29 de agosto de 2012 08:07 AM
Imprimir

Venezuela, el nuevo objetivo de Moreno

Las incursiones del todoterreno secretario de Comercio Guillermo Moreno en el exterior no sólo opacan el protagonismo del canciller Héctor Timerman. También prometen desplazar al ministro de Planificación Julio De Vido en uno de sus históricos espacios de poder en el extranjero: la relación diplomática y comercial de la Argentina con Venezuela.

Para poner en práctica esta nueva estrategia polifacética, Moreno viajará a Caracas el próximo miércoles junto con un centenar de empresarios y con su mano derecha, la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri. No viajarán ni Timerman ni De Vido.

A pesar de que los allegados al ministro de Planificación se niegan a aceptar esta nueva realidad, lo concreto es que con este avance de Moreno en Venezuela, De Vido perderá otra cuota de poder. En los últimos meses ya le sacaron de su cartera el manejo del transporte, el control total de las empresas de energía, incluida YPF, y el organismo de contralor de los inmuebles del Estado, entre otras cosas.

En lo formal, la odisea caribeña de Moreno buscará estrechar lazos con la industria del petróleo, que siempre manejó De Vido, e incluso llegó a poner allí como embajador a un hombre de su confianza: Carlos Cheppi. El secretario de Comercio también tratará de apuntalar los planes del Gobierno de compensar una balanza energética deficitaria y buscar un esquema de pago del petróleo con productos argentinos sin utilizar dólares. Moreno viajará a Caracas con empresarios vinculados en mayor medida con compañías del servicio industrial petrolero y con referentes del sector alimenticio.

“Los que pensaban que Moreno estaba debilitado se equivocaron mucho y estos gestos lo demuestran”, comentó ayer a LA NACION una destacada fuente de la Casa Rosada que confirmó el viaje a Caracas.

¿Implicará este nuevo rol de Moreno en Venezuela una nueva pérdida de poder del ministro De Vido?

“No hay nada de eso, seguiremos trabajando con Venezuela como siempre: hace menos de tres semanas estuvo con Julio [por De Vido] el ministro de Industria de Venezuela, Rafael Ramírez, para acordar planes de energía y continuaremos trabajando con ellos”, explicaron los voceros del ministro de Planificación.

A la vez, en un intento por mostrar que De Vido no perdió poder, sus allegados dijeron que Cristina Kirchner le encomendó al ministro de Planificación y al presidente de YPF, Miguel Galuccio, la puesta en marcha de un road show por Rusia, China y Brasil para las próximas semanas, con el objetivo de atraer inversores para la petrolera argentina.

Con el desembarco de Moreno en Venezuela, De Vido podría perder un espacio importante de la política exterior que siempre le fue reservado. En 2010, los lazos estrechos del ministro de Planificación con el presidente Hugo Chávez desataron el escándalo de la “embajada paralela”. En ese entonces, quien era embajador de la Argentina en Caracas, Eduardo Sadous, denunció gestiones paralelas del Gobierno con Venezuela que habrían beneficiado a algunas empresas y excluido a otras en las negociaciones comerciales bilaterales. El hecho fue investigado por la Justicia, pero no se avanzó demasiado y luego De Vido impuso a Cheppi como embajador. Sadous se retiró de la escena y ahora está a punto de jubilarse.

Esta vez, De Vido no tendrá como enemigo una denuncia en su contra. Será el secretario de Comercio su mayor oponente en Caracas. La visita de Moreno a Venezuela será breve. Estará apenas dos días con una agenda muy cargada. Pero este viaje forma parte también de las incursiones comerciales de Moreno por países exóticos como los que le encomendó la Presidenta en Angola y Azerbaiján. Estos destinos a los que fue el secretario de Comercio en busca de inversiones y de nuevos mercados también son países con una matriz petrolera importante. En esos viajes que hizo Moreno acompañado por el canciller Timerman se avanzó en conversaciones con las petroleras Sonangol, de Angola, y la estatal Socar, de Azerbaiján.

Viaje a Vietnam

Además de Venezuela, la otra meta que se impuso Moreno para octubre es Vietnam. Aunque en esta oportunidad, la gira del secretario de Comercio podría tener dos ingredientes novedosos: por un lado, evalúa sumar a China en ese periplo y, por otra parte, el canciller Timerman podría ser el gran ausente del viaje.

La visita de Moreno a Vietnam con la misma comitiva de 200 empresarios que viajó a Angola y a Azerbaiján está planeada para fines de octubre y forma parte de la búsqueda de mercados en circuitos no tradicionales.

“Con la crisis mundial como amenaza permanente hay que buscar mercados alternativos”, comentó a LA NACION un destacado funcionario de la Casa Rosada.

La comitiva de Moreno que irá a Vietnam se repetirá hasta con el mismo avión chárter de Aerolíneas Argentinas que fue a Angola y Azerbaiján. Estarán, entre otros, Paglieri y el empresario menemista Carlos Spadone como puntas de lanza.

Fuentes calificadas de la Cancillería dijeron que la visita de Timerman a Vietnam “no está confirmada aún” y que podrían superponerse con otros viajes del canciller.

De hecho, Timerman viajará en lo inmediato a Armenia para recomponer las relaciones con ese país, que quedaron muy dañadas luego de la visita del canciller de Azerbaiján a la Argentina. El gobierno azerí está enfrentado con Armenia por la disputa del territorio de Nagorno Karabaj.

Fuente: Martín Dinatale LA NACION

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *