1 de septiembre de 2012 09:50 AM
Imprimir

Los festejos antes de tiempo son poco recomendables

Festejar antes de tiempo no es aconsejable. Ni en el deporte ni la economía. Las buenas perspectivas que presenta la campaña 2012/2013 para la soja hace pensar a algunos analistas que el Gobierno ya tiene asegurado uno de los componentes centrales de la economía para el año próximo. Las primeras estimaciones dan cuenta de que […]

Festejar antes de tiempo no es aconsejable. Ni en el deporte ni la economía. Las buenas perspectivas que presenta la campaña 2012/2013 para la soja hace pensar a algunos analistas que el Gobierno ya tiene asegurado uno de los componentes centrales de la economía para el año próximo. Las primeras estimaciones dan cuenta de que la cosecha tendría un volumen de entre 54 y 55 millones de toneladas, debido, entre otras cosas, a que se espera un año Niño. De mantenerse un nivel de precios nominales en términos elevados como en los últimos meses, el colchón económico de las cuentas fiscales que le reporta el complejo oleaginoso ya estaría conformado.

No se trata de integrar las filas de la “cadena del desánimo”, para utilizar un término presidencial, si no de advertir que habría que considerar algunos factores que pueden influir en la próxima campaña. En primer lugar, la Argentina no es el único país de América del Sur que podría tener una muy buena cosecha el año próximo. También Brasil, el segundo productor mundial, ya prevé un volumen elevado. Las cotizaciones de 2013 comenzaron a reflejar esa diferencia: son entre 80 y 90 dólares más bajas que las actuales. Otro factor que habría que no descuidar es el climático. Hasta el momento, los pronósticos son favorables, pero en algunas zonas , como en el centro bonaerense, la campaña comienza con complicaciones por las intensas lluvias. “Se complica el arranque de la gruesa”, dijo el productor Gonzalo Villegas al describir la crítica situación que se vive en Saladillo, donde en agosto llovieron cerca de 200 milímetros.

Y un tercer factor es el político. Si bien el Gobierno ha dicho implícitamente que no tiene intención de aumentar las retenciones a la soja, según lo expresado en el reciente incremento de los derechos de exportación al biodiésel, lo cierto es que en la actual administración está siempre a flor de piel la necesidad de captar recursos de la mayor cantidad de cajas posible. No por casualidad algunos interlocutores del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, lo han escuchado decir frases del estilo “los productores están ganando mucha plata”.

Las recientes versiones lanzadas a través de ciertos medios de comunicación respecto de que se tomaría alguna medida para obligar a los productores a vender lo que todavía les queda de la cosecha pasada no despejan por completo el riesgo político que se cierne sobre el comercio de la soja. “Si toman una medida de ese tipo el efecto es inverso, porque al venderse todo al mismo tiempo el precio se viene abajo”, dijo un operador.

Pero los razonamientos lógicos no abundan. Tanto en la economía como en las cuestiones climáticas. A propósito de las inundaciones que castigaron a la provincia de Buenos Aires hubo voces que llegaron a decir que la culpable de los anegamientos era la siembra directa. Justamente ocurre todo lo contrario: es el sistema que permite aprovechar en mejores condiciones el agua para los cultivos. En todo caso habría que analizar por qué no se hicieron las obras de infraestructura necesarias para evitar el desborde de ríos y arroyos, y no buscar fantasmas donde no los hay.

RESUMEN

10

Centavos de diferencia en el precio de la leche

Es lo que hay en Entre Ríos respecto de otras provincias, según denunciaron las entidades.

la frase

Horacio Tellechea

Intendente de Necochea

“Hay pérdidas importantes y a los productores les costará recuperarse”

Fuente: Cristian Mira LA NACION

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *