiento brusco se puede perforar el globo ocular dejando ciego al animal. En la búsqueda de una solución, PiSA Agropecuaria SA de CV creo el Topazone® NF que contiene Florfenicol al 0.6% y en presentación de polvo en aerosol, cuyo vehículo permite su aplicación directa sobre el globo ocular siendo eficaz para controlar y eliminar los diferentes agentes etiológicos causantes de la enfermedad del “ojo rosado” principalmente Moraxella bovis, sin causar daño al animal al momento de realizar el tratamiento. El florfenicol, es un derivado del cloramfenicol cuya actividad contra Moraxella bovis ha sido documentada.

 

Para evaluar la efectividad del Topazone® NF, se realizó una prueba de campo en el municipio de Manuel Doblado, Guanajuato, en la que se emplearon un total de 64 bovinos afectados con queratoconjuntivitis infecciosa bovina. El esquema de aplicación del producto se realizo por vía tópica en el ojo, cada 12 horas durante 7 días.
 Los animales escogidos presentaban diferentes grados de daño y signos clínicos como: epífora, blefaritis, conjuntivitis, hiperemia de la mucosa, úlcera corneal y exudado mucopurulento. Antes de iniciar el tratamiento se realizo aislamiento e identificación bacteriana en el Laboratorio de Diagnostico de Microbiología de la Facultad de Medicina Veterinaria y zootecnia (UNAM)  para confirmar la presencia de Moraxella bovis en el ojo dañado. La toma de muestras se realizó mediante hisopo estéril que se introdujo en el área ubicada bajo el tercer párpado humedeciendo completamente la punta de algodón con la secreción presente, evitando el contacto con otras áreas como párpados, piel, etc (Figura 1).

 

Figura. 1. Toma de muestras en el área ubicada bajo el tercer párpado para aislamiento de Moraxella Bovis.

 

 

Una vez tomada la muestra se realizo un frotis empleando un porta objetos y un cubre objetos por muestra. Se colocó el hisopo en medio Stuart y en condiciones de refrigeración fue transportado al laboratorio mencionado, donde se realizo aislamiento e identificación bacteriana respectiva.

 

Figura 2. Cultivo de Moraxella bovis.

 

 

Una vez identificado Moraxella bovis, se realizó el tratamiento con el Topazone® NF aplicándolo a una distancia aproximada de 15 cm del globo ocular y durante aproximadamente 1.5 segundo de tiempo de aplicación, siendo la cantidad aproximada de producto instilado de 1.5 ml, es decir una cantidad de 9 mg de florfenicol.

 

Se encontró que los animales tratados con Topazone® NF presentaron una reducción importante irritación y lagrimeo (epífora) del día 3 al 5 de iniciado el tratamiento. En el cuadro 1, también se aprecia que la epifora, blefaritis, conjuntivitis e hiperemia fueron erradicadas en más del 50% de los animales a los 7 días de iniciado el tratamiento, la úlcera corneal desapareció en un 25% de los ojos tratados y el exudado mucopurulento se elimino el 95% al día 21.

 

Cuadro 1. Respuesta de los animales al tratamiento con Topazone® NF al día 7 y 21 de inicio del tratamiento.

 

 

 

La Figura 3, muestran el proceso de cicatrización de una úlcera corneal desde el día cero “0” (A) hasta el día 21 (B). Aun cuando la queratitis no desapareció totalmente, es importante señalar que si disminuyó significativamente, tal como se observa en las fotos.

 

 

Las figuras 4a y 4b, muestran la evolución del ojo izquierdo de un becerro tratado Topazone® NF donde al inicio del tratamiento se encontraba cerrado e inflamado (4a) y al día 7 de iniciado el tratamiento se encontró una clara mejora (4b).

 

Figura 4a y 4b. Evolución del ojo de un becerro con queratoconjuntivitis y tratado con Topazone® NF,

 

 

También se encontró que la lesión en la cornea, que generalmente se manifestaba con opacidad o “nube” no desaparece por completo, pero sí disminuye hasta en un 80% de su tamaño inicial, a los 21 días de iniciado el tratamiento con Topazone® NF (figura 5).

 

Figura 5. Evolución de una úlcera corneal en el día cero “0” (A), día 7 (B) y  día 21 (C) de iniciado el tratamiento con Topazone® NF.

 

 

 

 De acuerdo a los resultados encontrados se concluye que el tratamiento con Topazone® NF y su nueva fórmula, a la dosis, tiempo y vía señalados es altamente efectivo para tratamiento de la queratoconjuntivitis infecciosa bovina, para reducir la opacidad de cornea (queratitis), así como un efectivo cicatrizante y desinfectante.

 

Literatura citada

 

Andrews, A.H. Bovine medicine diseases and husbandry of catlle. Second edition. Blackwell publishing, 2004.

 

Angelos JA, Dueger EL, George LW, Carrier TK, Mihalyi JE, Cosgrove SB, Johnson JC. Efficacy of florfenicol for treatment of naturally occurring infectious bovine keratoconjunctivitis. J Am Vet Med Assoc. 2000 Jan 1 ;216(1 ):62-4.

 

Bedford, PG. Infectious bovine keratoconjunctivitus. Vet Rec. 1976 Feb 14;98(7): 134-5.

 

Billings FS, Adkins TR. Contagious inflammation of the cornea in cattle keratitis. Bull Agric Sta of Nebraska 1889; 3: 247-252.

 

Brown MH, Brightman AH, Fenwick BW, Rider MA. Infectious bovine keratoconjunctivitis: a review.J Vet Intern Med. 1998 Jul-Aug;12(4):259-66. Review

 

Chandler RL, Baptista PJ, Turfrey B.Studies on the pathogenicity of Moraxella bovis in relation to infectious bovine keratoconjunctivitis. J Comp Pathol. 1979 Jul;89(3):441-8.

 

Dueger EL, Angelos JA, Cosgrove S, Johnson J, George LW. Efficacy of florfenicol in the treatment of experimentally induced infectious bovine keratoconjunctivitis. Am J Vet Res. 1999 Aug;60(8):960-4.

 

Dwight, H. Veterinary microbiology. Second edition. Blackwell publishing, 2004.

 

Handl R, Kubes O. Receptivity of laboratory animals to the bacterial kind of Moraxella bovis. Vet Med (Praha). 1972 Mar;17(3):175-80.

 

Lavy E, Ziv G, Soback S, et al. Clinical pharmacology of florfenicol in lactating oats. Acta Vet Scand 1991 ;87(suppl): 133-136.

 

Ruehl WW, Marrs CF, George L, Banks SJ, Schoolnik GK. Infection rates, disease frequency, pilin gene rearrangement, and pilin expression in calves inoculated with Moraxella bovis pilin-specific isogenic variants. Am J Vet Res. 1993 Feb;54(2):248¬53.

 

Smith JA, George LW.Treatment of acute ocular Moraxella bovis infections in calves with a parenterally administered long-acting oxytetracycline formulation. Am J Vet Res. 1985 Apr;46(4):804-7

 

 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *