29 de agosto de 2012 17:13 PM
Imprimir

Industria olivícola reduce costos en 40% con mayor tecnología en cosecha

CHILE : Pese a su corta edad, el sector ha logrado mejores rendimientos por hectáreas que países líderes en producción de aceite de oliva, como España

En pleno proceso de consolidación y expansión se encuentra la industria olivícola nacional. En momentos en que proyecta casi cuadruplicar sus exportaciones a 2015, con envíos por US$ 100 millones (US$ 24 millones registró en 2011), el sector está inserto en un verdadero proceso de transformación tecnológica que le ha permitido lograr mejores niveles de productividad y superar a países líderes en la industria, como España, Grecia o Portugal. Si bien Chile tiene mejores condiciones climáticas, el uso de tecnologías más eficientes ha permitido dar un salto mayor, y en menor período de tiempo, que países más consolidados.

La indutria nacional se ha movilizado rápidamente para poder superar cuatro áreas clave: el alto costo de la energía, los menores precios, poca disponibilidad de mano de obra calificada y aumentar los rendimientos en los diferentes procesos.

En ese sentido, gran parte de las modificaciones que ha estado realizando la industria ha estado en la cosecha, ítem donde ha logrado bajar de 60% a 20% los costos gracias a la incorporación de mayor automatización en el proceso. Y es que en los 14 años que lleva funcionando el rubro, se ha evidenciado un déficit de casi 50% de mano de obra, la que se ha trasladado a la minería en busca de mejores remuneraciones, explica Francisco Tapia, investigador experto en olivos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA).

José Pablo Illanes, gerente general de Las Doscientas, aceite de oliva enfocado en el nicho premium, explica que en los dos últimos años han invertido US$ 4 millones en maquinarias más eficientes. “Hemos adquirido shakers (máquinas vibradoras) y tres cosechadoras cabalgantes, cuyo principal beneficio es que hacen más rápida y económica la cosecha, pudiendo extraer fácilmente 60 toneladas al día por máquina y reemplazar la mano de obra, que está escasa”, señala. Agrega que cosechar un kilo de aceituna con maquinaria cuesta
US$ 0,006 versus los
US$ 0,2 que implica hacerlo de manera manual.

La necesidad de mayor eficiencia en la cosecha, ha motivado la incorporación de nuevas tecnologías en otros procesos, como en la extracción de aceite. En esto, Chile ha logrado superar a países como España, registrando un promedio de 1.800 -1.900 litros de aceite por hectárea, mientras que el país europeo tiene sólo 700 litros por hectárea. “En España gran parte de la producción es de secano, en cambio en Chile la producción es toda bajo riego tecnificado”, explica Gabriela Moglia, gerente general de la Asociación de Productores de Aceite de Oliva (ChileOliva), que estima para este año la existencia de 26.000 hectáreas plantadas y una producción de 21.000 toneladas de aceite de oliva.

En ese sentido, el trabajo de campo es fundamental, señala Ismael Heiremans, gerente agrícola de Olivos del Sur, al indicar que hoy extraen 2.000 litros por hectárea y tienen la meta de llegar a los 2.200. “El riego se ha vuelto más eficiente gracias a sistemas automatizados de control. Estamos incorporando también las fertilizaciones automatizadas, que hoy están en el 30% del fundo con fertirrigación”, señala.

Hace dos temporadas que en Valle Grande están utilizando la máquina NIR, que mide el nivel de humedad de la aceituna cuando se está cosechando, y señala la cantidad de aceite que debería entregar. “Ha marcado un antes y un después en el proceso de producción, y lo ha mejorado notoriamente”, explica Felipe Cruz, gerente general de Valle Grande. Y están, además, midiendo la eficiencia del uso del agua en los campos. “Partimos este año y estimamos que podemos mejorar entre un 15% y 20% la eficiencia en los primeros años”, acota.

Difusión tecnológica 


Moglia explica que al ser la transferencia tecnológica un tema transversal en el sector, en 2011 se creó el Grupo Técnico Olivícola, donde se reúnen empresas para intercambiar conocimiento en la materia. Y por otro lado, con apoyo de Corfo, están llevando a cabo el Programa de Difusión Tecnológica.

“Queremos aumentar la productividad en huerto y proceso industrial, a través de difusión en control de enfermedades, mejorar la nutrición en huertos e incorporación de nuevas tecnologías en la extracción de aceite. Finaliza en 2013 y pretendemos hacer una nueva versión, enfocada en la eficiencia energética y uso del agua”, señala.

Fuente: Diario Financiero

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *