2 de septiembre de 2012 00:09 AM
Imprimir

Los precios no asustan a la demanda

El consumo mundial de granos forrajeros y de harinas proteicas se muestra cada vez con mayor firmeza y consolidando las cotizaciones.

Los precios del trigo, de la soja y el maíz están cotizando en el mercado internacional en su máximo nivel histórico en términos nominales. Y a pesar de ello la demanda sigue firme y no hay ningún indicador, al menos por el momento, de ajustar a la baja.

Sucede que el actual ritmo de demanda es tan fuerte y sostenido que no parece probable una retracción o retirada de la misma del mercado. Cada mes ingresan al mercado consumidor 7 millones de personas, o su equivalente de 233.000 personas por día. El origen de esta inmigración laboral global siguen siendo los países emergentes, como China, India, Rusia, los nuevos integrantes de la Unión Europea y Asia Pacifico. Por citar el caso de China y el Sudeste Asiático, sigue aumentando la franja de clase media debido a la mayor demanda laboral, y esto genera un mayor ingreso per cápita con implicancias directas en los hábitos de consumo. El primer sector que se ve influenciado por esta nueva clase media es el sector alimenticio, y esto se produce en un momento donde la primera potencial productora y exportadora del mundo Estados Unidos sufre la peor sequía en toda su historia. El otro sector que se ve perjudicado por la coyuntura actual es el energético, pues más de un tercio de la producción de maíz estadounidense va para la elaboración de etanol, lo que provocará fuertes roces y fricciones con la industria de alimentos balanceados por la competencia de la materia prima. Este último sector también se verá restringido en el uso de maíz, no solamente por la menor oferta disponible ante la drástica caída en su producción sino también por los problemas de calidad que están teniendo los maíces que se están cosechando. Todo maíz con aflatoxina deberá ser informado por el productor al Gobierno y a las compañías de seguro y no podrá ser cosechado. Éste es un nuevo factor adicional de menor oferta de maíz para el mercado de uso domestico.

La puja del consumo

Trazas de aflatoxina han aparecido en algunos maíces cosechados en Estados Unidos. Funcionarios de compañía láctea Dean Foods mantuvieron conversaciones con oficiales del gobierno en Indiana y Iowa, acerca de testear la leche para detectar subproductos cancerígenos. La Agencia de Manejo de Riesgo del Departamento de Agricultura de ese país, que controla los programas de seguros de cosechas, advierte que productores asegurados que sospechen que sus campos pudieran tener aflatoxina, deben contactar a su agente de seguro, antes de cosechar el grano, para recibir la compensación.

La demanda de forrajeros (maíz, sorgo, harinas proteicas de soja) sigue aumentando en el sudeste asiático por el aumento en el consumo de carnes. En efecto la producción de alimento animal en esta región continuará creciendo en forma constante, por lo menos entre un cinco a seis por ciento anual en los próximos años, con una fuerte expansión del sector de la acuacultura.

El incremento de la producción de alimento animal, probablemente impulse la suba de las importaciones de soja, harina de soja, y maíz, lo que dará firmeza adicional a los ya altos precios. La producción de alimento animal del sudeste asiático está proyectada en crecer 4,5 por ciento a un récord de 5,22 millones de toneladas, en el año comercial que termina el 30 de septiembre.

La participación del alimento de acuacultura en todo el complejo de la alimentación animal, en la región, se duplicó en la última década al 12 por ciento, y una gran parte de la producción, es exportada a China. Es el mayor consumidor de carne del mundo y su habilidad de producir pescado a partir de la acuacultura ha llegado a su pico, debido a temas relacionados a la polución y el fuerte incremento de la demanda. Por este motivo el incremento de las exportaciones de peces vivos desde Malasia, Filipinas y Vietnam, también han dado un impulso a la industria de la acuacultura en el sudeste de Asia.

 

 

El mundo tiene hambre

Una más fuerte demanda doméstica de carne, también está generando un incremento en la producción de balanceados. En años anteriores, el consumo de aves por persona de Indonesia se ha duplicado a casi siete kilos, y hay un gran espacio para seguir creciendo, ya que el número en la vecina Malasia es de 38 kilos por persona. La producción de balanceados de Indonesia, está proyectada para este año con un crecimiento del nueve por ciento, a 1,12 millón de toneladas. Tailandia ha reasumido sus exportaciones de aves a Europa, después de haber sido paradas por un brote de fiebre aviar. Su producción de balanceados subió seis por ciento en 2012. La demanda de granos forrajeros y harinas proteicas de soja sigue cada vez con mayor firmeza, superando mes a mes un nuevo récord de consumo histórico.

 

 

 

Crece la harina de soja

Los precios de la harina de soja han subido fuertemente en los últimos meses, pero todavía es más barata que la harina de pescado, y la está reemplazando rápidamente como ingrediente del alimento.

Fuente: Pablo Adreani

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *