3 de septiembre de 2012 10:16 AM
Imprimir

El maíz se encuentra en la médula de las decisiones de los productores

La relación insumo-maíz es positiva. Otro punto a favor para la campaña maicera 2012-2013 son las excelentes condiciones climáticas.

El maíz argentino se encuentra en la médula de las decisiones de los productores agropecuarios en este inicio de la campaña de granos gruesos 2012-2013: la caída en la intención de siembra de este cereal va a tener un piso que podría promediar el 10 por ciento.

Tal es la situación, que esta semana, la asociación civil Fertilizar salió a explicar que es conveniente sembrar maíz, garantía de la rotación de suelos con soja y sanidad del recurso.

Pero los productores tienen miedo a no poder vender, a que los rindes no compensen, a la inversión que significa hacer una hectárea de maíz que es entre 400 y 500 dólares, quizá la mitad que en soja y a no poder recuperar esa financiación.

El titular de Fertilizar Pablo Pussetto atribuyó esos temores a la “memoria de corto plazo”, en diálogo con Noticias Argentinas.

“Ya que tuvieron rindes bajos en el ciclo anterior y además por la sequía y distintas políticas quedaron varios en una situación deficiente financiera”, sostuvo.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires ya dio por terminada la campaña 2011-2012 de maíz que tantos resquemores generó y contabilizó 19,3 millones de toneladas cosechadas, casi cuatro millones menos que en el ciclo anterior.

En tanto, la curiosidad es que se cosechó menos maíz en la última campaña con mayor superficie implantada, 3.87 millones de hectáreas “debido a las buenas condiciones climáticas durante el periodo de siembra”.

Sin embargo, en el ciclo 2011-2012, con 3.575 millones de hectáreas, se registró una mayor cosecha: 23.1 millones de toneladas, porque el rendimiento fue más alto, de 6800 kilos por hectárea y este año bajó a 5510 kilos.

La siembra del nuevo maíz ya empezó en Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe.

Son los maíces tempranos de septiembre que corren algún riesgo con las heladas.

Los productores con la nueva tendencia de los maíces tardíos tienen hasta diciembre para decidir la siembra de un cultivo tal vez exitoso, pero con menos rendimientos.

La Bolsa de Comercio de Rosario analizó por ahora la intención de siembra en la zona núcleo productiva donde se cultiva alrededor de un 37 por ciento del maíz del área agrícola nacional, y llegó a la conclusión de que bajó un 20 por ciento.

En un reciente informe, destacó que en el área “la intencionalidad de siembra se recuperó pero parece haber encontrado el límite y de las casi 1,2 millones de hectáreas sembradas el año pasado se cultivarían ahora 950 mil”.

Cristian Russo, jefe de la Guía Estratégica del Agro de la Bolsa rosarina dijo a NA que “la seca fue muy fuerte, hubo muchos cambios en la cadena del maíz, empresas de acopios que se fundieron después de estar 40 años en la actividad y también se evalúa la conveniencia del retorno por peso invertido por soja aunque el margen bruto de maíz es más alto que el de la soja”.

En tanto, el Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en su reporte de precampaña de maíz, a principios de agosto, “teniendo en cuenta el contexto económico”, puso como tentativa de siembra un 20 por ciento menos respecto de la campaña anterior, número que van a ajustar por las buenas condiciones climáticas.

“Hay varios factores que impactan sobre la intención de siembra en forma negativa como ser la inversión inicial y los magros rendimientos que se cosecharon a consecuencia de la sequía”, indicó en este análisis, a NA, Esteban Copati de la Bolsa de Cereales porteña.

Pussetto insistió: “La relación de insumos-maíz es positiva, me refiero a la cantidad de maíz que es necesaria para comprar una tonelada de los fertilizantes como urea (nitrógeno) o fosfato monoamónico, la relación está en los valores más bajos de las últimas cuatro campañas”.

Otro punto a favor para la campaña maicera 2012-2013 son las excelentes condiciones climáticas.

Pablo Mércuri, del Instituto del Clima y Agua del INTA Castelar aseguró en un estudio que las últimas lluvias fueron un récord de 40 años en la Argentina y que impulsarán la siembra de granos gruesos.

Pero también pesa en contra la intervención del Gobierno en el mercado de granos.

La Sociedad Rural Argentina (SRA) solicitó “una urgente liberación de las exportaciones de maíz y un horizonte previsible de comercialización para el cereal, para que los productores puedan rotar sus cultivos y para que la Argentina se beneficie con la implantación de un cereal que es el insumo de innumerables industrias afincadas en las más diversas comunidades del interior”.

Por su parte el agro diputado nacional y productor entrerriano Jorge Chemes (UCR) dijo que de la anunciada liberación de 15 millones de toneladas de maíz, el pasado 16 de julio, para incentivar la siembra, sólo se cumplieron con “300 mil toneladas”.

La SRA avaló esa afirmación.

El maíz está intervenido como el trigo, la soja no, todavía, por eso es más conveniente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *