28 de agosto de 2012 18:40 PM
Imprimir

Sorpresa y alarma en Agricultura por la designación de Pérsico

Será el puente con los minufundistas. El ministro Yauhar se enteró minutos antes.

Es una de las movidas más fuertes del kirchnerismo en política agropecuaria, pero el ministro del área, Norberto Yauhar, se enteró minutos antes.

Y Carla Campos Bilbao, la secretaria de la que dependerá el nuevo funcionario, lo supo casi en simultáneo al cable que difundió el viernes por la tarde la agencia oficial de noticias. Lo cierto es que la designación de Emilio Pérsico, fundador del Movimiento Evita, decidida por Cristina Kirchner no solo fue sorpresiva, generó roces hacia el interior del ministerio y un llamativo silencio de las entidades del campo que, por ahora, prefieren no opinar. Pérsico es desde ayer el flamante subsecretario de Agricultura Familiar. Su antecesor en el cargo, Daniel Martini, fue derivado al Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios.

Una fuente de la Casa Rosada contó a Clarín que la designación de Pérsico excede la tarea de tender un puente con los campesinos. “Su objetivo de transformar a los minifundistas en un nuevo actor de peso que se enfrente a la Mesa de Enlace, que agrupa a las entidades tradicionales del agro.

En la Federación Agraria algunos leyeron la llegada de Pérsico como una disputa a su propio territorio . Y muchos coinciden que el manejo de esa subsecretaría, con un presupuesto que puede crecer a $ 200 millones permitirá llenar un esqueleto vacío en términos políticos. Es decir la construcción de una fuerza del kirchnerismo en un territorio que le es hostil.

En la Argentina los minifundistas son liderados por las cooperativas de la Federación Agraria o se confunden con los peones rurales e la UATRE dirigida por el duhaldista Gerónimo Momo Venegas.

Quienes lo conocen de cerca describen a Périsco como “un tipo eficaz y gran organizador ”. Y resaltan sus cualidades como cuadro político. “Tiene claridad y sabe estrechar lazos con la gente. No lo dude va a construir en el segmento más pobre del campo”, dijo el funcionario que suplicó no ser mencionado.

De acuerdo a datos de un estudio de Proinder-IICA, financiado por el Banco Mundial, en Argentina hay 40.000 familias rurales pobres y se calcula en 198.000 las pequeñas explotaciones que son predominantes en el Norte del país y en la Mesopotamia.

“Pérsico intentará el armado de un nuevo actor, como sujeto agrario y darle el combustible que nunca tuvo a Canpo, la entidad K del sector”, siguió el funcionario consultado. Eso sí, en el ministerio aún perdura el estado de shock.

Fuente: iEco

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *