31 de agosto de 2012 08:11 AM
Imprimir

Los granos destilados, ¿competencia u oportunidad?

El rubro de los alimentos para ganadería comienza a tener cada vez más peso en la definición del negocio de carnes y lácteos.

El rubro de los alimentos para ganadería comienza a tener cada vez más peso en la definición del negocio de carnes y lácteos. Y el campo de este tipo de insumos comienza a advertir el ingreso de nuevos jugadores al mercado, de la mano de las innovación en nutrición animal.

Uno de los más importantes y que comenzarán a hacer sentir su presencia de modo sustancial en el mediano plazo son los derivados de las plantas de etanol, que van a empezar a producir en Córdoba y traen consigo la generación de los granos de destilería o también conocidos por su sigla en inglés como DDGS ( Dried Distillers Grains with Solubles ).

Estos productos, muy difundidos en Estados Unidos, empieza a ser observado con más atención por los productores que lo ven como una alternativa de interés en cuanto a precio y contenido nutricional.

 

Para los fabricantes de balanceados, esto abre varias perspectivas. Uno de los aspectos es la competencia por el grano que plantean las plantas de los biocombustibles. “Serán un polo importante de demanda de cereal, un competencia por el maíz. Regionalmente, el maíz sobra por ahora y es un dato que permite negociar. Pero se puede volver más difícil de conseguir o puede llegar a aumentar más”, analiza Sergio Battisti.

Pero también lo ve como una oportunidad de negocio, por la variedad de subproductos que se puedan generar. “Así como nosotros compramos en Santa Fe a la planta de Bunge para la sede de Carcarañá, en Córdoba se puede dar también que una firma como AGD sea un proveedor de subproductos que utilicemos en nuestro proceso productivo en Ausonia”, agregó el gerente de Conecar.

La relación de competencia se volvería a plantear si los mismos generadores de los DDGS ingresan también en la fabricación de balanceados.

Córdoba es una provincia en la que grandes empresas y cooperativas se están abriendo camino con plantas para fabricar bioetanol y se transformará en una de las provincias con jugadores de peso que van a mover el tablero del mercado.

La participación de los granos destilados en la alimentación del ganado está relacionada con el aporte de un porcentaje de proteínas. Se los considera una excelente fuente de energía que, dependiendo de las circunstancias y del rodeo, pueden significar entre un 15 por ciento y un 25 por ciento de las dietas.

Se estima que este subproducto empezará a tener presencia en grandes cantidades a partir de la puesta en marcha de las plantas de etanol en la provincia.

Fuente: La Voz

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *