27 de agosto de 2012 23:18 PM
Imprimir

¿Cómo transportamos nuestros animales?

Cada vez es más evidente la importancia del bienestar animal en los índices económicos y en el requerimiento de los consumidores. El camión es un corral en movimiento que pone a prueba los mecanismos adaptativos al estrés que provoca el transporte. Si se tienen en cuenta la vida completa de un bovino en promedio viven […]

Cada vez es más evidente la importancia del bienestar animal en los índices económicos y en el requerimiento de los consumidores. El camión es un corral en movimiento que pone a prueba los mecanismos adaptativos al estrés que provoca el transporte.

Si se tienen en cuenta la vida completa de un bovino en promedio viven 2,5 años, lo que equivale a 21.600hs. En sólo 24hs (0,11% del total) se transporta y faena y este momento puede producir los suficientes problemas como para que la calidad lograda a campo no se vea en el producto final. Por eso hay que entender cuales son los momentos que definen la calidad de nuestra carne.

Los bovinos deben vivir en un ambiente adecuado, tanto externo (temperatura, humedad)  como interno del animal (sanidad, etc), para lograrlo es necesario un conocimiento acabado de la especie y contar con un diseño y mantenimiento apropiado de las instalaciones, como los corrales, mangas, camiones, etc.  Asegurando que no se lastimen ni se estresen innecesariamente.

El bienestar hace referencia al confort y la salud. El confort animal tiene relación directa con el ambiente externo (temperatura y humedad), los ruidos son un tema muy importante ya que el bovino escucha 30 veces más que los humanos y lo que más le molesta son los chasquidos o ruidos metálicos. Estos factores afectan directamente el potencial de producción del ganado, el bienestar físico se puede medir (conversión, ganancia de peso, mortalidad) y por lo tanto es un argumento económico.

Es importante entender que el bovino es un ser vivo y sensible que puede sufrir y esto es un argumento ético, mas difícil de medir ya que estos animales están adaptados para no demostrar debilidades ya que son depredados.  Las vocalizaciones tienen una función social, que es la de aviso de la ubicación de los lideres, pero una vez que mas de 10 individuos vocalizan es un indicador de un problemas y en el caso de que sean más aun es un alerta de gran sufrimiento.

Las herramientas del bienestar incluyen una buena alimentación, basada en la no existencia de hambre ni sed prolongada y en la calidad de los alimentos y agua brindada. El buen alojamiento es importante ya que ofrece un confort térmico durante el descanso y debe asegurar la facilidad de movimiento para el animal.

La inexistencia de lesiones, enfermedades y dolor inducido por manejo son los principales indicadores de una buena salud. Además el comportamiento adecuado del personal es una expresión del comportamiento social y de una buena relación humano-animal. También se debe asegurar la ausencia de miedo y estrés.

Una pregunta recurrente es ¿cómo valoramos el bienestar? La respuesta se divide en medidas basadas en el propio animal y medidas del ambiente como estrés calórico, lluvias y barro, etc. Además se pueden realizar medidas sobre el producto, pero el problema es que no se puede corregir el manejo ya que es post-faena, pero igualmente es importante para evaluar el manejo.

Buenas prácticas de transporte

El concepto de cadena es el apropiado para referirse a este tema ya que entre el productor y el consumidor se suceden varios puntos críticos que puedan afectar fuertemente al bienestar animal. Es muy importante que la información que se genera a través de la cadena vuelva hacia los eslabones anteriores para mejorar y eficientizar el proceso ya que en mas de un momento las responsabilidades se cruzan entre los actores.

El proceso comienza en la elección de los animales a cargar, luego se sucede el tiempo de espera, que si es muy prolongado provoca la carga y sufrimiento de los animales con el consecuente consumo de glucógeno.

Durante la carga hay que tener en cuenta que los animales están ingresando a un lugar nuevo que deben reconocer, es importante destacar que este proceso es más estresante cuando se mezclan categorías en el mismo camión. Una vez cargado el lote es necesario esperar unos 15 minutos hasta que se acomoden en sus lugares. Durante el recorrido es importante que el conductor preste atención a lo que sucede en el camión ya que la caída de un animal puede solucionarse rápidamente, caso contrario ese bovino esta expuesto a golpes, pisadas, etc.

Una vez que se arriba a la planta de faena es necesario que el tiempo de espera no sea muy prolongado ya que a partir de los 15 minutos de espera los animales comienzan a reacomodarse y aumenta el riesgo de golpes entre si y contra la estructura.

La descarga es un momento crítico, debe hacerse lentamente, los bovinos se guían mas por el olfato que por la vista a distancias cortas, asegurando un paso firme de los animales.
Ya en la planta de faena se debe controlar el tiempo entre el noqueo y el posterior degüello para asegurarse que sea realizado sobre un animal inconsciente.
 Agritotal.com con datos del Dr. M.V. Marcelo Daniel Ghezzi- Area de Bienestar Animal- Fac. Cs. Veterinarias- UNCPBA

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agritotal

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *